X

Joe Biden, un ex vicepresidente luchador que recuerda a Obama

Por Alberto Galeano (*)

El candidato demócrata que se perfila para enfrentar a Donald Trump.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 22/03/2020 11:24
PUBLICIDAD

El candidato demócrata que se perfila para enfrentar a Donald Trump en las elecciones de noviembre es un hombre que está acostumbrado a luchar contra la adversidad, con un discurso que recuerda al ex presidente.

Joe Biden, el candidato demócrata que se perfila para enfrentar a Donald Trump en las elecciones de noviembre, y así construir un Estados Unidos más justo socialmente, es un hombre que está acostumbrado a luchar contra la adversidad, con un discurso que recuerda al ex presidente Barack Obama.

Cuando tenía 29 años, en diciembre de 1972, y se preparaba para asumir el cargo de senador por Delaware, perdió en un accidente de tránsito a su esposa Neilia y a su hija de 12 meses, Naomi.

El ex vicepresidente de Obama, que es católico, dijo años después que había llegado a entender por qué alguien quiere suicidarse. “No había palabras, ni oraciones, ni sermones que me consolaran”, según escribió en sus memorias.

Pero sus tragedias no terminarían allí: el 31 de mayo de 2015, Joseph Robinette Beau Biden III, su hijo mayor, murió de un tumor cerebral. Tenía 46 años.

Ahora Biden está cerca de vencer en las primarias al senador socialista por Vermont Bernie Sanders, para ser nominado en la Convención Nacional Demócrata, que se realizará en julio, como el candidato que enfrente al presidente Trump el 3 de noviembre.

Biden ha ganado los tres “supermartes” disputados en marzo, con lo cual totaliza 1.156 de los 1.991 delegados que son necesarios para ganar la nominación, mientras que Sanders, con 880 electores, evaluará en los próximos días si continúa o no en las primarias, luego de ser derrotado esta semana en Florida, Illinois y Arizona.

En Florida, considerado un estado decisivo en los comicios presidenciales, debido al voto hispano, Biden obtuvo el 62% de los votos, con una diferencia de 600.000 sufragios sobre Sanders, que logró el 23%.

“Biden recuerda a Obama, pero es muy distinto. Es un candidato mayor y sin mucho carisma. Además, a diferencia de Obama, que fue el primer presidente afroamericano, Biden no hará historia por su biografía”, dijo a Télam Patricio Navia, profesor de la Universidad de Nueva York.

Biden recuerda a Obama, pero es muy distinto. Es un candidato mayor y sin mucho carisma”.

El analista, de todos modos, señaló: “Biden tiene algunas fortalezas similares a las de Obama. Perdió a su primera esposa cuando ambos eran muy jóvenes y ya tenían hijos. Después, murió su hijo de una enfermedad fulminante. Era una estrella de la política y había estado en la guerra”.

“Biden es una persona que ha sufrido. Es capaz de empatizar con los otros y mostrar preocupación”, dijo Navia, autor de los libros “Las grandes alamedas” y “El Chile post Pinochet”.

El analista opinó que, en tiempos del coronavirus, Trump “ha actuado muy mal frente a la pandemia, por eso está hoy en una posición muy vulnerable”. Y al respectó, señaló: “Mientras más avanza la enfermedad en Estados Unidos, más mejoran las chances de Biden de ganar la elección en noviembre”.

Muchos analistas creen que ya es imposible que Sanders remonte la ventaja que le lleva Biden, por lo tanto se cree que el político de Delaware tiene asegurada la nominación.

Sanders ilusionó a los sectores más volcados a la izquierda de los demócratas cuando ganó California, el estado que otorga más delegados. Pero, igualmente, su victoria desató algunos temores en el establishment del partido, que busca un candidato sólido para enfrentar al presidente Trump.

La pandemia se ha metido de lleno en la interna del Partido Demócrata.

El pasado 16 de marzo, ambos postulantes a ganar la nominación mantuvieron un debate sin público en Washington, en el que manifestaron sus diferencias por la situación económica y social del país.

Sanders, por su parte, puso de relieve la fragilidad del sistema sanitario estadounidense y las diferencias sociales que existen, por lo que ha propuesto la creación de un sistema de salud universal para hacer frente a la crisis.

Biden, por su lado, dijo que “Estados Unidos quiere respuestas, y no una revolución” y admitió sin rodeos que hubiera sacado el Ejército a la calle para construir hospitales y mantener el orden y la tranquilidad.

No hay duda de que Biden se ha reinventado en estas primarias. Y a pesar de que al inicio corría con desventaja y nadie daba dos pesos por su futuro, supo sobreponerse hasta convertirse en el candidato más potable para ganar la nominación demócrata.

Con su personalidad luchadora, el ex vicepresidente atrajo a demócratas desilusionados, a la minoría negra, a un segmento de los hispanos y a otras corrientes electorales, según señalan analistas.

Biden, de 78 años, ha ganado en la mayoría de los estados en los que se celebraron primarias. Ahora, a causa de la crisis del coranavirus, hay una pequeña pausa para volver a medirse en las urnas, ya que Luisiana, Georgia, Kentucky, Ohio y Maryland han decidido aplazar sus primarias hasta mayo y principios de junio.

Lejos de él, pero muy cerca, el ex presidente Obama sigue siendo el demócrata más popular, con una imagen del 55%, solo superado por su mujer, Michelle.

Sin embargo, el ex vicepresidente a menudo recuerda que es “Biden, de la fórmula Obama-Biden”, señalando algunos logros de la anterior administración.

(*) Télam

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR