X

Valentina, la puntana elegida para ilustrar el nuevo libro de J.K Rowling

Con 13 años, estampó uno de los dibujos en “El Ickabog”, el último manuscrito de la autora inglesa. Fue seleccionada de un concurso en el que participaron más de 2 mil jóvenes dibujantes de Hispanoamérica.

Foto: la nación - Gentileza de la familia
Un dibujo de Valentina fue seleccionado para un libro de J.K Rowling.
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 06/11/2020 21:58
PUBLICIDAD 2020
PUBLICIDAD

Valentina Valenzuela cumplió 13 años el 14 de agosto, es de la ciudad de San Luis y a su corta edad cumplió un sueño: ilustrar uno de los dibujos que aparecen en el nuevo libro de J.K. Rowling.

Desde que era muy chica le encanta dibujar; en especial, retratos, animales y paisajes realistas, tal como lo refleja en los posteos en su cuenta de Instagram.

En junio, decidió sumarse a la propuesta de la creadora de Harry Potter dirigida a chicos y chicas de todo el mundo para diseñar escenas de su nuevo escrito de fantasía, “El Ickabog”, que la editorial Salamandra lanzará el martes 10 en el mercado hispano.

Valentina dibujó al monstruo verde que protagoniza la historia y a Daisy, una nena de pelo largo y ojos azules. “Daisy y el Ickabog hablando” es el título de la obra que fue seleccionada entre 2 mil concursantes de entre 7 y 12 años.

Justamente, fue elegida para la edición en español y catalán, junto con otras enviadas desde Uruguay, Chile, Panamá, Perú, Venezuela, Colombia, México y España. La de niña es la única argentina.

Los ganadores recibirán un diploma, un póster y una colección de libros de la autora, que Salamandra donará a las instituciones indicadas por los seleccionados.

“Daisy y el Ickabog hablando”: así se llama el dibujo de Valentina. (Imagen: La Nación – Gentileza PRH).

Valentina eligió la biblioteca de su escuela, la Nº 38 “Marie Curie” ubicada en el barrio “Lucas Rodríguez”. “Están todos recontentos”, dijo desde su hogar en la capital puntana al diario La Nación.

La elección de Valentina siempre fue clara. Luego de leer las 300 páginas del libro se decidió por el Ickabog. “Otras opciones estaban relacionadas con algún objeto y yo no quería dibujar objetos. Quería dibujar personajes y paisajes”, contó.

“Primero hice los bocetos y me quedé con el que más me gustó. Le apliqué dos técnicas: dibujé el paisaje con acuarelas y los personajes con lápiz. El cuento describe los personajes y yo los dibujé cómo me los imaginé: a Ickabog lo describe como un monstruo verde gigante que está embarazado. Me salió parecido al Grinch”, agregó.

Valentina explicó que solo leyó un libro de Rowling, “Animales fantásticos y dónde encontrarlos” y en cuanto a la icónica saga del joven mago dijo que pudo ver todas las películas.

Por otra parte, señaló que el principal motor que la movilizó a presentarse fue su gusto a “los desafíos”, aunque reconoció que, al ser un concurso a nivel mundial, no se tenía mucha fe.

Un dibujo de Valentina fue seleccionado para un libro de J.K Rowling. (Imagen: La Nación – Gentileza de la familia).

“Se presentaron miles de obras y ganó la mía. Cuando llegó el mail con la noticia, no lo podía creer. No lloré, pero mi mamá dice que me emocioné. Yo creo que ella se emocionó más y también mi abuela. Pero como era confidencial no se lo dije a toda la familia”, recordó.

El jurado estuvo integrado por directores de arte y editores del grupo Penguin Random House. Ellos destacaron la calidad y la variedad de las ilustraciones.

“Nos ha sorprendido muy gratamente el nivel y el talento de los niños participantes. Es reconfortante comprobar cómo la magia de un cuento apasionante puede contagiar y estimular la creatividad”, manifestaron.

Los dibujos preseleccionados como finalistas fueron más de 250, de los que finalmente quedaron 34. La edición en inglés tiene sus propios ganadores.

En medio de la pandemia, el aislamiento y las clases virtuales, la joven artista siguió con un profesorado de Arte que había empezado el año pasado y aprendió técnicas de dibujo con tutoriales de Youtube.

“El Ickabog”, el nuevo libro de la autora inglesa.

Esta no es la primera vez que logra ser seleccionada en un concurso. En 2019 se coronó en un certamen de programación que tuvo como premio un viaje a Disney para ella y su madre, Eugenia.

También espera el resultado del “Toyota Dream Car”, que invita a chicos de todo el planeta a imaginar el auto de sus sueños y dibujarlo. La obra de Valentina, que está entre los diez finalistas y se llama “Los autitos de San Antonio: tres autos rojos con lunares negros y alas, como vaquitas de San Antonio, rodeados de flores coloridas. El premio es un viaje a Japón.

Participó de un concurso organizado por la Comisión Nacional de Energía Atómica para dibujar el satélite Saocom, que lanzaron desde Córdoba.

Cuando termine la pandemia, uno de sus deseos es viajar a Buenos Aires para conocer los museos: “Estaría genial. En San Luis hubo una exposición sobre el circo y me gustaron mucho los cuadros. Cuando empezó la cuarentena vi la casa de Frida Kahlo por Internet”.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR