X

El Frente San Luis Unido y el albertismo van por la presidencia de Diputados

Hay un escenario de virtual empate. Cada sector cuenta en principio con 21 votos y no estará el “diputado 43”.

Foto Marcos Verdullo
Final abierto en la disputa por la presidencia
Actualizada: 02/12/2019 16:11
PUBLICIDAD

Por Daniel Miranda

El tiempo acelera el juego. El bloque del gobernador quiere la presidencia, pero no tiene asegurado el número necesario de votos para imponer un nombre. Y la oposición se prepara para sostener la iniciativa.

De los conciliábulos que continuarán este fin de semana surgirá la configuración del cuerpo para el 2020, año que se aventura será trabajoso. En la sesión preparatoria del lunes 2 jurarán los legisladores electos, se consagrará la mesa directiva y debutarán seguramente las conducciones de los bloques.

Gastón Hissa y Luis Martínez están anotados como candidatos a la presidencia.

El cuerpo mantendrá la condición de caja de resonancia porque allí estará la principal representación de la oposición que se expresa a través del Frente San Luis Unido. Hay esfuerzos para que el esquema del interbloque pueda ser protagonista frente a un albertismo que avanza para ocupar y controlar todos los espacios institucionales.

Los diputados del gobernador Alberto Rodríguez Saá hace rato que aprovechan buena parte del tiempo que permanecen en el Palacio para entregarse a la faena de asegurarse la presidencia. De hecho, durante la sesión en la que se aprobó el proyecto de Ley de Pirotecnia Cero, no bajaron al recinto porque estaban ocupados haciendo un primer censo interno. Luis “Lucho” Martínez le saca ventaja a Eva Morel (presidenta designada del Consejo Provincial partidario e hija de un prócer del peronismo puntano, todavía no reconocido y desconocido para la generación que habita los pasillos de poder en estos días), como candidato. Ambos tienen un común denominador, carecen de predisposición al consenso.

Con control asegurado en el Senado, la preocupación del Gobierno se centró en recuperar la llave de Diputados que este año se plantó frente a la administración de Alberto Rodríguez Saá.

El Gobierno carece de un interlocutor en la Cámara que genere confianza y tenga capacidad de arrimar adhesiones. Por eso las gestiones se hacen directamente desde Terrazas del Portezuelo que tiene en el radar esencialmente a un grupo de diputados del interior que tomaron distancia del bloque del Frente Juntos por la Gente.

El albertismo somete al destrato público a los diputados adolfistas. Los tilda de “traidores” y a los empujones quiere obligarlos a votar al presidente.

Por ahora Luis “Lucho” Martínez sería el candidato del oficialismo.

Por la oposición está Gastón Hissa. El dirigente de origen justicialista, es actualmente vicepresidente primero del cuerpo y viene de hacer una destacada elección en la ciudad de San Luis.

La Cámara se constituirá con 42 de los 43 miembros en la sesión preparatoria. Se dará de ese modo porque el Tribunal Electoral ordenó que se llame a elecciones por la tercera banca del departamento San Martín al haberse cuestionado una mesa en Guzmán (localidad que se conoce como Las Lagunas donde también se debe decidir el próximo intendente comisionado). Un recurso de queja del Frente Juntos por la Gente espera el pronunciamiento del Superior Tribunal de Justicia.

A río revuelto, ganancia de pescadores. El oficialismo y la oposición hacen el conteo hora a hora mirando a los legisladores que flotan.

El panorama:

| En los papeles preliminares el Frente Justicialista de Todos que se referencia en el gobernador arranca como primera minoría, distante del quórum propio. En las elecciones del 16 junio consiguió 10 bancas (Anabela Lucero, Joaquín Surroca, Francisco “Tengo” Irusta y Teresa Páez fueron electos por Pedernera; Juan Carlos Eduardo y Analía Agüero en Ayacucho; Adrián Agüero y Verónica Garro en San Martín; José Pedernera y Carmen Portela en Chacabuco). Se unirán a Martínez, Morel, Daniel González Espíndola, Sonia Delarco y Norma Villegas (reemplaza a Rosa Calderón que asumirá como intendente comisionada de Villa de la Quebrada).

| Con esa base el albertismo intentará imponer el presidente. Ya se cuenta como seguro el pase de Beatriz Ochoa que dejó definitivamente el Frente Juntos por la Gente por el cual fue electa. La dirigente, hija de un referente de la extinta Liga del Interior, tiene la promesa de un lugar.

| Hay una segunda diputada que consiguió la reelección por el Frente Juntos por la Gente y se mudó. Verónica Causi (Pedernera) actuará en función del mandato de José Giraudo, delegado del presidente electo, Alberto Fernández. Lo mismo hará Paola Barrera (Pringles). Ambas desde el bloque Sanluiseños y Mercedinos por el Cambio votarán al candidato que nominará el Gobierno en la medida que se cumplan compromisos pendientes.

Gastón Hissa. (Foto Marcos Verdullo)

| El próximo vicegobernador Eduardo Mones Ruiz mantuvo contactos con el bloque “Peronismo del Interior” que preside José María Escudero e integran Gerardo Díaz (Dupuy) y Sergio Amieva (Belgrano). Les pidió el voto para la presidencia y la aprobación de los diplomas de los dos diputados de San Martín. El acuerdo no está cerrado definitivamente.

| Al Gobierno no le resulta tan fácil alcanzar el número mágico. No tiene garantizada la aprobación de los diplomas de Agüero y Freddy Mirábile Ochoa, justamente por la judicialización de la elección en el pequeño feudo, que históricamente colmó de satisfacciones electorales al rodriguezaismo. Hoy el albertismo quiere jubilar a Carmelo Mirábile y los propios sobrinos del caudillo ofician de verdugos. Están en juego dos votos clave.

| También hubo ruido alrededor de los kirchneristas Francisco “Tengo” Irusta y Daniel González Espíndola. El legislador capitalino respondió ante la consulta de El Chorrillero que está en la  bancada del Frente Justicialista de Todos.

Eva Morel y Luis “Lucho” Martínez. (Foto Marcos Verdullo)

| El Frente San Luis Unido cierra la cuenta en 14 votos. El cifra se compone con los cinco escaños que logró este año (Luis Lucero Guillet, Mónica Becerra y Víctor Sosa en Pedernera; Javier Giménez en Ayacucho y Ariel Barrozo en Chacabuco) y los nueve que ya venían, si se tiene en cuenta al radical Alberto Fara que se separó en un bloque unipersonal, pero no sacó los pies del plato.

| El modo que encontró la oposición de soldar la unidad fue el funcionamiento como interbloque. El esquema se mantendrá para una actuación más eficiente preservando la identidad de origen. Son siete radicales (Nelly Carlomagno, Héctor Díaz, Lucero Guillet, Giménez, Sosa, Barroso y Fara), cinco de Avanzar (Hissa, Mónica Becerra, Silvia Albornoz y a partir del lunes se suman Fabiana Zárate y Norma Moreno), uno de Libres de Sur (Joaquín Mansilla) y uno del PRO (Bartolomé Abdala). Esos son los partidos del Frente opositor.

| El tercer sector que talla es el Frente Juntos por la Gente de Adolfo Rodríguez Saá. Perdió buena parte de su capital legislativo, pero aun así por estos días se afianza en una bancada de siete integrantes a los que el albertismo quiere arriar. Ellos son Mario Merlo (Pedernera), Berta Arenas (Pedernera), Juan Funes Bianchi (Pueyrredón), Ricardo Chavez (Junín); Mario Alume (Ayacucho), Mónica Domínguez (Junín) y Cristina Ferreyra (Dupuy).

|El Gobierno está entregado a “seducir” para sumar voluntades.

Final abierto.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR