X

Procesaron y dictaron prisión preventiva a las acusadas por el bebé muerto en el Hospital del Sur

El juez Penal Nº 2 Ariel Parrillis, se expidió sobre la situación de Mónica Roxana Zigman y Romina Cecilia Jaime, quienes se encontraban detenidas en las comisarías 3º y 7º de San Luis.

Dictaron prisión preventiva a las acusadas por el bebé muerto en el Hospital del Sur.
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 20/09/2019 21:40
PUBLICIDAD

Fueron notificadas hoy formalmente de la resolución de prisión preventiva bajo la condición de procesadas, a instancias del delito de “homicidio calificado por el vínculo” (art. 79 en relación Art. 80 inc. 1º del Código Penal) en perjuicio de un bebé.

El abogado defensor, Héctor Zabala, confirmó las medidas en declaraciones a este medio.

“Estando debidamente indagados los encartados en autos y sin que de la misma surja ningún elemento que pueda desvirtuar las conclusiones allí expuestas y concurriendo respecto del encartado las exigencias normadas (…) resuelvo dictar el procesamiento y convertir en prisión preventiva la detención que viene sufriendo Mónica Roxana Zigman”, especifica la resolución.

De igual manera se dictó las mismas disposiciones para Romina Cecilia Jaime.

El jueves se había vencido una prórroga y se llamó a declaración indagatoria. Zigman compareció por poco más de una hora y según la defensa, sus palabras se alinearon en la misma concepción de los hechos que detallaron los testigos la semana pasada.

Por su parte Jaime no pudo declarar dado su estado emocional. El letrado advirtió por entonces que horas antes de su testimonio se había desarrollado la pericia psiquiátrica y psicológica, y eso le afectó sus condiciones anímicas.

Ahora se estima que pueda hablar en base a su evolución. Lo cierto es que de aquí en más lo hará en calidad de procesada.

Todo se remonta al 19 de julio, cuando se concretó un hallazgo conmocionante: un bebé muerto en un tacho de basura. Jaime había dado a luz en un baño del Hospital del Sur y a partir de ese momento se desencadenaron una serie de hechos confusos.

Se supo que el pequeño nació “vivo, sin complicaciones y de parto natural”; pesó 2,600.  Asimismo una asfixia mecánica le ocasionó la muerte.

Jaime se había presentado en el centro de salud junto a su madre por “dolores de estómago y una hemorragia”. En un momento según la investigación, la joven ingresó al baño y al cabo de unos minutos salió; fue entonces cuando los médicos comprobaron que en el lugar “había mucha sangre” y resolvieron su traslado a la Maternidad “Dra. Teresita Baigorria”.

En ese lapso, percibieron que la madre tenía una bolsa que se terminó arrojando a la basura. En dicho envoltorio estaba el bebé.

“Cuando Romina sale del baño le entrega a la madre una campera. Ella lo recibe e inmediatamente pregunta ‘¿dónde dejo esto que tengo en la mano?’ y alguien le responde que lo colocara en el cesto de residuos, obviamente ignoraba que ahí podía haber un cuerpo”, señaló Zabala.

El abogado sostuvo desde el inicio de la causa que la familia “ignoraba” el embarazo y señaló que su defendida transitaba con normalidad su ciclo menstrual, cuestión que de acuerdo a los especialistas que declararon, puede ser posible algunos casos.

Para Zabala nadie, ni Jaime, ni Zigman, ni sus familiares, ni los especialistas, habían advertido el embarazo. Como pruebas para fundamentar estas conclusiones posee certificaciones que datan de meses anteriores, donde la joven fue atendida por otros profesionales; a instancias de un certificado médico para asistir a un gimnasio y otro por un accidente de tránsito.

“En ningún caso se habla de embarazo ni se da señales de ello”, aseveró.

Las ahora procesadas, permanecían privadas de su libertad desde el 9 de septiembre cuando la división Homicidios materializó una orden de Parrillis, en el barrio San Luis XV.

Ahora, mientras se desarrollan las instancias judiciales, permanecerán con la efectivización de la prisión preventiva.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR