X

La pelea por un millón de votos: Biden avanza y Trump pide que “paren de contar”

El conteo provisorio ubica a Biden pocos puntos de alcanzar la victoria y lucha por que “cada voto se cuente”. El presidente se queda atrás y denuncia fraude en diferentes estados.

Candidato demócrata, Joe Biden.
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 06/11/2020 00:28
PUBLICIDAD 2020
PUBLICIDAD

Con cada vez menos votos por contabilizar, Estados Unidos ya cumplió las 48 horas de la apertura de los centros de votación y todavía no puede adjudicarle una victoria ni al candidato demócrata Joe Biden ni al actual presidente Donald Trump.

La situación, que podría resolverse tarde, empieza a despertar preocupación: mientras el opositor espera ganar uno de los cuatro estados grandes en pugna, el mandatario trata de deslegitimar la votación con impugnaciones judiciales.

“Paren de contar”, tuiteó el mandatario este jueves.

“¡Cada voto que llegue después del día de las elecciones no será contado!”, escribió en un segundo mensaje que fue calificado de “engañoso” por Twitter ya que en varios estados se contarán los votos enviados por correo hasta días después, mientras el matasellos pruebe que fueron emitidos antes de las elecciones.

Los que manejan las elecciones son los gobiernos estatales y municipales. Las declaraciones públicas de Trump no afectan el recuento de votos en ningún lugar del país.

En la noche del miércoles, Biden se impuso en Michigan, un estado clave en su camino a la Casa Blanca y quedó a un puñado de votos electorales de arrebatarle la presidencia al actual mandatario.

Biden, que sale favorecido por el voto por correo, sostuvo en cambio que “hay que contar a todos los votos”.

Los estadounidenses esperan ansiosos el avance del conteo en cinco estados: Alaska (3 votos electorales), Georgia (16), Carolina del Norte (15), Nevada (6) y Pensilvania (20).

Los demócratas tienen la vista en Nevada, que podría darle a Biden el empujón final para consolidar el triunfo.

Durante la madrugada del jueves, Biden lanzó un “Fondo de Lucha” para garantizar que “cada voto se cuente”, una consigna que se trasladó a las calles de numerosas ciudades a lo largo de Estados Unidos con vigilias y movilizaciones en pos de la transparencia institucional. Mientras tanto, el Presidente estadounidense denunció fraude electoral en varios estados y pidió que se realice un recuento de los sobres.

De acuerdo con los principales medios de EEUU, Biden alcanzó los 264 votos electorales y amplió la brecha con respecto a su rival, que logra 214 adhesiones. No obstante, el mandatario republicano descree de los resultados difundidos hasta el momento y acusa al candidato opositor de cometer fraude.

“Hubo informes de irregularidades en varios condados de Wisconsin que plantean serias dudas sobre la validez de los resultados. El Presidente está dentro del umbral para solicitar un recuento y lo haremos de inmediato”, dijo en un comunicado el jefe de campaña de Trump, Bill Stepien.

En últimas horas de la tarde del miércoles, la campaña del mandatario también presentó demandas en los estados de Michigan, Pensilvania y Georgia. En todos los casos, pidió la suspensión temporal de los conteos hasta que sus observadores reciban “acceso significativo” a la revisión de boletas que ya fueron abiertas y procesadas en numerosas localidades.

“Nuestros abogados han pedido un ‘acceso significativo’, pero ¿de qué sirve eso? El daño ya se ha hecho a la integridad de nuestro sistema y a la propia elección presidencial. ¡Esto es lo que debería discutirse!”, se quejó Trump en Twitter.

Sin embargo, la agencia de noticias The Associated Press constató la presencia de observadores electorales de ambos partidos en una de las localidades cuestionadas en Michigan. Además, el fiscal general de Pensilvania, Josh Shapiro, refutó las acusaciones de fraude en declaraciones a la CNN. Hay transparencia en este proceso y hay observadores en el conteo. El escrutinio continuará”, aseguró.

Según el conteo provisorio, Biden ganó en Michigan con un 49,8% de los votos frente a un 48,6 % de Trump, lo que implica una diferencia cercana a las 67.000 adhesiones. En tanto, el Presidente aún conserva una ligera ventaja en Pensilvania, pero su margen se está reduciendo a medida que se cuentan más votos por correo.

El conteo de votos también continúa en Georgia, donde la definición entre los candidatos es muy ajustada -aunque con una inclinación leve hacia el lado de Trump. La misma situación se da en Carolina del Norte y en Alaska.

Por otra parte, el estado de Nevada anunció la suspensión del escrutinio. Se trata de una jurisdicción clave en la definición de la elección, ya que otorga los seis votos electorales que Biden necesita para ganar. Allí, las proyecciones juegan a favor del opositor.

En medio de las acusaciones de Trump y de la tensa definición, el candidato demócrata hizo una breve publicación en Twitter en la que expresó: “Tengan fe en el proceso y en cada uno de ustedes. Juntos ganaremos esto”.

El discurso de Biden

Más temprano, el exvicepresidente dio un discurso desde su centro de campaña, en donde se negó a declarar una victoria frente a Trump antes de que termine el conteo oficial. No obstante, consideró que su partido se encuentra en condiciones de alcanzar las 270 voluntades que le permitirán quedarse con la elección. “Es claro que seremos los ganadores”, manifestó.

Al comienzo de su alocución en Wilmington, Delaware, el opositor expresó: “La jornada de ayer demostró una vez más que la democracia es el corazón de esta nación. Incluso frente a una pandemia, más americanos votaron en esta elección que en ninguna otra en la historia de este país. Lo hicieron más de 150 millones de personas”.

Y siguió: “Ahora, tras una larga noche de conteo, es claro que estamos ganando en los estados suficientes como para alcanzar los 270 votos electorales necesarios para ganar la presidencia. Creemos que, cuando el conteo termine, seremos los ganadores”.

Después, se refirió a los resultados en Wisconsin, uno de los varios estados en los que Trump pedirá un recuento de los votos -en este caso, por presuntas “irregularidades”.

“En el estado de Wisconsin ganamos por 20.000 voluntades: casi el mismo margen por el que el Presidente ganó allí hace cuatro años”, sostuvo el exvicepresidente de Barack Obama, y agregó: “También estamos primeros en Michigan, y tengo buenas vibraciones sobre Pensilvania”.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR