X

Llevan una semana encerrados y el Comité de Crisis no les informa todavía si tienen coronavirus

Paula dio a conocer la incertidumbre que atraviesa junto a su mamá y novio luego de que el último fuera contacto estrecho de un paciente positivo. Al joven le hicieron dos hisopados y aún no les dan a conocer el resultado. Han estado descompuestos, pero la ambulancia nunca acudió.

foto ansl
Laboratorio Provincial “Dr. Dalmiro Pérez Laborda”
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 07/09/2020 01:50
PUBLICIDAD 2020
PUBLICIDAD

La crisis sanitaria está en su peor momento en la provincia desde el inicio de la pandemia y las críticas a la gestión del Comité de Crisis aumentan.

Paula decidió contar la incertidumbre y desesperante situación que atraviesa desde el domingo pasado, por no saber si su familia tiene coronavirus. Se encuentran encerrados y hace cuatro días esperan el resultado del primer hisopado.

En declaraciones a El Chorrillero, relató que el domingo pasado se enteraron que un conocido de su novio (Santiago) resultó positivo para Covid-19. Se trata del trabajador de una casa electrónica, Diego Miyagusuku, quien expuso su identidad para alertar a la población. El joven había mantenido contacto con él durante el sábado de la semana anterior.

Desde ese momento, decidieron aislarse en el domicilio donde ambos habitan junto a la madre de ella, en el centro de la ciudad. Al mismo tiempo, dieron aviso al 107, donde les transmitieron que debían “esperar” a que fueran a realizar el hisopado.

“Mientras tanto nos mantuvimos en el departamento. Desde el domingo no hemos salido, los vecinos nos dejan las cosas en la puerta, no tenemos contacto con nadie”, afirmó.

El personal sanitario recién acudió a su hogar tres días después de que ellos se comunicaran. El miércoles le tomaron las muestras a Santiago, mientras que a ellas les manifestaron que recién lo harían si él hubiera contraído el virus. Un día más tarde, se sometieron al estudio el padre y un hermano del joven, porque también habían estado con Miyagusuku.

Paula detalló que el viernes comenzaron a llamar al 107 y al área de Resultados Epidemiológicos para conocer el resultado de su novio, debido a que ya habían transcurrido 48 horas.

“La respuesta fue que estaba en proceso, no se encontraba o no estaba en el sistema. Nos daban a entender que se extravió. Estamos a domingo y no nos dicen si es positivo o negativo”, dijo con molestia.

En cambio y pese a que les hicieron el hisopado un día después, al padre y hermano de Santiago les informaron que contrajeron la enfermedad.

La inquietud siguió en la noche de ese viernes cuando ella y su mamá comenzaron a sentir síntomas compatibles con coronavirus, como dolor de cabeza, mareos y vómito.

A raíz de eso, decidieron llamar al Sempro para pedir asistencia: “Dijeron que en cinco o quince minutos llegarían. Insistimos tres veces, preguntando si faltaba mucho y nos manifestaron que estaban colapsados y no había ambulancias.

“También adjudicaron la descompostura al encierro o el estrés. Así todo el tiempo. Fue a las 21, eran las 23:30 y nunca vinieron. Ni siquiera a tomarnos temperatura o presión”, añadió.

Pese a esto, el sábado al mediodía volvió al departamento personal sanitario y sin argumentar los motivos pidieron hisopar a Santiago nuevamente.

“Nunca nos dijeron por qué vinieron de nuevo a hacerlo. Llegaron de sorpresa. Desde el viernes seguimos preguntando y no nos dan respuesta. Queremos saber qué pasó con el primer resultado. Estamos encerrados y preocupados”, sostuvo Paula.

Asimismo, mencionó que tampoco han acudido a controlarlos, tomarles la temperatura o simplemente corroborar que estén cumpliendo con el aislamiento.

“En los reportes el gobernador (Alberto Rodríguez Saá) nos transmite tranquilidad, pero la gente que trabaja no hace lo mismo. Nos preocupan más”, finalizó.

 

 

 

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR