X

Trump puede perder por el virus los estados del cordón industrial que conquistó en 2016

Tanya Wojciak, una republicana de toda la vida y madre de familia de los suburbios del noreste de Ohio, es el tipo de votante que el presidente Donald Trump no puede permitirse perder, pero ya es tarde.

Foto Reuters - Carlos Barria
El presidente Donald Trump hablando con periodistas tras llegar al Phoenix Sky Harbor International Airport en Phoenix, Arizona.
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 20/10/2020 09:43
PUBLICIDAD 2020
PUBLICIDAD

Por Ernest Scheyder, Nick Brown y Jason Lange (*)

Tanya Wojciak, una republicana de toda la vida y madre de familia de los suburbios del noreste de Ohio, es el tipo de votante que el presidente Donald Trump no puede permitirse perder, pero ya es tarde.

Está enojada por el manejo de Trump de la crisis del coronavirus que ha matado a más de 219.000 estadounidenses, el mayor número de muertes en cualquier país. Perdió a un amigo por COVID-19 en abril.

Wojciak, de 39 años, dijo que el uso irregular de mascarillas por parte de Trump y sus repetidos intentos de restarle importancia a la gravedad del coronavirus, incluso tras haber sido hospitalizado, “no es nada presidencial”. Lamenta haber votado por él hace cuatro años, añadió. Un cartel de Biden pintado a mano adorna ahora su jardín delantero en Cortland.

A unos 547 kilómetros al este, en Bangor, Pensilvania, Leo Bongiorno dice que él también votará por Biden después de no participar en la elección de 2016.

Los clientes de la cervecería y restaurante Bongiorno Bangor Trust Brewing siguen siendo escasos, aun después de que Pensilvania comenzó a reducir sus restricciones en los bares y restaurantes en junio. Las infecciones diarias de COVID-19 en el estado alcanzaron sus totales más altos desde mediados de abril de este mes, y Bongiorno dice que muchos de sus clientes habituales están demasiado nerviosos para ir a bares.

El préstamo federal de ayuda que recibió fue menos de lo que hubiera ganado cobrando los cheques de desempleo, y las facturas mensuales de la cervecería eclipsan las ventas. Bongiorno dijo que el país necesita un presidente que entienda lo que las pequeñas empresas necesitan para sobrevivir a una pandemia, y ese no es Trump.

“En este momento estamos sentados aquí esperando que los acreedores vengan a cobrar”, añadió.

Los estados del cordón industrial o “rust belt”, incluyendo Ohio y Pensilvania, le entregaron a Trump la Casa Blanca en 2016, y nuevamente ayudarán a decidir la elección del 3 de noviembre. Hace cuatro años, el mensaje de revitalización económica del republicano ganó muchos votantes blancos de clase trabajadora que habían elegido al demócrata Barack Obama en 2012.

Muchos de esos votantes siguen siendo leales al presidente. Aún así, el apoyo a Trump está decayendo en estos estados este año, y la pandemia es una razón importante. Los datos de las encuestas muestran que la carrera de 2020 se está convirtiendo cada vez más en un referéndum sobre el manejo del presidente del COVID-19.

Las encuestas de Reuters/Ipsos realizadas entre el 9 y el 13 de octubre mostraron que el 50% de los probables votantes de todo el país sienten que Biden manejaría mejor la respuesta a la pandemia, en comparación con el 37% de Trump.

Las encuestas de opinión en Pensilvania, Ohio, Michigan y Wisconsin muestran que los votantes allí también piensan que Biden es el mejor candidato para liderar la respuesta al coronavirus.

Encuestas recientes de Reuters/Ipsos y otros muestran que Biden empata con Trump en Ohio y le gana en Pensilvania, Michigan y Wisconsin, aunque por márgenes más estrechos que la ventaja de dos dígitos del candidato demócrata en todo el país.

La portavoz del Comité Nacional Republicano, Mandi Merritt, dijo que Trump ha tomado “medidas rápidas y decididas contra el coronavirus en cada momento”.

“Mientras los demócratas siguen jugando a la política con el coronavirus y la vacuna, el presidente Trump sigue liderando al país en el camino de la recuperación”, dijo Merritt en una declaración a Reuters.

TIRA Y AFLOJA Wojciak vive en el condado de Trumbull, en Ohio; el propietario de la cervecería Bongiorno reside en el condado de Northampton, en Pensilvania. Durante décadas, ningún candidato presidencial republicano había ganado ninguno de los dos condados hasta que Trump se impuso en 2016.

A muchos residentes les gustaba la filosofía comercial proteccionista de Trump, la fuerte defensa del derecho a portar armas y la postura de línea dura sobre la inmigración. Asuntos que ayudaron a Trump a ganar Trumbull por unos 6 puntos porcentuales y Northampton por unos 4 puntos porcentuales.

Ahora algunos ya han tenido suficiente. En septiembre, los probables votantes del séptimo distrito del Congreso de Pensilvania, que incluye el condado de Northampton, dijeron que votarían por Biden en un 51% y por Trump en un 44%, según una encuesta de Muhlenberg College/Morning Call.

Un sondeo de New York Times/Siena College realizada entre el 2 y el 6 de octubre mostró que los probables votantes favorecen a Biden en un 49% y a Trump en un 43% en el norte industrial de Ohio, una región que incluye el condado de Trumbull.

El COVID-19 parece ser un factor. Las entrevistas de Reuters con más de 50 votantes en los condados de Trumbull y Northampton revelaron una profunda frustración con Trump por haber minimizado la enfermedad y por no haber usado mascarilla de manera consistente y haber alentado a todos los estadounidenses a hacer lo mismo.

El condado de Northampton ha visto más de 300 muertes por COVID-19, es decir, unas 100 por cada 100.000 residentes, muy por encima de la media nacional de unas 66 muertes por COVID-19 por cada 100.000 personas. Al menos 76 de las muertes del condado ocurrieron en un solo hogar de ancianos en el municipio de Upper Nazareth, una comunidad de alrededor de 7.000 habitantes.

La vida en Northampton parece casi normal a primera vista, con restaurantes que ofrecen comidas al aire libre y patios de escuelas donde suenan los golpes de los bates de béisbol. Pero los trabajadores todavía sienten el peso de los despidos y los cheques perdidos; la tasa de desempleo del condado en agosto era del 10,2%, frente al 4,9% del año anterior.

Localizado en el este de Pensilvania, en la frontera de Nueva Jersey, el condado ha desafiado la típica narrativa del cordón industrial. Las últimas décadas han traído pérdidas de fábricas, incluyendo la disolución en 2003 de Bethlehem Steel, que alguna vez fue la mayor siderúrgica del mundo.

Aún así, Northampton ha logrado atraer a otras industrias, incluyendo plantas de fabricación de dispositivos médicos. La afluencia de almacenes trajo consigo nuevos puestos de trabajo, y el condado es también sede de la Universidad de Lehigh en Belén y del Lafayette College en Easton.

Hoy en día, el condado es un tira y afloja entre bases políticas rivales. Los centros urbanos de Easton y Belén se inclinan hacia la izquierda.

El llamado Cinturón del Esquisto al norte -una mezcla de granjas y fábricas que rodean los pintorescos centros urbanos- es el país de Trump. Conduciendo por sus serpenteantes carreteras a principios de este mes, un reportero de Reuters contó 77 carteles de la campaña de Trump y sólo 24 de Biden.

El condado de Trumbull en Ohio es otro centro de manufactura otrora poderoso que ha visto huir los trabajos de fábrica en los últimos 30 años. Es un área que Trump ganó en 2016 con promesas de reactivación económica.

El empleo en el condado, parte del llamado “Valle del Acero”, en la frontera entre Ohio y Pensilvania, sufrió con los cierres de fábricas de General Electric Co, General Motors Co y otros.

A lo largo de las tranquilas calles de las comunidades de todo el condado, algunas casas unifamiliares que una vez fueron el orgullo de la clase media obrera, están ahora en mal estado.

Hoy en día, la economía local está en el limbo, sufriendo las fuerzas de la globalización, la epidemia de opiáceos y ahora el coronavirus. Más de 130 personas en el condado de Trumbull han muerto por COVID-19, o alrededor de 68 por cada 100.000 residentes.

La tasa de desempleo de agosto fue del 11,4%, frente al 6,3% del mismo mes del año pasado. Las estrictas pautas de distanciamiento social del gobernador republicano Mike DeWine han limitado el número de clientes en las tiendas, restaurantes y hoteles del condado.

Una antigua planta de bombillas en las afueras de Warren, la sede del condado de Trumbull, está vacía y abandonada, sus cientos de ventanas rectangulares de vidrio están rotas por las piedras que los transeúntes lanzan al edificio.

Los habitantes de estas comunidades debaten quién es responsable de la pandemia. Pocos exculpan a Trump, pero sus fracasos no son tan condenatorios para unos como para otros.

En el bar Iron House de Cortland, un abarrotado lugar lleno de partidarios de Trump y Biden por igual -pocos de ellos con mascarillas- el vendedor de muebles Bill Bevec dijo que el presidente perdió su voto cuando subestimó la naturaleza mortal del virus el invierno pasado.

En conversaciones grabadas con el periodista Bob Woodward publicadas el mes pasado, Trump reconoció que había minimizado el peligro a pesar de tener pruebas de lo contrario para no asustar al público estadounidense.

“¿Acaso no teníamos derecho a saber lo grave que era la enfermedad?” dijo Bevec, de 66 años, que votó por el presidente en 2016. “Hace cuatro años, yo era el mayor entusiasta de Trump. Pero creo que fracasó por completo con el coronavirus”.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR