X

Una mujer decidió vender un riñón para saldar una deuda de 300 mil pesos

“Sé que la venta de órganos es ilegal, pero estoy desesperada”, aseguró en sus perfiles sociales.

La mujer tiene una deuda de 300 mil pesos.
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 26/10/2019 11:24
PUBLICIDAD 2020
PUBLICIDAD

En las últimas horas se ha viralizado en las redes sociales la historia de Ayelén Cervin, una mujer que ofrece uno de sus riñones a cambio de dinero. Aparentemente, tiene una deuda de 300.000 pesos, no consigue trabajo y está desesperada.

“Sé que la venta de órganos es ilegal y más de uno me va a juzgar por esta actitud, pero realmente no encuentro otra solución. Estoy desesperada”, publicó a través de su perfil en Facebook.

La mujer, oriunda de la localidad de Fernández, en la provincia de Río Negro, contrajo una importante deuda luego de que se fundiera la panadería en la que trabajaba con su marido.

“Hubo que bajar la persiana porque ya adeudábamos un mes y medio de alquiler. Tuvimos que hacerlo porque la bola de nieve seguía creciendo”, declaró.

Por ahora, se gana la vida vendiendo empanadas entre sus amigos y vecinos, y medialunas y churros con dulce de leche en Ruta Chica. Lamentablemente, esto apenas le permite pagar el alquiler del departamento donde vive con su marido y sus dos hijos, de 13 y 15 años.

“Hoy no tengo otra opción que vender mi riñón, porque con los churros y las medialunas es imposible llegar a pagar esa cantidad de dinero. Además, tengo dos garantes atrás mío y no quisiera que les toquen ni los recibos de sueldo”, publicó en Facebook.

Afortunadamente, la situación cambió en las últimas horas.

“Queremos agradecer a toda la gente que se solidarizó con nosotros. Gracias a esas personas pudimos conseguir el dinero que nos faltaba y a su vez, surgieron 2 entrevistas laborales para nosotros. Aclaramos que en ningún momento pedimos dinero. El que nos donó, lo hizo porque así lo sintió. Y cuando rechacé un trabajo, fue porque el sueldo no me alcanzaba para cubrir la cuota de la deuda que estamos pagando. Y lamentablemente con el sueldo de mi marido tampoco llegamos. En fin… ¡infinitas gracias a todos! No hay palabras para agradecer semejante gesto de gente que a más de uno no conocemos”, manifestó Cervin.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:

Más sobre: , , ,

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR