X

Mónica Becerra: “Marone no pudo justificar las irregularidades en la rendición de los fondos de 2019”

A horas de tratarse la Cuenta de Inversión, el contador General concurrió a la comisión de Finanzas de la Cámara de Diputados para explicar la rendición del Gobierno. Reconoció las falencias y no pudo dar respuestas a interrogantes de la oposición sobre el manejo de los fondos por parte de la gestión de Rodríguez Saá.

Contador Marone y diputada Mónica Becerra.
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 29/07/2020 10:36
PUBLICIDAD 2020
PUBLICIDAD

En 2019 la cuenta general del ejercicio cerró en rojo. “La Cuenta del 2019 arrojo un déficit de casi $6.000 millones”, señaló la diputada Mónica Becerra (Avanzar-San Luis Unido) que integra la comisión de Finanzas, Obras Públicas y Economía y participó del informe del contador General, Daniel Marone.

“El funcionario terminó reconociendo muchas de las irregularidades que están reflejadas en el documento, sostuvo la legisladora y agregó: “Más allá del déficit, existen otras observaciones graves que no pudieron ser subsanadas con su presencia”.

“El contador General ratificó lo que nosotros decíamos. No se informó detalladamente la composición del Tesoro de forma tal de poder tener una certeza sobre cuánto dinero tiene la Provincia al cierre del ejercicio. Muchos de los balances de los organismos estatales no fueron presentados por lo que el documento se encuentra incompleto. Además, el inciso representativo de las transferencias no fue debidamente informado ya que no siguió la nomenclatura asignada en el presupuesto. Tampoco supo informar la cantidad de empleados que registró la provincia al cierre del año pasado”, explicó Becerra.

El contador General concurrió a la comisión de Finanzas.

La Cuenta Inversión es el instrumento por el cual el Gobierno rinde cuentas del manejo de los fondos públicos realizado durante un periodo anual.

La Ley de Contabilidad exige que la Cuenta presente –entre otras cosas– información cualitativa consistente en la indicación del grado de eficacia en el cumplimiento de los objetivos y metas previstos en el presupuesto y también información sobre el comportamiento de los costos y de los indicadores de eficiencia de la producción pública. “Aquí el funcionario reconoció que esto no fue cumplido”, señaló Becerra y afirmó que “de esta manera el propio autor de la Cuenta de Inversión reconoció que la misma no cumple las previsiones legales necesarias para su aprobación”.

La diputada de Avanzar San Luis tuvo en cuenta que en otras preguntas el funcionario provincial informó incorrectamente y de forma contradictoria a lo que surge expresamente en el documento que se dispone a tratar la Cámara Baja.

“El Contador informó que los fondos de terceros que están en poder de la Provincia ascendieron a $ 434 millones. Me refiero a las retenciones impositivas y previsionales, a las estampillas escolares y estampillas de ahorro, a los fondos de reparo y demás conceptos de similar naturaleza. No es plata de la Provincia, pero el funcionario la incluyó como parte del Tesoro provincial. Indicó que estos fondos de terceros ascendieron a $ 434 millones, pero ese importe es incorrecto, este importe es el saldo al inicio del ejercicio y no al cierre del año 2019; no considerando además aquí los fondos de terceros no administrados por la Tesorería”, detalló Becerra.

La legisladora dijo además que “no son $434 millones, deben estar alrededor de los $1.000 millones, la información no fue clara en este punto”.

Desde la Comisión se emitieron tres despachos. Uno del oficialismo que propone la aprobación de la Cuenta de Inversión y otros dos dictámenes que proponen el rechazo, que son las iniciativas del interbloque San Luis Unido y de la bancada Todos Unidos.

La Cuenta de Inversión del año 2019 arrojó déficit. De esta manera, en el anterior mandato de Alberto Rodríguez Saá, 2 de 4 años fueron deficitarios, que fueron –casualmente- los dos años electorales: 2017 y 2019.

La oposición no solo cuestiona el déficit, sino también la baja calidad del gasto, en donde cada vez se ejecutan menos obras de infraestructura y se destinan menos fondos para la generación de trabajo en el sector privado.

Según legisladores de la oposición, San Luis se convirtió en “un Estado ineficiente e incapaz de contrarrestar las crisis externas, por el contrario, es un Estado que profundiza aún más crisis exógenas y genera sus propios problemas internos en detrimento del bienestar de la población de la provincia”.

“El manejo de los fondos públicos del año pasado fue ineficiente y de ello da cuenta la rendición presentada por el contador General”, consideró Becerra.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR