X

Por la crisis del sector, cierran hoteles en San Luis

Desde el sector aseguran que se trata de la peor caída de la actividad en la historia. Algunos decidieron dar un paso al costado.

Imagen redes sociales
La familia Picco cerrró el Hotel España.
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 27/08/2020 07:22
PUBLICIDAD 2020
PUBLICIDAD

Como consecuencia de la crisis por la pandemia y la posterior cuarentena, al menos cuatro hoteles de San Luis debieron cerrar definitivamente.

Sucede que desde el 20 de marzo cuando se decretó el aislamiento social, preventivo y obligatorio y posteriormente el distanciamiento, los establecimientos se vieron impedidos de seguir en el ruedo.

El Chorrillero contactó a diferentes referentes del sector como el presidente de la Asociación de Hoteles de Turismo (AHT), Raúl Varese y el titular de la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica de San Luis (Aehga), Rubén Giménez. También fue consultado Enrique Picco propietario del Hotel España que acaba de bajar la persiana.

Según coincidieron, la situación es crítica en la mayoría de los 40 hoteles que habría en la provincia, y en algunos casos comenzaron a diagramar el futuro lejos del sector.

“La dificultad sigue siendo la misma y nada cambió, lo venimos padeciendo desde hace tiempo. La mayoría eligió mantenerse cerrado y con muy pocas perspectivas de un mejoramiento”, sostuvo Giménez.

Quienes sí lograron, de alguna manera tener un alivio, son un selecto grupo que albergan repatriados provenientes de otras provincias o países, pero lo cierto es que solo un pequeño grupo accedió a ello.

A pesar de que el turismo interno está habilitado en la provincia desde 8 de julio, la medida no ha tenido un efecto concreto ya que la mayoría de los establecimientos decidieron mantenerse cerrados.

Cabañas y pequeños hospedajes en localidades turísticas, logran generar una mínima entrada de recursos durante los fines de semanas.

Rubén Giménez.

“Se mueve muy poco, los ingresos no alcanzab a cubrir los gastos operativos de los hoteles, funciona un poco mejor para los emprendimientos más pequeños. Hay localidades que viven del turismo y lamentablemente verán como se destruyen puestos de trabajo si esto sigue así”, agregó.

La presencia estatal pasa por la Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) instrumentado por el Gobierno naiconal. Gracias a esto lograron pagar un 70% de los sueldos de los empleados y mantener los puestos.

En mayo la Aehga y la AHT le pidieron a la administración de Alberto Rodríguez Saá que se declare la emergencia económica por el grave escenario en el que se encuentran.

Propusieron diferentes puntos como la prórroga y/o prorrateo de impuestos, pero hasta el momento la solicitud no fue atendida.

“Si este contexto sigue de esta manera seguramente va a haber más cierres, más problemas y juicios porque habrá gente que no va a poder pagarle a los empleados. El panorama es negro”, agregó Giménez.

Por su parte y en el mismo tono, Varese hizo hincapié en que la actividad “no llega al 20% en términos de reactivación con el turismo interno”.

“El problema como en todo el país es serio. Quizás si se activa en Buenos Aires habría resultados por la densidad poblacional, pero en lugares como San Luis, San Juan o La Rioja, no hay el suficiente público para abastecer la oferta”, aseveró.

En este sentido dijo que se espera la sanción de la Ley de Emergencia Turística provincial: “Sería un marco legal para moverse, aparecen muchas variables”.

Acerca de la situación del Hotel Vista dijo que se trata de “sostener de alguna manera” aunque admitió que “no hay mucho margen para hacer”. “Estamos esperando que haya una posibilidad de reactivación pese a que el horizonte es muy difuso”, manifestó.

Cuando se le consultó sobre la posibilidad de cierre y una posible adaptación a otro rubro, se excusó de responder.

Raúl Varese.

Ante esta situación algunos dueños de hoteles decidieron bajar las persianas y seguir otro camino. Uno de ellos es el Hotel España que comenzó la transición hacia un centro de rehabilitación, entre otros, para la tercera edad.

“Creo que (el sector) fue uno de los más golpeados y de los últimos que se van a recuperar. Como otros hoteles de la capital, nosotros notamos que hace tiempo existe una baja en el turismo. Desde hace cuatro o seis años empezamos a notar una baja de un 10% en el ingreso al hotel”, recalcó Picco.

Al igual que sus pares, indicó que en la ciudad de San Luis, el turismo interno es “cero” y que “no se lo debe considerar” para seguir adelante este tipo de emprendimiento ya que “no será capaz de soportar los gastos fijos”.

En el lugar se desempeñan seis trabajadores que “seguirán cumplimentando tareas laborales”. Además, dijo que durante este tiempo, gracias a los ATP, logró llegar al 70% del pago de cada salario.

“Gracias a la Nación tuvimos una ayuda pero no así de la Provincia, pusimos a disposición el hotel para quienes deban hacer la cuarentena y nuca tuvimos respuestas, la situación de la pandemia es compleja”, finalizó.

A este caso y según trascendidos se le suman otros dos hoteles capitalinos. Uno de ellos habría elegido avanzar con la instalación de una clínica privada.

La imagen que subió Enrique Picco para comunicar el cierre del hotel.

 

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:

Más sobre: , , ,

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR