X

Declaró una de las detenidas por la muerte del bebé en el Hospital del Sur

Se trata de Mónica Roxana Zigman (60), que permanece arrestada por el delito de “homicidio calificado por el vínculo”. Por su parte Romina Cecilia Jaime, no pudo declarar dado su delicado estado emocional.

Fuentes judiciales aseguraron que el juez Penal Nº 2 Ariel Parrillis, resolvería la situación procesal de las detenidas antes del fin de semana.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 19/09/2019 18:48
PUBLICIDAD

Por Nicolás Gatica Ceballos

Este jueves una de las detenidas por la muerte del bebé declaró ante la Justicia. Mónica Roxana Zigman estuvo poco más de una hora dando su testimonio en el primer subsuelo del edificio del Poder Judicial.

Su abogado, Héctor Zabala, describió que las palabras de su defendida fueron en la misma línea de lo que habían manifestado los testigos la semana pasada.

“La familia, los vecinos, ninguno había percibido físicamente que (Jaime) tuviera un embarazo avanzado; en el mismo sentido los médicos que la atendieron, las enfermeras, el personal administrativo, tampoco percibieron un embarazo notorio”, sostuvo.

Si bien estaba previsto que Jaime declarara, su estado emocional impidió el procedimiento. En la jornada también se había desarrollado la pericia psiquiátrica y psicológica, con lo cual después de ello “no estaba en condiciones anímicas ni físicas” para dar testimonio.

De acuerdo a su evolución, podría concretarlo la semana próxima. “Después de la pericia cuesta establecer un diálogo”, refirió Zabala remarcando la conmoción de su cliente.

Fuentes judiciales aseguraron que el juez Penal Nº 2 Ariel Parrillis, resolvería la situación procesal de las detenidas antes del fin de semana.

Por otra parte Zabala insistió en el concepto de que la familia de Jaime “ignoraba” el embarazo y aseguró que la joven transitaba una etapa “normal” dentro de su ciclo menstrual, situación que se da en algunos casos (según confirmaron en las declaraciones los profesionales médicos).

A su vez reflejó que había requerido la citación para 20 personas cuyo testimonio era de interés para la defensa, pero finalmente no declaró la totalidad.

“Pedimos que fueran por la fuerza pública y no se dio, asistieron menos de la mitad, tal vez por una desinteligencia en las notificaciones”, dijo. Entre las voces requeridas había testimonios del centro de salud y del programa de Salud Reproductiva de la Provincia.

Cerca del final de sus declaraciones el letrado aseveró que la joven vivenció un “estado de shock” tras dar a luz, y dicha manifestación fue sustentada con lo que mencionó “su mamá, una bioquímica, una enfermera y una psicóloga”.

“No está terminada la pericia, se va a incorporar en el transcurso de la tarde (…) ahora termina la etapa de 8 días de prórroga que habíamos solicitado y tendrá que resolver el juez (Ariel) Parrillis”, concluyó.

El caso

El 9 de septiembre la división de Homicidios concretó la detención de Zigman y Jaime, en una vivienda del barrio San Luis XV. La medida había sido ordenada por el juez Parrillis por el delito de “homicidio calificado por el vínculo”.

Según los hechos, Jaime dio a luz en un baño del Hospital del Sur. El bebé “nació vivo, sin complicaciones y de parto natural”, pesó 2,600.

Sin embargo el pequeño falleció. La causa de su muerte fue una asfixia mecánica.

El dato más conmocionante es que el pasado 19 de julio lo encontraron “sin signos vitales” en un tacho de basura. Jaime se había presentado en el nosocomio junto a su madre manifestando que “tenía dolores de estómago y una hemorragia”.

La investigación ejecutada por la Policía asegura que “en un momento determinado, ingresó al baño y al cabo de un rato salió”. Fue entonces cuando los médicos comprobaron que en el baño “había mucha sangre” y solicitaron su traslado a la Maternidad “Dra. Teresita Baigorria”.

En simultáneo advirtieron que la madre tenía una bolsa en sus manos, que luego se terminó arrojando a la basura. En dicho envoltorio estaba el bebé.

“Cuando Romina sale del baño le entrega a la madre una campera. Ella lo recibe e inmediatamente pregunta ‘¿dónde dejo esto que tengo en la mano?’ y alguien le responde que lo colocara en el cesto de residuos, obviamente ignoraba que ahí podía haber un cuerpo”, señaló Zabala.

Las acusadas se habían negado a declarar y pidieron ocho días de prórroga (cuyo plazo está finalizado). Si bien ya habló Zigman, resta la voz de Jaime que sería materializada en principio la semana próxima.

El abogado tiene como pruebas certificaciones médicas que ya fueron aportadas a la causa. Se trata de documentos que datan de meses anteriores donde la joven fue atendida por otros especialistas (uno por pedir un certificado médico para asistir a un gimnasio y otro por un accidente de tránsito).

“En ningún caso se habla de embarazo ni se da señales de ello”, aseveró Zabala.

Mientras tanto las imputadas permanecen detenidas en las comisarías 3º y 7º de San Luis.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR