X

El desesperado relato de una madre: le robaron hasta las muletas de su hijo con autismo

A la mujer le desvalijaron la casa y ahora pide ayuda para que sus hijos puedan tener calzado.

Facundo es el único varón; sus hermanas tienen 16, 13 y 7 años.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 20/05/2020 00:54
PUBLICIDAD

Josefina Jofré es madre soltera de cuatro hijos. Uno  de ellos, Facundo de 10, tiene trastorno del espectro autista (TEA), retraso madurativo psicomotriz y retraso mental leve.

Hace un mes aproximadamente la familia fue víctima de un robo desalmado: los delincuentes se llevaron hasta las muletas que usa el menor.

Desde que se decretó el aislamiento social, preventivo y obligatorio, la madre se vio obligada, “porque no tenía qué darle de comer” a sus hijos, a pasar la cuarentena en la casa de su padre. Por ese motivo su hogar, ubicado en el barrio Municipal 200 viviendas, quedó solo.

Los ladrones advirtieron la ausencia, entraron y se llevaron lo que encontraron a su paso: secarropas, aire acondicionado, equipo de música, garrafa de gas, la ropa de los menores, colchas, camperas, pañales, un espejo, zapatillas, entre otras cosas. Que sustrajeran las muletas fue lo que más tristeza le causó.

La denuncia fue radicada en la Comisaria Nº41 del barrio 500 Viviendas Sur.

“Charlando con un vecino me enteré que él había comprado el espejo y la pava eléctrica que me habían robado, por suerte me devolvió las cosas”, contó la mujer en diálogo con El Chorrillero.

Poco después también descubrió que las personas que cometieron el delito vivían en el mismo barrio.

Contó que son muchas las necesidades que está pasando en este momento: “Mis hijos andan con gomones porque se quedaron sin las zapatillas”.

“Me da bronca, lo poco que tengo me lo robaron, hasta el equipo de música que me costó una fortuna pagarlo. Lo saqué a crédito porque a mi hijo le hace bien escuchar música, hace que se tranquilice, que no grite y no se ponga mal”, explicó.

La madre por el momento está sin trabajo y gran parte de su tiempo se lo dedica al cuidado de Facundo: “No se da con las personas, al menos que sea alguien muy cercano”.

Facundo es el único varón; sus hermanas tienen 16, 13 y 7 años.

“He pasado muchas necesidades con ellos, hubo noches que comimos sopa de polenta porque no tenía otra cosa. No me gusta pedirle nada a nadie, pero ahora necesito que me ayuden aunque sea con zapatillas y pañales”, finalizó.

Por último relató que efectivos de Investigaciones de la Policía “juntaron dinero entre ellos” y pudieron comprarle las muletas al niño.

Por cualquier ayuda o colaboración, las personas pueden contactarse al siguiente número de celular: 2664653753.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR