X

R. Saá dijo que es “chiquitito” el número de trabajadores de inclusión social echados en la cuarentena

El gobernador declaró que el sistema de control que se ejerció “ayudó” y que los beneficiarios, como también los empleados de la administración pública “comenzaron a cuidarse más”.

Foto marcos verdullo
Gobernador Alberto Rodríguez Saá.
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 12/06/2020 00:06
PUBLICIDAD 2020
PUBLICIDAD

Desde que se impuso la cuarentena en el país, Alberto Rodríguez Saá tomó una medida: todos los trabajadores de planes sociales y de la administración pública que fueran detenidos por la Policía por violar el aislamiento social, preventivo y obligatorio iban a ser despedidos.

Su orden se cumplió y una cantidad, que todavía no se conoce con precisión, fueron quedando sin sus puestos de trabajo. En el último mes se hicieron públicos los reclamos de muchos sanluiseños que solo dependían de un plan social para vivir, y ahora tras ser detenidos están sin nada. Denunciaron que muchas situaciones “fueron injustas” y que no pudieron dar explicaciones.

Esta tarde, Rodríguez Saá respondió a medias, una pregunta que el Gobierno todavía no responde: ¿Cuántos son los beneficiarios de planes sociales y empleados públicos que quedaron afuera?

“Muchos o creo que pocos, se han sentido incómodos o rebeldes o han querido romper o no les interesaba la norma, y establecer este sistema ayudó; empezaron a cuidarse más, y con los días casi desaparecieron los casos de imprudencia, que hubo muchísimos de poca onda a la situación, y se fue corrigiendo con esta medida. Me asombró el número chiquitito de personas que violaron la regla, muy poquito, casi nada”, dijo.

También aclaró que ellos “van a tener la posibilidad de hacer algún planteo, y si fue injusto tendrá que remediarse”.

“En estos casos hay que exigirles más, el empleado púbico es un servidor público, que los hemos preservado que esté en cuarentena, para que no vengan, y es un enorme sacrificio porque algunos que vienen trabajan el doble. Hay que exigirle a esa persona que sea un muy buen padre de familia, debe dar el ejemplo”, analizó.

“El plan está eximido de venir, qué mejor que cumplir la cuarentena. Son números chiquitos”, siguió explicando. No fue exacto pero tiró dos números: “No sé si de Inclusión Social llegan a 50 y 1 o 2 de la administración pública”.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR