X

Muerte del menor en la comisaría: “Se lo llevaron porque no tenía DNI, él no se suicidó”

Su familia tiene dudas de la versión policial. El chico tenía 16 años y el viernes por la noche fue encontrado sin vida en una celda. Había sido detenido cerca de su casa, en Villa Mercedes, porque no tenía encima su documento y porque le incautaron dos cuchillos.

En la noche del viernes, el menor fue encontrado sin vida en la celda.
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 26/04/2020 12:33
PUBLICIDAD

En diálogo con El Chorrillero, un familiar del menor contó cómo transitan estas horas de incertidumbre, preguntándose por qué ocurrió algo que todavía les resulta increíble.

“Se lo llevaron de la puerta de la casa, a unos metros nada más, desde la vereda. Lo tiraron al piso, lo esposaron, lo revisaron. No tenía documento y como era menor de edad lo cargaron y se lo llevaron. Al chico que estaba con él, mayor de edad, un vecino del frente, lo identificaron y como sí tenía DNI y coincidía que por la terminación podía circular ese día, lo dejaron”. Así relató a este medio un pariente, que por ahora prefirió reserva de su identidad. Destacó que el menor era impar, y que ese día estaban habilitados los pares.

El joven fue detenido en Tucumán y Nelson (Barrio Santa Rita) el viernes por la tarde. Era el único varón de cinco hijos, vivía con su madre y “se encargaba de las tareas de la casa”; la compra del gas y de la comida, por ejemplo.

Al menor lo trasladaron a la Comisaría de Atención a la Niñez, Adolescencia y Familia (CANAF), ubicada en Pueyrredón 2246, y lo dejaron en una celda. Horas más tarde llamaron a su madre para que lo retirara. La mujer “firmó la documentación” que le requirieron cerca de las 22, pero su hijo ya estaba muerto.

“Comenzó todo el movimiento de móviles, de la ambulancia y de la morguera; sabíamos que esto no podía terminar bien”, dijo la fuente. Entonces empezó la espera que se extendió durante la madrugada del sábado.

Según los datos, los policías detuvieron al joven en situación “sospechosa de robo”, y entre sus ropas le hallaron dos cuchillos.

La familia sostiene que “no estaba en ninguna actitud sospechosa”, que eso “es mentira” y que inclusive hay testigos del momento de la detención.

La Policía en su parte policial comunicó que los efectivos encontraron al menor fallecido cuando fueron a buscarlo para entregarlo a su progenitora, cerca de las 23. “Tenía la remera (que vestía al momento de su aprehensión) asida a su cuello”, informaron. Se había colgado desde un barrote de la ventana.

La jueza Mirta Ucelay ordenó el levantamiento del cuerpo cerca de las 2 de la madrugada. La noticia habría sido comunicada a la madre por una psicóloga.

Los familiares pudieron comprobar (cuando entraron a verlo) que en el calabozo “no había luz y se iluminaban con celulares”. Y después de verlo en la morgue, tienen la certeza de que “lo golpearon”, porque tenía “moretones en una oreja, en las rodillas y en las manos”.

“Se supone que es una comisaría para contener a los niños. Lo que sabemos es que esto no puede quedar impune. Que los responsables escuchen, que den la cara y que esto no vuelva a pasar”, expresó el contacto que habló con El Chorrillero.

“No podemos creer, él no se quitó la vida, se la quitaron. Estaba lleno de vida, con ganas de trabajar. Es claro que a la Policía se le fue la mano. Estamos pidiendo ayuda”, dijo al final.

Esta es la segunda muerte ocurrida en una comisaría de San Luis desde que comenzó el aislamiento social, preventivo y obligatorio que rige en todo el país. La primera sucedió en Santa Rosa del Conlara. Florencia Morales había sido detenida por violar la cuarentena, el pasado 5 de abril. En la celda, la hallaron colgada con el cordón del buzo que llevaba puesto.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR