X

Una historia de supervivencia: Alejandro Reyna el tanguero que quedó en la calle presenta su show virtual

La crisis económica venía abrazando al tanguero, llegó la pandemia y todo fue de mal en peor ya que no pudo realizar más presentaciones y quedó en situación de calle. Ahora duerme en una pizzería. El show se transmitirá en vivo a través de Ticketek Live.

Reyna ahora vive en una pizzería de Mataderos.
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 31/07/2020 14:28
PUBLICIDAD 2020
PUBLICIDAD
 Por Pamela Camargo

Con una técnica vocal intacta y su pasión por el tango de la mano de Red Solidaria, Alejandro Reyna de 56 años, hará un Show virtual este sábado 1 de agosto a las 21, para recaudar fondos y poder alquilar un lugar digno en el cual vivir y salir de la “situación de calle”.

“Mi vida fue” se podrá ver online y comprar las entradas a $200 en Ticketek. (Ticketek).

Además, estará acompañado por una orquesta porteña en vivo.

Alejandro, hijo de una familia humilde de Floresta, siempre supo que sería tanguero. Se inició en el mundo porteño con apenas 16 años y lo hizo a lo grande de la mano de la orquesta del maestro Vicente Russo y tuvo de compañero al gran Jorge Falcón.

Asimismo, estuvo casado durante 20 años pero el amor no alcanzó y se separó. Ante este desamor comenzó a deambular de pensión en pensión sin poder estabilizarse.

Cuando el cuerpo te envía señales hay que estar alerta y justamente le dio un aviso inesperado, sufrió un infarto que a causa de esto perdió su trabajo y  empezó a vivir netamente del tango.

Por si fuera poco llegó la pandemia y cerraron los lugares en donde desarrollaba su pasión. Por suerte, un conocido le prestó una camioneta para que pueda al menos dormir en un lugar un poco más cálido que la calle.

Un policía de la ciudad de Buenos Aires, le consultó para hacer un video y subirlo a las redes. Alejandro accedió y se hizo viral.

Al viralizarse la grabación, un buen hombre llamado Ramón le ofreció quedarse en la oficina de su pizzería “La Paz en Mataderos”.

La vida le dio una nueva oportunidad, la solidaridad de los argentinos puede ayudar a salir a Alejandro de la calle y que su voz vibre cada vez más alto y continúe con su pasión por el tango.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR