X

La oposición no aceptó la sesión virtual y hay dudas sobre cómo se tratará la reforma judicial

Juntos por el Cambio no llegó a un acuerdo con el oficialismo y anunció que impugnará el debate de este martes. El proyecto de la Casa Rosada, el gran tema de fondo.

Foto: Cámara de Diputados de la Nación
La oposición no aceptó la sesión virtual.
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 02/09/2020 08:23
PUBLICIDAD 2020
PUBLICIDAD

Tras más de siete horas de negociaciones que no llegaron a buen puerto, los diputados de Juntos por el Cambio no aceptaron prorrogar el protocolo de sesiones virtuales que propuso el oficialismo y anunciaron que concurrirán a la Justicia para “impugnar” la sesión. En este contexto, se empantana la posibilidad de tratar en la Cámara baja la reforma judicial penal que tiene media sanción del Senado.

“Para nosotros esta sesión no es válida al haberse caído el protocolo remoto”, anunció el presidente del interbloque Juntos por el Cambio, Mario Negri, en una conferencia de prensa en el Salón de Pasos Perdidos, momentos antes del inicio del debate.

El radical cordobés explicó que producto de que el protocolo de sesiones virtuales estaba vencido desde el 7 de agosto, se infería que la sesión era presencial y por ende “se han trasladado con un enorme esfuerzo” 94 legisladores de Juntos por el Cambio.

“Vamos a impugnar la sesión por el mecanismo que corresponda y agotaremos todas las instancias, incluidas las judiciales, porque creemos que nos asiste la razón. No es un capricho”, desafió Negri, que hizo hincapié en que la renovación del protocolo requería del consenso unánime de los bloques.

El presidente de la Cámara de Diputados Sergio Massa y el Frente de Todos, en cambio, interpretaron que el protocolo podía prorrogarse con un consenso basado en la mayoría simple, y con ese criterio decidieron avanzar con la sesión pese a que no tenía el consentimiento del principal interbloque opositor.

Juntos por el cambio resaltó que durante la reunión de Labor Parlamentaria se propuso, para destrabar la situación, avalar el protocolo de sesiones mixtas sólo por el día de la fecha para que se pudieran aprobar las leyes relativas a la promoción turística y gastronómica, y al endurecimiento de sanciones a la pesca ilegal.

Y aclaró que la postura disidente de Juntos por el Cambio no tenía que ver con los temas que se trataban en esta sesión, en los que no había diferencias entre oficialismo y oposición, sino con que el Frente de Todos pudiera aprovechar el mes de vigencia de la prórroga del protocolo para introducir dentro de ese período el tratamiento virtual de otros proyectos que abren diferencias entre los bloques, como la reforma judicial penal, el Presupuesto 2021 y la nueva fórmula de movilidad jubilatoria, informaron desde Todo Noticias.

“Teníamos un mandato claro del interbloque de que temas como la reforma judicial necesitan que estemos presentes y dando testimonio a la sociedad de lo que queremos hacer”, expresó el jefe del bloque del PRO, Cristian Ritondo.

Al ver que esa propuesta no tenía eco en el oficialismo, ofrecieron prorrogar por 30 días el protocolo pero acordando que todo proyecto relativo al Poder Judicial y al Sistema Previsional sólo podrán ser tratados en forma presencial (con excepción de grupos de riesgo). La propuesta tampoco fue aceptado por el oficialismo.

Massa lamentó no haber arribado a un acuerdo y reveló que a lo largo de la tarde se le ofreció a Juntos por el Cambio que pueda participar de sesiones de manera presencial pero “sin obligar al resto a que lo hicieran” bajo esa modalidad, ofrecimiento que -según relató- fue rechazado.

Y también precisó que se ofreció mudar el ámbito del Parlamento a un auditorio más grande a petición de algún bloque para algún tema específico, pero “siempre respetando la voluntad de los diputados” en caso de que quisieran preservar su salud participando de forma remota.

“Desgraciadamente tampoco fue aceptado. Pareciera que la idea es o sesionamos de la manera que nosotros queremos o no sesionamos. Esto no debe ser así. El Parlamento tiene que seguir abierto, tiene que seguir funcionando, tiene que seguir sacando leyes”, enfatizó.

A su vez, Massa acusó a Juntos por el Cambio de querer “condicionar la agenda parlamentaria” y excluir del debate temas de interés para la sociedad. “El Parlamento tiene la enorme posibilidad y vitalidad de discutir todos los temas”, subrayó, y afirmó que “la incomprensión de un sector no va a detener el funcionamiento de la democracia argentina”.

“Voy a volver a convocar a la oposición pero entendiendo que no podemos frenar el Congreso porque alguien dice que no quiere sesionar de manera remota en un momento de pandemia. Sería absurdo de nuestra parte y además sería disvalioso para todos aquellos sectores que esperan una respuesta del Congreso”, cerró al referirse a las actividades del turismo, la gastronomía y la cultura, de las más golpeadas por la crisis que generó la pandemia.

Carrió, sin filtro

Elisa Carrió calificó de “golpista” a Sergio Massa por frenar la posibilidad de un debate presencial. “El señor Massa es un irresponsable, un oportunista y ahora hace un golpe institucional al Congreso de la Nación”, disparó la referente de la Coalición Cívica.

Y fue por más: “Hay una declaración de estado de sitio de hecho. Todo acto de fuerza fuera del derecho es un golpe de estado. Los legisladores tienen que debatir y tienen que presenciar. No se puede suprimir un poder del estado. Ni por la pandemia”.

“Acá hay traición a la patria. Lean el artículo 29 y el 36. Mientras los corruptos buscan impunidad, la gente se siente insegura. Pero ¿quién liberó los presos? ¿Por orden de quién? De la señora (Cristina) Kirchner”, arremetió. “¿Por qué hacen esto? Porque quieren sacar a rajatabla la reforma judicial. Ellos buscan la impunidad mientras la gente se muere de hambre”, disparó.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR