X

Entre el pedido de justicia y el duelo; colegas recuerdan a Mónica Ramos

En medio de la tristeza por el crimen de la reconocida psicopedagoga, compañeros de trabajo la describieron como “una incansable trabajadora por la educación pública”. Ahora piden que el caso sea esclarecido para que pueda descansar en paz.

Mónica Ramos tenía 61 años, y aunque estaba jubilada se mantenía trabajando en la educación privada.
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 05/03/2020 00:08
PUBLICIDAD

Por Julián Pampillón

El cuerpo de la docente puntana fue hallado sin vida este martes en su vivienda ubicada sobre calle Belgrano. La asesinaron de dos puñaladas.

La noticia sacudió a la sociedad de San Luis por la brutalidad del hecho, y principalmente al ambiente educativo de toda la provincia. Bajo este manto de tristeza y shock, colegas educadores hablaron con El Chorrillero y la recordaron como una profesional que “dio todo en su labor”.

Ramos tuvo múltiples roles y tareas a lo largo de su vida, siempre en el ámbito educativo: fue maestra en diferentes escuelas capitalinas, se desempeñó en el ministerio de Educación como funcionaria, trabajó en el Instituto de Formación Docente San Luis como directiva y, tras jubilarse, brindaba clases en el Instituto de Formación Docente “Juan Pascual Pringles” donde además era la secretaria académica.

La rectora del IFDC San Luis y amiga personal de la mujer, Flavia Morales sostuvo que en la institución “todos están muy tristes”.

Con su voz quebrada manifestó que declararon tres días de duelo sin suspensión de actividades con el objetivo de conmemorarla.

“Fue una excelente profesional, generosa, muy bien preparada y solidaria, también brindó mucho amor y contención a sus estudiantes y compañeros de trabajo. Ha sido muy valiosa”, detalló.

Ramos trabajó hasta el 2017 en la institución, fue secretaria académica y estuvo a cargo de la cátedra “Tiempos de la Educación”.

Desde la entidad exigieron justicia “ante el oscurantismo del hecho”.

“Su asesinato, voraz y atroz, implica la pérdida de una docente que ejerció su profesión desde el cariño y la entrega. Es necesario esclarecer el caso develando si el género pudo ser parte y causa del hecho ocurrido”, publicaron en la página oficial de facebook.

En esta misma línea, desde el Instituto de Formación Docente “Juan Pascual Pringles” convocaron a una marcha con el objetivo de pedir justicia.

La concentración se dará este viernes en la puerta del edificio ubicado en Caseros 361 (entre 9 de Julio y 25 de Mayo). Desde allí marcharán hasta el Poder Judicial.

Martha Godoy, también amiga y colega de Ramos contó que se trató de un crimen “atroz”.

“Si bien duele su partida, duele más el cómo fue. En esta vida todos tenemos un fin pero de esta manera nunca debe ser”, afirmó en un contacto con este medio.

Godoy y Ramos mantuvieron una relación de más de 20 años y compartieron destino en innumerables oportunidades. Tomaron capacitaciones juntas, clases en la licenciatura en Gestión de la Universidad Católica de Cuyo y fueron compañeras tanto en el IFDC San Luis como en el “Juan Pascual Pringles”.

“Tuvimos una relación con charlas íntimas y una amistad muy linda. La noticia me tocó muy mal, directamente no lo puedo creer. Hasta estas horas escucho cómo me llamaba ‘Martita’”, agregó Godoy.

Con una evidente emoción, comentó que la última vez que estuvo con Ramos fue la semana pasada cuando estuvieron delimitando unos horarios.

“Cuándo la necesitaba o le quería consultar algo, ella no tenía problemas. Muchas veces era más una charla de amigas que una laboral. Tenía una excelente relación con los alumnos”, señaló Godoy.

“Lo que pasó es terrible para nuestra provincia, es increíble”, concluyó.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR