X

Historias de San Luis: personajes inolvidables

Por Nino Romero

Calle Junín dónde subido a un banco daba sus discursos "El Tigre".
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 17/05/2020 02:51
PUBLICIDAD 2020
PUBLICIDAD

En casi todas las ciudades o localidades del mundo existen personajes que son inolvidables para la comunidad, por más que ya no estén en este mundo terrenal.

Conversando virtualmente con mi amiga Mary, me da la idea de recordar a algunos de ellos, y será una tarea fascinante rescatarlos.

Mi compadre Carlos Fernández me habla de alguien que era popularmente conocido como “El Negro de la Leña”. De esto, me aclara Carlos, hace muchos años.

Era alguien que trabajaba en los obrajes, pero cuando ese trabajo disminuyó, venía y se instalaba en la esquina de 25 de Mayo y General Paz de la ciudad de San Luis.

Allí estaba sentadito “El Negro de la Leña”, sin molestar a nadie, pero la gente sabía que ese era el lugar de encuentro y contratarlo para hacer alguna changa.

El hombre no le mezquinaba el cuerpo para trabajar en lo que le ofrecieran, y así tenía su sustento diario y el de su familia. Vivía de las changas.

Me recordaba Carlitos que el poeta Juan Miguel Bustos le escribió un descriptivo poema.

Otro personaje inolvidable, a quien conocí y traté mucho, era “El Cocó”. No Coco. Cocó.

Muchas veces íbamos juntos a las funciones matiné del cine Roma.

Cocó andaba por San Luis simulando que iba manejando. Era muy educado y le encantaba dialogar con la gente.

Su principal lugar de permanencia era en la calle San Martín entre Las Heras y la avenida España, y sobre todo le gustaba ir a una concesionaria de autos que funcionaba dónde hoy están las oficinas de Anses. Por calle Las Heras.

No debemos confundirnos con “El Coquito”, a quién el año pasado le hice un reportaje en la radio. Sus familiares lo llevaron porque tiene severos problemas de visión.

Coquito andaba siempre de saco y corbata, sacando multas y ordenando el tránsito en el centro.

También se ganaba unos pesos ayudando a la gente a cargar las bolsas con mercadería que compraban en un negocio frente a la Plaza, donde era una de sus paradas preferidas.

“El Coquito” está inmortalizado en dos temas musicales. Uno compuesto por el gran Eddie Bustos y el otro por el profesor Rafael Carlos Rosa.

Y no nos olvidamos de “El Tigre”. Tenía un enemigo que era el alcohol, pero daba unos espectáculos incomparables recitando discursos de Juan Domingo Perón, trepado a un banco de la plaza Pringles, generalmente por la calle Junín.

¡Que vozarrón tenía! Se escuchaba a una cuadra cuando se dirigía a su público que lo aplaudía y lo ayudaba con algo de dinero.

También había logrado hacer amigos en el ámbito universitario, y muchos estudiantes que iban al Comedor Universitario compartían su comida con él.

Y ya que recordábamos a Perón, viene a la memoria “El Loco F.…”.

No pongo su nombre y apellido, como el de ninguno de los protagonistas de esta historia, para respetar sus identidades. Son hermosos recuerdos que no necesitan detalles.

Bueno, este amigo generalmente andaba caminando por el medio de cualquier calle, indiferente a los peligros del tránsito, gritando siempre Viva Perón, en plena proscripción del peronismo.

¡Y qué me cuentan de Memeco! Su mayor felicidad era cantar temas de Los Iracundos.

En una oportunidad, cuando vino este extraordinario conjunto uruguayo a San Luis, les contaron de la existencia de “Memeco”.

Y sí. La conclusión es lo que está pensando. A Memeco lo llevaron al recital y Los Iracundos lo invitaron a subir al escenario para cantar con ellos. Estaba con sus ídolos. Sueño de vida cumplido. Y después hasta firmaba autógrafos.

Cuentan también que alguna vez se subió a un aguaribay ubicado en Almirante Brown y Caseros, y mantuvo a mucha gente en vilo por el temor que pudiera tirarse, hasta que finalmente los bomberos lograron bajarlo del árbol.

Algunos de nuestros personajes. Y si no los conociste, pedile a alguien mayor que vos que te cuente de ellos. Valdrá la pena escuchar esas historias.

Comedor Universitario donde comía “El Tigre”

ninoromero@gmail.com/info@elchorrillero.com

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR