X

Industriales de San Luis coinciden en que el 2020 será “otro año de recesión”

Las Cámaras de la Industria esperan un “repunte” de la actividad recién el próximo año. Señalaron que el panorama de las inversiones y la creación de empleo “está complicado”.

Eduardo Mirengo y Ariel Dotti.
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 01/03/2020 23:16
PUBLICIDAD

Las expectativas de la industria provincial para este año no son buenas debido a la recesión que se vive tanto a nivel nacional como local.

Para tener un panorama de lo que se viene para el sector, El Chorrillero habló con los presidentes de la Cámara de la Industria de San Luis y la de Villa Mercedes, Eduardo Mirengo y Ariel Dotti.

Si bien coincidieron en diferentes puntos que hacen de la vida del sector, destacaron la “incertidumbre económica” que existe en el país, la poca perspectiva de recuperación en el 2020 y que el principal objetivo que tienen es “no seguir cayendo”.

“No hay buena expectativa, uno está tratando de ver cómo reestablece lo perdido durante todo el 2018 y el 2019. La actividad está debajo de cero, no hay un plan económico, no hay seguridad jurídica y hay mucha volatilidad”, sostuvo Mirengo, mientras que Dotti afirmó que viven una situación financiera “muy crítica”.

Lo cierto es que en Argentina la recesión está pronto a cumplir los dos años y los datos no son buenos: lleva 20 meses consecutivos de caída en la actividad, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). El 2019, por ejemplo cerró con un derrumbe del 6,4%, por lo que tuvo su caída más pronunciada desde 2002, de acuerdo a estadísticas que el mismo organismo informó.

En cuanto a  lo provincial, Ambos dirigentes resaltaron el deseo que persiguen las empresas de “mantenerse y no caer nuevamente”.

San Luis

Sobre la realidad en la ciudad de San Luis Mirengo aseguró que la industria tiene actualmente en funcionamiento “menos del 60%” de la capacidad instalada (utilización por parte de las empresas de sus maquinarias o instalaciones).

A nivel nacional el último número es de diciembre cuando se registró un uso del 56,9%, levemente superior al del mismo mes de 2018, cuando llegó al 56,6%.

El dirigente contó que también mantuvo reuniones con el ministro de Producción, Juan Lavandeira y diferentes funcionarios provinciales. “Tenemos planeado hacer encuentros regulares para fortalecer la relación. Necesitamos una ayuda en la baja de los impuestos, mejoras en el Parque Industrial, entre otras cosas”, dijo.

“Hay un compromiso y la idea es seguir planteando los problemas. Entendemos que la bajada de línea del gobernador (Alberto Rodríguez Saá) es buena. Son los primeros meses y esperamos que desde la Provincia le den relevancia a la industria ya que en el último tiempo no fue valorada”, sostuvo.

Un apartado especial son las cargas impositivas que deben afrontar. Al respecto, Mirengo manifestó que deben “buscar la forma de bajar” tanto los impuestos provinciales como los municipales.

“Una vez que empecemos a reactivarnos, podemos hablar de otra forma, pero hoy necesitamos una ayuda general. Es muy fácil poner una tasa, un impuesto y seguir sacándole a la industria algo que ya no tiene, está bárbaro que necesitemos subsanar otro tipo de cuestiones pero no podemos seguir retando a la industrial, al comercio o al campo, que son los grandes afectados”, resaltó.

En este sentido consideró que el aumento del 61% implementado por el Gobierno “es una barbaridad” y que “todavía están a tiempo de lograr una rebaja”. “Sería un acto bondadoso para la sociedad”, indicó.

“Es tremendo, si los dirigentes políticos no buscan aliviar esa parte no se va a lograr nunca que Argentina haya trabajo genuino, empresas que generen puestos reales y que la gente tenga un sueldo digno”, siguió.

Villa Mercedes

La cuidad cuenta con un importante polo industrial. Dotti, al igual que Mirengo, no prevé una evolución del sector: “No será un año fácil desde el punto de vista de la evaluación de costos. Vivimos una cuestión económica crítica como para tomar financiamiento, para comprar capital de trabajo y todo esto con un dólar arriba de los $80”.

La capacidad instalada es similar a la de su par puntana.  Algunos rubros cuentan con menos del 50%, otros con un 60% y otros con un 80%. “Estos números hace que también exista un potencial crecimiento en el caso de que la demanda vuelva y que en definitiva son futuros puestos de trabajo que se puedan generar”, manifestó.

“Será importante lo que suceda con la toma de la deuda a nivel país, en el caso de que sea positivo, dará un poco de luz a los mercados lugar como el nuestro que es muy sensible”, insistió.

Por otro lado, detalló que desde hace unas semanas la Cámara viene planteando una revisión del aumento del 300% en la descarga de efluentes cloacales impulsado por el Municipio. En esta misma línea Dotti dijo que la intendencia “se ha comprometido” a rever la situación.

“Creo que es un momento en el que todos hagamos un esfuerzo y dejar algo en el camino, apostando que en algún momento se revierta definitivamente”, declaró.

Inversiones y puestos de trabajo

San Luis

La posibilidad de que una compañía pueda “inyectar” dinero en el sector “son pocas” por la misma retracción financiera. “Es apresurado hacer mención de que alguna pueda invertir y las que ya lo hicieron son las que lo hicieron público”, indicó Mirengo.

“Todo es muy cambiante. Lo que hoy es rentable dentro de un mes y medio no lo es más porque te modificaron determinada variable. Ese es el gran problema que tenemos, no hay un proyecto estable para trazar a mediano y largo plazo”, agregó.

Una cifra que refleja la situación en San Luis es que de octubre del 2019 a octubre del 2018 los puestos laborales cayeron un 2,7%, lo que representa unas 1.500 personas, guarismo que manejan desde la Cámara.

Un aspecto a considerar es la relación de la recuperación de la capacidad instalada con la creación de nuevos trabajos. “Reactivando las maquinarias sin uso que ya tenemos podemos crecer y avanzar”, comentó.

“El industrial invierte su dinero para tener una rentabilidad, caso contrario opta por otra inversión o se abstiene de hacerla, eso es la previsibilidad. Realmente es muy difícil mantener una empresa con todas las obligaciones que nos exigen, considerando que muchas de ellas están en una situación crítica”, afirmó.

Villa Mercedes

El escenario mercedino no prevé una inversión de magnitud: “Las empresas simplemente están invirtiendo para mantener su línea de producción y evitar que los equipos queden obsoletos”.

“Esto se debe por la incertidumbre económica y las reglas de juego. En el contexto en el que estamos conviene tener el dinero en otro lado que ponerlo a producir, lamentablemente es así”, confesó Dotti.

Además aseguró que el sector llegó a contar con unos 9 mil trabajadores. Hoy no superan los 7.500. “Hablamos de puestos directos e indirectos que se pueden generar. Somos optimistas que haya un cambio para bien”, precisó.

“Es complicado reactivar los puestos de trabajo. El primer paso es volver a ocupar la capacidad ociosa que tienen las industrias”, puntualizó.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR