X

Coronavirus: aplicaron multas de $180 mil a dos comercios de Villa Mercedes porque no tenían un trapo de piso en la entrada

En el transcurso de la semana los negocios recibieron las sanciones de la Dirección de Defensa del Consumidor provincial.

Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 07/09/2020 12:00
PUBLICIDAD 2020
PUBLICIDAD

La joyería “Amalia Gatica” y “Pin Comunicaciones” de Villa Mercedes fueron sancionadas por el organismo provincial por “no cumplir” con los protocolos de la pandemia del coronavirus.

El propietario de la joyería, Alejandro Quinteros en declaraciones a El Chorrillero explicó que los inspectores le comunicaron que se trataba de un apercibimiento porque no contaba con un trapo de piso con lavandina en el ingreso del comercio ubicado en calle Lavalle al 300.

“Me dijeron que firmara y me quedara tranquilo porque era una advertencia, pero en realidad no fue así”, dijo Quinteros.

A los pocos días del procedimiento llegó una multa de $180 mil a su correo electrónico. Tras recibir la notificación se comunicó con su abogado que hizo una presentación formal de queja frente a la medida.

“Hay cosas que no coinciden porque dicen que un punto del protocolo establece la colocación de un trapo de piso en el acceso, pero en los acuerdos firmados el 4 de mayo no figura esa obligación”, aclaró el comerciante.

El punto 14 del protocolo de actividades económicas de los comercios minoristas especifica: “Se deberán colocar dos trapos de piso con lavandina al 0,1% (20 en 1000). El primero será colocado del lado de afuera de la puerta de ingreso, debiéndose limpiar el calzado toda persona que ingrese al mismo. El segundo, estará dentro del local, y se deberá repetir la limpieza del calzado. Los trapos de piso con lavandina se lavarán en promedio cada 2 horas”.

“Quieren cobrar pero yo no puedo pagar ese monto y tampoco lo voy a abonar porque es un atropello”, consideró Quinteros.

A “PIN Comunicaciones” le aplicaron la multa por el mismo motivo. En este caso el dueño Lucas Alaniz afirmó que en el momento de la inspección “el trapo de piso no se encontraba correctamente ubicado porque un cliente lo había corrido”.

“Primero el inspector me dijo que era un apercibimiento, pero a los cuatro días me llegó una multa de 120 mil pesos”, señaló Alaniz.

“Todos los requisitos como la trazabilidad, el uso de tapaboca, el alcohol en gel y el trapo de pisos los cumplimos, pero quieren castigarnos por un detalle”, manifestó.

El comerciante hizo un descargo ante la Municipalidad, pero no tuvo respuesta que buscaba porque la inspección fue realidad por la Dirección de Defensa del Consumidor del Gobierno provincial.

 

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR