X

Avión desaparecido en Chile: detectaron piezas flotando en el mar e investigan si pertenecen a la aeronave

La Fuerza Aérea encontró “restos de esponja” a pocos kilómetros del lugar donde se produjo el último contacto con el C-130 Hércules.

Las piezas flotantes fueron descubiertas por el buque de bandera local "Antartic Endevour"
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 11/12/2019 19:28
PUBLICIDAD

En medio de una intensa búsqueda, la Fuerza Aérea de Chile confirmó el hallazgo de piezas compatibles con las del avión C-130 Hércules desaparecido este lunes. Según informaron, se trata de “restos de esponja” que flotaban a pocos kilómetros del lugar donde se produjo el último contacto con la aeronave.

“Mientras se realizaban las tareas de búsqueda de la aeronave siniestrada, se encontraron restos de esponja flotando a 30 kilómetros al sur de la posición del último contacto del C-130”, afirmaron desde la unidad militar a través de un comunicado oficial.

De acuerdo con el documento, las piezas flotantes fueron descubiertas por el buque de bandera local “Antartic Endevour” y podrían ser parte de “restos de las esponjas de los tanques internos de combustible” del avión.

Por ese motivo, informaron que los fragmentos están siendo recuperados para luego ser trasladados nuevamente al continente, donde se les realizarán los peritajes correspondientes para comprobar si pertenecen o no al vehículo desaparecido.

La desaparición del C-130 Hércules de la Fuerza Aérea chilena se produjo el lunes, cuando viajaba rumbo a la Antártida con 38 personas a bordo.

Tras dos días de búsqueda infructuosa, las autoridades chilenas anunciaron este miércoles la ampliación del operativo tanto en personal como en capacidad aérea y marítima. Esto implicó la llegada de nuevas aeronaves y embarcaciones para tomar parte en los trabajos que se desarrollan en el mar de Drake, que separa Chile del continente helado y donde se perdió la pista del aparato siniestrado unos 500 kilómetros antes de llegar a su destino.

Según informó la agencia EFE, la aeronave despegó a las 16.55 (hora local) de la base Chabunco, en la ciudad meridional de Punta Arenas, y debía aterrizar a las 19.17 en la Antártida, pero perdió el contacto a las 18.13, cuando sobrevolaba el mencionado mar, cuyas aguas están consideradas unas de las más turbulentas del planeta.

A bordo de la aeronave viajaban 32 militares de las Fuerza Aérea de Chile, tres miembros del Ejército y tres civiles, de los cuales dos son trabajadores de la empresa de ingeniería Inproser y otro es estudiante de la Universidad de Magallanes.

El avión trasladaba personal que iba a hacer tareas de mantenimiento en la base Presidente Eduardo Frei Montalva, entre ellas un tratamiento anticorrosivo de sus instalaciones y la revisión del oleoducto flotante que abastece de combustible a la zona.

De confirmarse el siniestro, sería la peor tragedia aérea en el país desde 2011, cuando cayó al mar un avión con 21 personas que se dirigía al archipiélago Juan Fernández, a unos 670 kilómetros de la costa chilena, cargado de ayuda humanitaria para su reconstrucción tras el terremoto de magnitud 8,8 de 2010. Publicó TN.

 

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:

Más sobre: , ,

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR