X

Santiago del Estero: un nene de seis años cayó en un horno de carbón y murió calcinado

En un descuido de su papá, el menor se trepó en la estructura, la pared cedió y cayó en el interior sobre las brasas encendidas.

Foto ilustrativa.
Thiago estaba acompañado por su papá cuando ocurrió el fatal hecho.
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 16/04/2020 11:07
PUBLICIDAD

Un nene de seis años murió al treparse al techo de un horno de carbón vegetal y precipitarse desde un respiradero hacia adentro. En escasos minutos, las llamas redujeron su cuerpo a cenizas. El hecho ocurrió el miércoles 15 de abril en la localidad santiagueña de Las Delicias, Pellegrini. La víctima fue identificada como Thiago Orellana y era hijo de uno de los “carboneros” que trabaja en el lugar.

Algunos testigos del episodio contaron que el hombre llegó cerca de las 10 de la mañana a trabajar acompañado por su hijo. En un descuido, el menor se habría subido a la parte superior de uno de los hornos, denominado “pico”, cuya función suele ser la de regular la temperatura (con mínimas y máximas de 400º y 700º), y una de las paredes cedió. En ese instante, Thiago cayó dentro y murió calcinado, según consignó el sitio local El Liberal.

La escena causó desesperación e impotencia por parte de los demás trabajadores que estaban allí: “¡Por Dios, ayúdenme!”, manifestó su padre, paralizado frente a la estructura de ladrillos que lanzaba llamas.

De inmediato muchos vecinos llegaron para colaborar y a los pocos minutos arribaron los bomberos. También enviaron al lugar un camión cisterna desde la comisión municipal de El Bobadal, Jiménez, que recorrió 45 kilómetros de ripio hasta llegar.

Investigación. El caso quedó a cargo del fiscal Ramón Alfonzo, quien ordenó a la Policía una exhaustiva investigación. Asimismo, el funcionario judicial dispuso que los expertos de la División Criminalística realicen pericias dentro y fuera del horno, con lo cual las tareas recién se concretarían este jueves su cede la elevada temperatura. ,

Despedida. En Facebook muchos se hicieron eco de la noticia y brindaron su apoyo a la familia del nene. “Hoy nuestro club, se siente conmovido, conmocionado, con un dolor terrible. No podemos creer lo que pasó con Thiago Orellana de tan sólo 6 años, se fue tan pequeño”, precisaron en un mensaje.

“Compartimos el dolor de su familia, de su mamá Mica Monserrat y de su papá Daniel Orellana que tienen su Carro Bar en las instalaciones de nuestro Club, y que cada fin de semana trabajaban con tanto esfuerzo junto a sus pequeños, los acompañamos en éste tremendo dolor y que brille para el la luz que no tiene fin”, agregaron.

El fuego puede apagarse hasta 10 días después. Para encender los hornos se comienza con el llenado de leña, estimado en 45 metros en uno mediano. La madera es ubicada estratégicamente, sin descuidar los respiraderos del horno. Luego se enciende el fuego y el proceso de horneado puede llevar entre 7 y 10 días, lapso que se convierte en carbón vegetal.

En su transcurso, los trabajadores suelen cubrir totalmente los “picos” (o puertas) para que la combustión haga su proceso. Allí las temperaturas oscilan entre los 400 y 700 grados centígrados.

Recién cuando el carbón pasa del tono rojo al negro, enfriamiento mediante, se puede extraer. Por último, se debe chequear que el fuego no se encienda de nuevo, ya que es usual que eso ocurra y puede derivar en incendios.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR