X

Mapa regional: cómo fue el auxilio de los gobiernos provinciales al comercio

En los distritos vecinos, los gobernadores brindaron créditos o implementaron programas de salvataje al sector. En el ámbito local, el Gobierno está ajeno a la problemática. En Villa Mercedes no pueden abrir y piden ser escuchados por las autoridades.

En San Luis el único beneficio fue una compensación en la boleta de energía eléctrica.
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 18/10/2020 21:45
PUBLICIDAD 2020
PUBLICIDAD

El comercio y los trabajadores independientes son algunos de los sectores que padecen las consecuencias económicas que produjo el aislamiento social, preventivo y obligatorio por la pandemia. Las medidas de restricción para circular, los retornos de fases, las bajas ventas y la imposibilidad de trabajar son parte de la realidad que atraviesan.

En la provincia, el sector realizó múltiples marchas y presentó petitorios al Gobierno de Alberto Rodríguez Saá. Los reclamos más fuertes fueron el mes pasado en San Luis, Villa Mercedes y Merlo cuando sólo estaban habilitados para abrir los que eran considerados esenciales.

Entre los planteos a las autoridades solicitaron como prioridad la posibilidad de funcionar, pero también requirieron que intercedan ante las empresas de servicios para que adecuen planes de pago; la flexibilización de impuestos y tasas; y la elaboración de un plan de reactivación económica. Sin embargo, sólo consiguieron el primer punto.

Tras recibir el permiso para atender, sintieron una caída en la actividad debido a las restricciones por terminación de DNI. Autoconvocados y la Cámara de Comercio pidieron en varias ocasiones al Comité de Crisis eliminar este punto, pero aún no recibieron respuesta favorable.

A ello se sumó el incremento de casos en la provincia y que producto de eso, Villa Mercedes, Justo Daract, Lavaisse y Naschel regresaron a la fase 1 desde la semana pasada.

A nivel local únicamente hubo una compensación el 20% de la boleta de la luz a pequeños comercios

La preocupación del sector, que también incluye a gastronómicos, salones de eventos, gimnasios, canchas de fútbol, se vive en todo el país. La diferencia en San Luis es la falta de asistencia de parte del Gobierno, algo que sí se produjo en provincias vecinas.

Las medidas de auxilio estuvieron presentes en San Juan, Mendoza, La Pampa, La Rioja y Córdoba. La necesidad de reactivar la economía fue una prioridad en los mandatarios de esos distritos y en algunos casos se implementaron las acciones apenas comenzó la cuarentena por el Covid-19.

En San Luis, los únicos alivios que recibieron los trabajadores independientes y privados fueron provistos por la presidencia de Alberto Fernández, entre ellos, los ATP, créditos a tasa cero y el Ingreso Federal de Emergencia (IFE).

San Juan 

La provincia que gobierna Sergio Uñac es una de las que menos contagios registró desde marzo (hasta el sábado eran 1291). En junio pasado, el mandatario presentó programas con el fin de propiciar créditos y oportunidades para el sector comercial a través de préstamos.

Ofreció créditos para pequeños negocios con un periodo de devolución de 12 meses que incluye tres de gracia. Los que no tengan empleados pueden acceder a $100 mil y aquellos que tengan hasta seis trabajadores hasta $400 mil. El dinero puede utilizarse para pagos de remuneraciones, insumos y costos fijos.

En el caso de los que tienen mayor personal pueden solicitar $400 mil y $2 millones. En este caso la garantía es hipotecaria, prendaria o por sociedad de garantía recíproca.

Al mismo tiempo, dispuso un programa de “Monitoreo Permanente” para relevar y consolidar información actualizada sobre el estado de situación del sector. Fue considerado un sistema de información estratégico para facilitar la toma de decisiones y el diseño de políticas de Gobierno destinadas a apoyar y promover el desarrollo del comercio.

Asimismo, Uñac elaboró el plan “Elegí Bien, Comprá Mejor” para brindarle acciones concretas que colaboren con la reactivación. Incluyó campañas de promoción para incentivar el consumo, acuerdos con locales minoristas para que ofrezcan descuentos y beneficios, capacitaciones a fin de incrementar la competitividad y actividades de networking con el objetivo de incentivar las relaciones comerciales en la provincia.

Mendoza

En abril, el gobernador Rodolfo Suárez anunció una ayuda a trabajadores independientes. Estuvo conformada por créditos del Fondo de la Transformación empresas que posean menos de cinco empleados y monotributistas de las categorías C, D y E.

Para las Pymes el préstamo fue de hasta $100 mil, con tres meses de gracia y 12 de plazo para su devolución. En cuanto a los monotributistas, fue acorde a lo que estaban facturando.

Además el Gobierno subsidió las líneas de crédito del Banco Nación y la banca privada para las Pymes con más de cinco empleados.

En julio, el Ejecutivo presentó en la Legislatura un proyecto denominado “Mendoza Activa” que establece un eje en empleabilidad, créditos para pequeñas y medianas empresas  y un incentivo por el cual el Estado reintegrará hasta el 40% de la inversión de empresas (así como gastos de familias en construcción). Esta devolución se activará mediante efectivo, créditos fiscales y un sistema de billetera virtual para compras futuras.

La Rioja 

Allí algunas de las medidas empleadas por el Estado en marzo fueron prorrogar el pago de la boleta de la luz, agua, e internet, y postergar el vencimiento de los impuestos provinciales para los sectores afectados en su actividad económica por la pandemia.

A eso se sumaron líneas de créditos subsidiados por el Gobierno para las empresas, comercios y monotributistas afectados por la crisis sanitaria para que puedan pagar el sueldo a sus empleados y empleadas, por intermedio del Banco Rioja con tasas de interés al 0% y plazos de gracia.

La gestión de Ricardo Quintala también brindó un subsidio de $5 mil por trabajador a todos los empleadores para asistir en el pago del salario mensual y creó el “Fondo de Asistencia Solidaria”, destinado a informales y cuentapropistas.

Para esto y las medidas destinadas a otros sectores de la población, el gobernador destinó todo su sueldo, los ministros el 50%, los secretarios el 25% y los directores generales el 10%.

En julio Quintela otorgó un subsidio a la Energía Eléctrica para aquellos sectores comerciales de la capital afectados por la crisis sanitaria durante junio, julio y agosto. A su vez aplicó una moratoria para los meses anteriores.

Por otro lado, implementó el plan “Te super banco Bares & Restaurantes”, que a fin de incentivar el consumo y propiciar el ahorro de las familias riojanas dispuso hasta el 30% de devolución en compras bajo la modalidad delivery y comida para llevar.

Córdoba

En el distrito, uno de los más afectados por la pandemia y donde ya cerraron 3.500 comercios, el gobernador Juan Schiaretti implementó una línea de créditos destinada a atender almacenes, comercios de barrios y emprendimientos que dan sustento al hogar y que no fueron alcanzados por otros programas.

La acción, empleada en junio, tenía como propósito llegar a más de 1.700 cordobeses. Consistió en préstamos a través de la Fundación Banco de Córdoba con cuatro meses de gracia.

La Pampa 

Cinco meses atrás, el Gobierno lanzó una línea de créditos a tasa cero por medio del Banco de La Pampa. El gobernador Sergio Ziliotto hizo énfasis en ese momento en garantizar la sustentabilidad de las empresas y de los comercios, además de los sueldos de los empleados.

A eso añadió en junio la creación de una cartera, dentro de la misma entidad bancaria, destinada a otorgar préstamos a las pequeñas y medianas empresas, monotributistas y emprendedores.

Se trata de una línea de créditos a tasa cero, con un plazo de 12 meses para devolver y tres de gracia, destinado a capital de trabajo o al pago del medio aguinaldo a los empleados.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR