X

“Queremos nuestra casa”, el pedido de inscriptos que salieron a reclamar

Son al menos 250 las familias que siguen esperando una respuesta. Este sábado marcharon por el centro puntano en un reclamo que se convirtió en una pesadilla. Quieren volver a creer en el “sueño” de la vivienda propia.

Movilización este sábado en San Luis. Pidieron por una casa.
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 06/06/2020 17:08
PUBLICIDAD 2020
PUBLICIDAD

Hombres, mujeres y niños se concentraron esta mañana en la Plaza Independencia y desde allí transitaron por pleno centro. Se unieron en un mismo grito y en medio una necesidad habitacional que ya los tiene al límite. “Hay madres solteras, con hijos discapacitados, y sin trabajo. Hay muchas situaciones preocupantes, y todos seguimos pagando un alquiler”, contó Carolina en diálogo con El Chorrillero.

En la capital sanluiseña, del mismo modo que lo hicieron en Villa Mercedes el fin de semana pasado, unas 250 familias decidieron convocarse en San Luis, y pedirle al Gobierno de San Luis “tener la prioridad” cuando decida entregar las viviendas que están construidas. Lo plantearon porque la mayoría tiene 70 cuotas pagas y porque ya no pueden sostener el compromiso de pagar un alquiler.

“Confiamos que nos van a dar la casa. Por todo esto que ha pasado, han dicho que podemos tener nuestra vivienda, y queremos que nos escuchen”, indicó Celeste.

En la ciudad de San Luis son alrededor de 600 casas.

“Nuestro principal incentivo es este anuncio del gobernador de que hará una nueva entrega, y estamos ilusionados. Por eso nos convocamos acá para que después de 9 años nos den prioridad. Si no nos hacemos notar, va a pasar esto por alto varios años más, como venimos y no es la idea”, dijo por su parte Pamela.

En la marcha, todos dejaron en claro las urgencias que están pasando, que sus familias crecieron, que la situación económica es “cada vez más difícil”, y escribieron carteles. En todo momento gritaron una misma frase: “Queremos nuestra casa”. Y después recorrieron las principales calles que rodean la Plaza Pringles y todo el microcentro.

Se inscribieron en los planes Progreso y Sueños de la gestión de Claudio Poggi que construyó y adjudicó casi 13 mil casas. Al finalizar el mandado quedó un remanente en construcción que paralizó Alberto Rodríguez Saá al asumir en diciembre de 2015. Se frenaron las obras y la ilusión de los sanluiseños pasaron a la angustia e incertidumbre.

Pamela adelantó que pedirán una reunión con el nuevo secretario de Vivienda, Guillermo Alaniz para que los “escuche”. A lo largo de todo este tiempo y de los acercamientos a Terrazas de Portezuelo, nunca obtuvieron una respuesta. “Estamos expectantes, somos alrededor de 200 o 250 familias en esta situación”, según dijeron.

“Las casas están hechas, hay 600. Están listas desde el año pasado en la zona sur y cerca del aeropuerto”, destacó Celeste. También agregó por qué ahora están preocupados: “Hay personas inscriptas de 2016 o 2017 y sin cuotas pagas, entonces nuestro miedo es que vayan a tener sus casas ellos antes que nosotros que sí pagamos cuotas”.

“Todo el mundo tiene derecho a tener su casa, su vivienda propia, pero pedimos prioridad, como la hemos pedido siempre, desde hace 9 años”, puntualizó Pamela.

Este es solo un grupo de los sanluiseños perjudicados por una decisión política que no cumplió con la palabra, expresada en épocas de campañas electorales. Se mantuvo a un organismo para que siguiera garantizando el acceso a una vivienda digna, pero las ideas no se materializaron.

“Todo fue muy angustiante porque estuvimos en medio de una riña política de la que no tenemos nada que ver”, dijeron al final.

Más tarde, llevaron las pancartas y las dejaron pegadas en las obras donde las viviendas siguen esperando a sus ocupantes.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR