X

Confirman que cadáver encontrado en Mendoza es del empresario desaparecido hace un mes y medio

El adelanto de la autopsia comprobó, gracias a la comparación de huellas dactilares, que el cuerpo encontrado el jueves pasado en un descampado en la localidad de Lavalle es de Diego Aliaga, de 51 años.

Por el momento no se tuvieron resultados en cuanto a la mecánica del asesinato.
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 13/09/2020 21:01
PUBLICIDAD 2020
PUBLICIDAD

La Justicia de Mendoza confirmó hoy que el cuerpo encontrado el pasado jueves en un descampado de la localidad de Lavalle pertenece a Diego Aliaga, un empresario que llevaba un mes y medio desaparecido, mientras que cinco personas permanecían detenidas como acusadas de hacerlo víctima de un secuestro extorsivo y asesinarlo.

El fiscal federal del caso, Fernando Alcaraz, recibió un adelanto de la autopsia en el que se confirmó que el cadáver, el cual fue encontrado enterrado en un descampado, pertenecía a Aliaga gracias a la comparación de huellas dactilares.

Por el momento no se tuvieron resultados en cuanto a la mecánica del asesinato.

Según la información difundida por el diario Uno, los peritos a cargo de la necropsia sospechan que el hombre no habría sido ni baleado, ni apuñalado, y se apuntaba, en principio, en que habría muerto por sofocación.

Entre los cinco detenidos por el hecho se encuentran Diego Barrera, su pareja, Bibiana Sacolle, y Gastón y Lucas Curi, hijos de la mujer.

El quinto detenido es sindicado como un “patovica”, que trabajaba como chofer para Barrera, y que habría aportado importantes datos para clarificar el hecho y sobre todo para encontrar el cuerpo de la víctima.

Aliaga salió de su casa el 28 de julio pasado del barrio Palmares a bordo de una camioneta que le había prestado un vecino para encontrarse con un socio.

Se pudo establecer que Barrera se dirigió a la casa de Aliaga a bordo del vehículo que había usado el empresario y estuvo varios minutos en el interior.

Pocos minutos más tarde, Gonzalo Aliaga, hermano del empresario, recibió una llamada extorsiva en la que se le pidió una importante suma en dólares para el rescate.

Fue una única llamada, la cual, según una línea de investigación, fue realizada por uno de los hermanos Curi.

Por otro lado, se supo que los investigadores detectaron que Sacolle, el día del presunto secuestro le realizó al menos trece llamadas a uno de sus hijos.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR