X

Rodríguez Larreta se rodeó de dirigentes opositores y avanza en su armado “anti grieta”

En ocasión del “Día del Amigo Desarrollista” organizado por el ex ministro de Interior Rogelio Frigerio dio un mensaje de apertura política.

Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 05/11/2020 10:53
PUBLICIDAD 2020
PUBLICIDAD

En ocasión del “Día del Amigo Desarrollista” organizado por el ex ministro de Interior Rogelio Frigerio, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta se rodeó hoy de dirigentes opositores de distinta extracción política y dio un mensaje de apertura política en su búsqueda por ampliar un armado político “anti grieta” a nivel nacional.

En conmemoración del natalicio de su abuelo Rogelio Julio Frigerio, a quien se reconoce como principal exponente histórico de la corriente de pensamiento desarrollista, el ex ministro de Cambiemos juntó en un mismo lugar a Rodríguez Larreta con dirigentes opositores que están fuera de Juntos por el Cambio, como Ricardo López Murphy y Margarita Stolbizer.

A su lado también estaban Facundo Manes y el senador Martín Lousteau, en tanto que se sumó al acto, aunque por videoconferencia, la ex gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, su principal aliada en la construcción del polo “dialoguista” de Juntos por el Cambio.

El alcalde porteño insistió en que “hay que terminar con la grieta”, y si bien reconoció que “puede alcanzar para ganar una elección”, consideró que “de ninguna manera alcanza” para sostener “una visión de largo plazo” y un “consenso” que permitan generar la “confianza y previsibilidad” que necesitan las inversiones.

“Hay que buscar un consenso mucho más amplio, que no necesariamente tiene que ser electoral. Uno puede ganar una elección con el 51% de los votos. Lo importante es que para llegar a eso no se hayan roto los puentes con el resto”, sostuvo.

“No es unanimidad, eso es imposible, pero sí más amplio de lo necesario para ganar una elección. Es la única manera de generar esa credibilidad de mediano plazo para superar estas décadas de dificultades en la Argentina”, continuó.

Para Rodríguez Larreta, “terminar con la grieta es la única manera de que se pueda generar ese sendero de crecimiento y desarrollo para la Argentina”.

“Hoy para poder tener un plan de desarrollo a largo plazo para dar previsibilidad a las inversiones se requiere un consenso mucho más amplio”, consideró.

En este orden de ideas, remarcó que “los presidentes de las ultimas décadas han sido más fundadores que presidentes porque queremos empezar desde cero”, y lamentó la falta de acuerdos básicos de largo plazo.

“Tenemos que poner un ladrillo arriba del otro y eso requiere un acuerdo a mucho más largo plazo, mucho más allá de un mandato presidencial. Esa es la única garantía para generar esa confianza que la inversión necesita”, insistió.

En su exposición, destacó que “Argentina tiene que generar un sendero de crecimiento del 3% por año durante 30 años”.

El funcionario porteño recordó que en las últimas elecciones el espacio liderado por él logró incluir en la misma plataforma electoral desde el espacio de José Luis Espert hasta el socialismo de Roy Cortina, sumado al espacio Evolución de Lousteau que había sido competidor de Cambiemos cuatro años atrás.

“Tenemos que tener claro que para poder gobernar sin grieta tenemos que construir un camino par apodar llegar sin grieta. No es realista pensar que uno puede ganar desde la grieta y al día siguiente decir que todos los agravios personales prescribieron y ahora juntémonos. Hay que tener la convicción desde hoy”, enfatizó.

En este sentido, defendió su decisión “desde el primer día” de coordinar políticas y estrategias con el Gobierno nacional y el bonaerense para afrontar colectivamente la pandemia de coronavirus que azota al país.

Por su parte, Frigerio cuestionó la “construcción política en base a confrontar con el otro” y llamó a armar un proyecto político amplio a partir del consenso y los puntos en común.

“Está bueno que en un momento de tanto enfrentamiento y de tanta construcción política en base a confrontar con el otro podamos reunirnos personas de distinta extracción política con historias y orígenes partidarios diferentes”.

“Construir política en base a ponerse en la vereda de enfrente del otro es más fácil. Ver en qué estamos de acuerdo y no en qué nos diferenciamos es más difícil”, argumentó.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR