X

Rosendo denunció que el juez Estrada lo extorsionó por 30 mil dólares

Dijo que también le exigió dinero para su ex pareja, Ivana Massimino y la abogada de ella.

Ariel Rosendo.
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 02/11/2020 18:07
PUBLICIDAD 2020
PUBLICIDAD

El senador Ariel Rosendo redactó una carta desde el Servicio Penitenciario y realizó graves acusaciones contra el juez Penal de Villa Mercedes, Leandro Estrada.

“Quiero llegar a ustedes, amigos y ciudadanos de Villa Mercedes, a través de esta sentida carta que les escribo en uno de los momentos más difíciles de mi vida. Sin embargo, entero y en la fortaleza que me da nuestro Señor Dios, mi pequeña hija, mi familia, mis amigos más próximos y mis defensores, es mi intensión transparentar la verdadera razón por la que hoy me encuentro preso y privado de mi libertad”, comienza diciendo el texto que tiene fecha del 29 de octubre.

Aseguró que permanece detenido por “no haber cedido a las presiones indebidas” del juez que estaba a cargo de la causa y que ordenó su desafuero en el Senado, posterior procesamiento y detención. Finalmente, fue apartado de la investigación por pedido de la defensa de Rosendo.

El legislador explicó que el miércoles 30 de septiembre a las 21:30 recibió una llamada del magistrado y mantuvo una conversación de aproximadamente 20 minutos. “Como si fuera un juez de menores había determinado antes quitarme la tenencia de mi hija para, con el pretexto de detenerme, dársela a mi expareja y denunciante en la causa por robo. En esa comunicación (hecha de su propio teléfono) me pidió 30 mil dólares para recuperar mi vida normal”, relató.

“Ante mi resistencia trató por todos los medios de convencerme de que era lo que más me convenía, de que dejara todo en sus manos para que todo se solucionara. Ahondó también en que la fiscal de la causa, Daniela Torres (de quien se refirió en despectivos términos por su apariencia física) no pondría reparo a lo que él resolviera por cuanto la manejaba”, manifestó.

También indicó que el juez le pidió entregarle $8 millones a su ex pareja, Ivana Massimino y “tendría que tirarle unos mangos a su abogada, Leticia Latini que había trabajado mucho en las causas de familia”.

El pasado 13 de octubre, se concretó la detención del senador y su traslado a la Penitenciaría. Está procesado por “robo doblemente calificado por efracción o fractura y por ser en poblado y en banda”, “desobediencia a una orden judicial” y “violación de las medidas antiepidémicas en concurso real”.

“Grande fue mi desconcierto cuando me dijo sin que se lo preguntara en ningún momento que mantenía con la doctora Latini ‘relaciones húmedas’ en lo que interpreté como un significativo esfuerzo por convencerme de que mi vida por efecto de la causa judicial que manejaba estaba realmente en sus manos”, sostuvo.

En ese sentido señaló: “Mi vida está en manos del Poder Judicial y en Dios fundamentalmente. Que nadie se confunda de lo contrario. Con su ayuda podré demostrar mi inocencia y que no soy un ‘bandolero’ ni un ladrón. Por el contrario si en este caso ha habido una banda, está conformada por Estrada, la fiscal Torres, Latini y la conducción del gremio Smata”.

Además ratificó que su detención obedece al hecho de no haber cedido a las presiones del magistrado y “no a otra cuestión”.

“Pese a que hoy sufro por estar lejos de mi hija y mis afectos no me arrepiento de haberme negado a tan espuria e indecente propuesta de su parte”, manifestó.

“Ruego a Dios la fortaleza necesaria para demostrar en la Justicia mi inocencia”, dijo al final.

A continuación la carta:

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR