X

Femicidio en Tucumán: hizo 13 denuncias, nadie la escuchó y su acosador la asesinó

Paola Estefanía Tacacho, la profesora de inglés masacrada a puñaladas por un ex alumno en pleno centro de la capital provincial, venía denunciando al joven desde el 2015, y apenas obtuvo una restricción perimetral que el sujeto jamás respetó.

Paola Estefania Tacharo tenía 32 años, era salteña y trabajaba como profesora de ingles.
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 02/11/2020 13:03
PUBLICIDAD 2020
PUBLICIDAD

La familia de Paola Tacacho (32), la profesora de inglés asesinada a puñaladas en pleno centro de la capital tucumana por un ex alumno que luego se suicidó, aseguró este domingo que el agresor “se obsesionó con ella” y que la Justicia local “nunca hizo nada” para proteger a la víctima, ya que ésta había realizado una serie de denuncias por el acoso que sufría.

Desde noviembre de 2015 hasta mayo de 2020, la salteña que residía en Tucumán elevó trece denuncias por acoso y violencia de género; desobediencia judicial y amenazas. Dos de ellas, según la periodista Mariana Romero que está siguiendo el caso, fueron archivadas por “no contar con el espacio físico suficiente” ni para el personal ni para la cantidad de expedientes que había en esa oficina.

En una entrevista , dos amigos de la víctima recordaron ella “vivía con miedo”. “En 2015 este chico (Mauricio Parada Parejas) era alumno de ella en el terciario, cursó durante muy poco tiempo la carrera de traductorado con ella y a partir de ese momento, comenzó la persecución”, aseguró Agustina, una allegada de Tacacho.

La mujer aseguró que en un comienzo el hombre se contactaba a través de redes sociales por perfiles “truchos”. Y agregó: “Ella cerró sus redes sociales. Luego empezó a acosarnos a nosotros. Eran mensajes con fotos de ella y amenazas que decían ‘ya te va a llegar la hora’ e insultos”.

Por su parte, un amigo de la profesora asesinada expresó que el agresor “se obsesionó con ella” y aclaró que “sólo era un alumno de los casi 200 que tenía”. “Decía que tenía miedo. Él siempre se acercaba a ella, lo único que quería era estar cerca. Nunca le hablaba pero durante cinco años se le paraba cerca y nunca le decía nada”, indicó.

Y señaló: “Era un problema para nosotros. Ella no vivía en paz, cuando nos íbamos de vacaciones estaba tranquila porque no estaba en Tucumán”.

Así solia acosarla Mauricio Paradas Parejas. La foto fue viralizada por un amigo de Paola.

Con respecto a las denuncias previas que Paola había realizado, el amigo expresó que el agresor no cumplía con las órdenes de restricción que la Justicia le había impuesto para que no se acercara a la víctima.

Los amigos de la víctima responsabilizaron a la familia de Parada Parejas diciendo que “no aceptaron nunca el problema que tenía” y expresaron que uno de los hermanos les había dicho que “no sabían si era él (el agresor) quien le mandaba mensajes”.

“Para la Justicia, lamentablemente, somos una foja más en un expediente. Anteayer fue Paola, mañana capaz que soy yo y es muy triste que naturalicemos el acoso”, concluyó Agustina.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR