X

El obispo Pedro Martínez sorprendió a todos jugando al fútbol en Villa Mercedes

La sotana, la Cruz pectoral y la faja eclesiástica no fueron impedimentos para que monseñor Pedro Martínez Perea se tomara unos minutos para compartir un picadito con un grupo de niños.

fotos Noemí Arias
La celebración se desarrolló en la parroquia ubicada sobre calle Uruguay a la altura 300
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 09/10/2019 00:13
PUBLICIDAD

El obispo de San Luis estuvo este domingo en Villa Mercedes donde presidió las celebraciones patronales en honor a Nuestra Señora del Rosario de Pompeya.

La celebración se desarrolló en la parroquia ubicada sobre calle Uruguay a la altura 300, y allí lo acompañó el párroco Jesús Narváez. En la jornada se dio gracias por los 25 años de la inauguración del templo.

Pero más allá de compartir el oficio sacerdotal y de realizar los ritos pertinentes, el obispo no se privó de dedicarle su tiempo a un grupo de niños que se encontraban jugando al fútbol en una cancha de esa ciudad.

A pesar de la agenda que siempre poseen las autoridades, se tomó unos minutos para disfrutar de un picadito junto a los pequeños jugadores.

Cuando vio a los chicos cruzó el alambrado, acomodó su sotana, su faja eclesiástica, y se entretuvo mostrando sus cualidades en el deporte.

Las imágenes, que fueron registradas por Noemí Arias y publicadas en el portal web Todo Villa Mercedes, reflejaron tanto la alegría de los chicos que disputaron el juego, como la emoción de Martínez Perea, quien en su prédica como en sus acciones, hace hincapié en la importancia de la juventud.

No es la primera vez que el obispo participa de actividades deportivas. La Agencia Informativa Católica Argentina (AICA) informó el pasado 2 de octubre que monseñor compartió una jornada a puro rugby con los internos del Servicio Penitenciario Provincial.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR