X

Desvincularon a una empleada del Banco Supervielle por la “concesión irregular de préstamos”

Ocurrió en la sucursal de La Toma. A través de una auditoría se constataron las maniobras.

Banco Supervielle, La Toma San Luis.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 04/11/2019 00:00
PUBLICIDAD

Una empleada que ocupaba cargos jerárquicos en la sucursal y que conocía al dedillo el funcionamiento de diversas áreas fue encontrada responsable de las irregularidades.

Si bien el Banco Supervielle confirmó a El Chorrillero el apartamiento de la empleada, no dio detalles de los casos.

Este medio pudo conocer que habría sacado créditos a nombre de clientes desprevenidos. Luego para evitar que los afectados detectaron la estafa, tomaba otros préstamos e iba cubriendo “agujeros”.

Este desarrollo de acciones pudo concretarse por el manejo fluido que tenía de trámites (se trata de una empleada de trayectoria) y por el conocimiento cabal del funcionamiento del banco.

La agencia que se ocupa de la comunicación de la entidad bancaria, se excusó de informar los montos que serían abultados.

“Habiendo tomado conocimiento de la concesión irregular de préstamos por parte de una empleada de la sucursal de La Toma, el departamento de auditoría interna realizó una investigación concluyendo desvincular a la empleada en cuestión”, consignó la agencia ante el requerimiento de El Chorrillero.

En este sentido subrayaron que como consecuencia del análisis, se procedió a subsanar los errores en el otorgamiento de los préstamos “colocándose a disposición de los clientes perjudicados”.

“Como parte de nuestro compromiso seguiremos trabajando para facilitar las actividades de todos aquellos clientes que se acercan a nuestras sucursales y continuaremos colaborando a fin de esclarecer el hecho”, finalizó el comunicado.

Cómo salieron a la luz los hechos

En general los perjudicados habrían sido clientes de edad avanzada y del interior provincial, particularmente de parajes y localidades aledañas a La Toma.

Por desconocimiento de los clientes pasaron inadvertidos una catarata de créditos. Fueron las sospechas de un familiar de una persona que tiene cuenta en el banco lo que permitió desbaratar las estafas.

En los recibos y la documentación bancaria, pudo comprobar de que algo extraño ocurría en torno a lo que, tras la auditoría, se definió como la concesión irregular de préstamos.

Según se conoció, en La Toma hubo varios casos en los que jubilados resultaron estafados.

En principio se tomaron medida con una empleada de la sucursal, pero la investigación “continúa y sería más amplia”.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR