X
PUBLICIDAD

Otro freno a las causas de Mónica Ramos, Florencia Morales y Franco Maranguello: arrancó la feria judicial

Pese al pedido de abogados y familiares para que el Superior Tribunal de Justicia diera marcha atrás con la medida, el receso extraordinario de 24 días ya está en marcha. Las tres muertes se produjeron hace más de dos meses y hay disconformidad con el avance de las investigaciones.

La feria será hasta el 31 de julio.
Actualizada: 09/07/2020 11:04
PUBLICIDAD

La feria judicial que comenzó este miércoles en la provincia generó cuestionamientos  por la extensión. Para los familiares de  Mónica Ramos, Florencia Magalí Morales, y Franco Maranguello implica demora en las investigaciones.

Incluso, los colegios de Abogados de San Luis, Villa Mercedes y Merlo rechazaron la disposición del receso extraordinario de 24 días (que tradicionalmente es de 14). Consideraron que no había “ni justificación ni motivos” y pidieron que el Superior Tribunal de Justicia (STJ) diera marcha atrás.

Mónica Ramos fue asesinada el 3 de marzo de este año. Su cuerpo fue hallado con heridas de arma blanca y signos de defensa. Además incendiaron la vivienda y se robaron el auto. A los pocos días, fue detenido Héctor Federico Núñez, quien permanece en el Penal con prisión preventiva.

Mónica Ramos.

Los allegados a la docente plantearon en múltiples oportunidades malestar por la lentitud del proceso. Expusieron que la causa estuvo paralizada durante más de 90 días y que el accionar del juez Marcos Flores Leyes se limitó a audiencias con declaraciones.

Las pericias que ellos consideran “clave”, como los movimientos bancarios, las pruebas de sangre y el material genético debajo de las uñas de la psicopedagoga aún no están. Y por eso, pidieron la suspensión de la feria.

“La angustia, impotencia y desesperación profundizan el dolor. En un país donde las mujeres son asesinadas cada 29 horas, las respuestas deben ser urgentes”, reclamó su hijo Martín Rodríguez.

Florencia Magalí Morales tenía 39 años cuando el 5 de abril fue encontrada sin vida en la Comisaría 25° de Santa Rosa del Conlara. La Policía informó que fue demorada por violar la cuarentena (había salido a comprar en un día que no estaba habilitada).

Florencia Morales.

Y sobre su muerte dijeron que había sido un suicidio. El hecho generó dudas y tras una ampliación del médico forense se conoció que el cuerpo presentaba marcas en sus rodillas y lesiones compatibles con autodefensa.

Por los interrogantes, los abogados que representan a la familia de la mujer, que tenía tres hijos y estaba a cargo de un nieta, Santiago Calderón Salomón y Federico Putelli solicitaron una serie de medidas. Entre ellas, una nueva necropsia, porque consideraron que la anterior estaba incompleta. El juez Penal, Jorge Pinto accedió al requerimiento, pero determinó que los costos estarían a cargo de la familia. Los letrados apelaron.

En simultáneo se llevaron adelante declaraciones, pero luego la causa tuvo un parate inesperado. La Cámara de Apelaciones de Concarán instó al magistrado para que continúe con el desarrollo de pruebas, pero no ocurrió.

“Necesitamos que la causa esté en fase 5 y no en la 1. Cómo puede ser que en otras provincias no se haga la feria judicial para ir avanzado y ellos se dan el privilegio de tenerla”, cuestionó su hermana, Celeste Morales, esta semana al cumplirse tres meses del fallecimiento.

La muerte de Franco Maranguello se produjo el 24 de abril de forma similar a la de Florencia y fue asociado a un suicidio. El adolescente de 16 años fue detenido y alojado en una celda de la Comisaría de Atención a la Niñez, Adolescencia y Familia de Villa Mercedes.

Franco Maranguello.

La Policía dijo que estaba bajo “sospechas de robo” y que llevaba dos cuchillos entre sus prendas de vestir. La familia negó esto y aseguró que fue demorado en la puerta de su vivienda. Cuando la madre, Sandra Bravo, fue a buscarlo los efectivos lo hallaron “con la remera asida a su cuello”.

El abogado Gustavo Otegui solicitó la separación de todos los efectivos que intervinieron ese día, presentó un habeas corpus para que cesen las detenciones de menores, y también una nueva autopsia.

A dos meses y medio del hecho, la investigación avanzó “muy lentamente”, según consideró la madre del chico. Transmitió que sólo hubo declaraciones y resaltó la disconformidad por la feria extraordinaria.

Las muertes en las comisarías, se replicaron a nivel nacional e internacional. Hubo múltiples pronunciamientos de organizaciones, instituciones y entidades que defienden los derechos humanos.

Ayer la Cámara de Diputados de San Luis aprobó un proyecto de declaración donde se pronunciaron a “favor de la búsqueda de verdad y justicia sobre los fallecimientos de Florencia Morales y Franco Maranguello, quienes luego de ser detenidos por la Policía por incumplir el aislamiento social, aparecieron ahorcados en las comisarías de Santa Rosa del Conlara y de Villa Mercedes respectivamente”.

Plantearon la importancia de que la Justicia “esclarezca estos gravísimos sucesos”, y tuvieron en cuenta las manifestaciones al respecto de la Organización de las Naciones Unidas y la ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic.

Al mismo tiempo, los casos de Ramos y Morales fueron calificados como femicidios y hubo diferentes movilizaciones para pedir una adecuada investigación.

Este miércoles se concretó una nueva manifestación donde se leyeron carteles como “nadie se suicida en una comisaría”, “justicia por Mónica” y “a Magalí Morales la mató la Policía”.

 

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR