X

Empapelaron con mensajes de afecto el local donde trabajan dos contagiados de Covid-19: “El barrio los espera”

Los bonitos gestos también aparecen en medio de la pandemia y en un momento crítico de la enfermedad en San Luis, que este mes se cobró la vida de cinco personas. Los destinatarios de los buenos augurios son Diego Miyagusuku y su primo, del local de Okinawa.

El local de Okinawa apareció empapelado con frases de afecto.
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 14/09/2020 15:52
PUBLICIDAD 2020
PUBLICIDAD

Él mismo quiso que su imagen se difundiera lo más rápido posible cuando se enteró que había contraído coronavirus. Diego Miyagusuku grabó un audio y pidió a las personas que habían estado en contacto con él que fueran al médico y se hicieran ver.  Después se sacó una foto y autorizó a un amigo para que la difundiera por Whatsapp.

Lo hizo porque trabaja en Okinawa, y tiene trato permanente con cientos de clientes.

El local de Okinawa apareció empapelado con frases de afecto. (Foto: facebook Diego Miyagusuku)

En las últimas horas, el local ubicado sobre calle La Rioja (que por exigencias sanitarias está cerrado) apareció empapelado con frases de afecto para Diego y su primo Alfredo, los dos afectados por el virus.

“Qué decir, orgullo, felicidad, agradecimiento, gracias gente por el cariño que nos demuestran”, escribió Diego en su cuenta personal de Facebook para responder a esos vecinos que están deseando que se recuperen, y que decidieron llevar sus palabras de aliento.

“Alfredo mejorate rápido”, “Diego te esperamos pronto”, “el barrio sigue muy cerca de ustedes esperando que vuelvan” y “el barrio los está esperando”, fueron los mensajes que aparecen en el local.

“Los quiero mucho y Okinawa vuelve pronto”, continuó Miyagusuku.

Al exponer que era un positivo de Covid-19, Diego tuvo un comportamiento solidario que permitió que muchos puntanos tomaran los recaudos médicos. Uno de ellos fue un funcionario municipal que se hizo hisopar porque había concurrido a la electrónica. El resultado le confirmó que se había contagiado.

El local de Okinawa apareció empapelado con frases de afecto. (Foto: facebook Diego Miyagusuku)

El viernes pasado, en diálogo con el programa La Locomotora de Radio Universidad, Miyagusuku contó cómo han sido las dos semanas de internación.

“Para mí es un rompecabezas, imposible saber dónde me contagié. Me gustaría hablar con los especialistas”, dijo en referencia al caso índice que lo llevó a infectarse.

El local de Okinawa apareció empapelado con frases de afecto. (Foto: facebook Diego Miyagusuku)

Al mismo tiempo agradeció los mensajes y mencionó que está cerca de recibir el alta junto a su familia. Su primo permanece en terapia intensiva.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR