X

Una nena fue violada por su padrastro, lo denunció y el juez no le creyó “porque era buena alumna”

El caso es de Río Negro. La Corte Suprema consideró que la sentencia del magistrado no tuvo perspectiva de género.

Anulan por falta de perspectiva de género el fallo de una causa por abuso sexual de menores.
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 31/08/2020 17:40
PUBLICIDAD 2020
PUBLICIDAD

Después de siete años de idas y vueltas judiciales la Corte Suprema de Justicia de la Nación anuló un fallo del poder judicial de Río Negro por falta de perspectiva de género. El magistrado no creyó en el testimonio de una nena, víctima de abuso sexual.

Ahora la víctima es mayor de edad y está dispuesta a seguir adelante con el proceso. Cuando todo empezó, en 2013, tenía apenas 13 años y se quebró delante de la vicedirectora del colegio el primer día de clases.

Según trascendió entonces, la situación cobró estado público cuando su mamá y la pareja de la mujer fueron a buscarla a la salida de clases y la nena se negó a volver con ellos a la casa. Así fue como, completamente aterrorizada, contó que su padrastro había abusado de ella por primera vez cuando tenía 10 años. Ese día, le quitó la ropa, le pidió que lo mirara y la tocó en sus zonas íntimas. La segunda vez, dos años más tarde, la llevó a una cama, la manoseó, se colocó sobre ella y la violó. Ese fue el origen de una causa por abuso sexual que todavía hoy sigue abierta.

“Empezó como un tema de familia, hace casi diez años, cuando la niña manifestó su deseo de irse a vivir con el papá. Por aquel entonces, la justicia le denegó la tenencia a pesar de todos los testimonios a su favor”, explicó su abogado, Guillermo Campano, en diálogo con el portal Río Negro.

Las pericias avalaron después la denuncia de la víctima. En Cámara Gesell reafirmó sus dichos. Sin embargo, la Justicia consideró que “no la había visto muy convencida”. “El juez argumentó que sus notas en la escuela no habían mermado después de la fecha en que relató habían abusado de ella. Las características sobresalientes y su conducta de aplicación en la escuela le jugaron en contra. Como ella pudo seguir su vida medianamente, dada su conducta calificada en la escuela, el juez no le creyó”, remarcó el letrado.

Lo cierto es que a través de ese fallo en agosto del 2014, la Sala A de la Cámara en lo Criminal de Viedma absolvió al imputado por el delito de abuso sexual agravado y aprovechamiento de la situación de convivencia preexistente y lo dejó en libertad. Pero también desencadenó una serie de recursos y apelaciones que buscaban una reparación para la víctima.

Fue recién hace dos meses que los jueces Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco y Juan Maqueda de la Corte Suprema anularon la sentencia. Ahora el Superior Tribunal decide si dicta un nuevo fallo o si ordena hacer un nuevo juicio. “No sé qué va a suceder. Fue groseramente agraviante la forma en que se interpretó el testimonio de la niña. Yo creo que tenemos que tener un resultado favorable. Hasta ahora las perspectivas son favorables”, expresó Campano.

Después de que le rechazaran un pedido de prisión preventiva del imputado, el abogado consiguió que le hicieran lugar a la pulsera electrónica como forma de restricción de su libertad. Además hizo un planteo ante la Cámara para que el tribunal que resuelva en el futuro está integrado por, al menos, una mujer.

“No es garantía de una perspectiva de género, pero puede aportar un cierto entender de lo que significan las vivencias de las mujeres respecto del maltrato y del acoso de los hombres”, concluyó.

 

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR