X

Trifiró: “Si el personal se sigue contagiando, llegará un momento que no habrá quién atienda”

Desde la Asociación de Profesionales y Técnicos de la Salud (APTS) advirtieron la preocupación ante los casos de coronavirus confirmados en el sector. Hay 24 trabajadores contagiados en la provincia.

Ana Lia Trifiró.
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 01/09/2020 00:30
PUBLICIDAD 2020
PUBLICIDAD

Este avance de casos positivos dentro del personal puntano es un dato que inquieta y preocupa, porque el gremio sostiene que “no se ha nombrado a nadie” para suplir a aquellos que se encuentran aislados.

Esta noche, el Gobierno confirmó otros tres trabajadores de la salud infectados. Estos se suman a los 19 informados entre sábado y domingo (todos del Hospital de Tilisarao), y los dos contagiados en el Hospital San Luis a finales de julio. En total son 24.

En declaraciones con El Chorrillero, la secretaria general del sindicato, Ana Lia Trifiró hizo un panorama de la situación.

“Si el personal se sigue contagiando, llegará un momento que no habrá quién atienda, eso lo sabemos todos. Los respiradores no se manejan solos”, sostuvo.

A través de una carta abierta dirigida al gobernador Alberto Rodríguez Saá, comunicada el 14 de abril, el gremio había advertido los problemas y requirió que se nombre a más trabajadores. Pero esto, al menos hasta ahora, no se tuvo en cuenta.

“Convengamos que la cuarentena era para reforzar el sistema de salud. Pero no se hizo ni en San Luis, ni en Buenos Aires, ni en ningún lugar de Argentina. Lo único que pusieron fueron más camas. No se designaron médicos, ni profesionales, ni enfermeros, ni bioquímicos, nadie. Seguimos con la misma cantidad”, manifestó la dirigente.

Respecto de la situación del centro de salud de Tilisarao, dijo que “funciona en un 80%”, y que “trabajadores de Naschel y Quines fueron trasladados para reemplazar” a sus pares aislados.

Por otra parte se refirió a los mensajes de Whatsapp que ventilaron las identidades de todos los empleados que habían dado positivo a la enfermedad: “Se trata de una maniobra de muy baja calaña”.

“Nadie quiere contagiarse y nadie quiere andar contagiando. Esto me hace acordar mucho a las primeras épocas del HIV Sida donde la gente no quería decir nada porque iba a ser juzgada, lapidada. Esto mismo lo vivimos ahora, es lastimoso que no hayamos aprendido”, aseveró.

Ante un posible aumento de casos, Trifiró indicó que “podría resentirse el sistema”.

“Lo cierto es que el personal de la salud nunca va a dejar el sistema descubierto. Lo que no queremos es seguir contagiándonos, vamos a hacer todo lo posible para prevenirlo porque si no lo hacemos  vamos a quedarnos sin gente para atender a las personas”, aseguró.

Otra de las peticiones que le realizaron a Rodríguez Saá fue la realización de los testeos masivos dentro del personal de la salud, pero resaltó que “nunca se llevaron a cabo”.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR