X

Justo Daract sin agua: el intendente repartió críticas por la protesta de vecinos que llevan tres semanas sin el servicio

Varios barrios son asistidos por bomberos voluntarios para paliar la crisis hídrica por la que está atravesando la localidad. Alfredo Domínguez prometió hace un año la obra.

Foto Facebook Municipalidad
Intendente Alfredo Domínguez.
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 09/11/2020 17:29
PUBLICIDAD 2020
PUBLICIDAD

Por estos días cientos de vecinos de Justo Daract siguen afectados por la falta de agua potable. El problema está a punto de cumplir tres semanas y de momento, no hay respuestas.

Según pudo confirmar este medio, los hogares con mayores problemas con el servicio son aquellos ubicados en la zona alta, como el barrio Las Flores, 80 Viviendas, La Colonia y Centro.

En el sector este las limitaciones giran en torno a la falta de presión.

Desde un primer momento hubo un operativo de los bomberos voluntarios. En promedio, realizan más de 15 viajes para llenar los tanques.

“Lo cierto es que nos llaman de casi todos lados del pueblo. Se van a cumplir 20 días y seguimos asistiendo a la gente”, manifestaron.

Bomberos llevan agua a los domicilios. (Foto redes sociales)

Pusieron a disposición los dos camiones y le sumaron dos del municipio. Los propios vecinos deben anotarse en una planilla para poder acceder.

El intendente Alfredo Domínguez dijo que una bomba ubicada en el acueducto de Lavaisse está averiada y que la compra de una nueva ya se concretó, pero la pandemia hizo que se demore la llegada.

“Hay muchas conexiones clandestinas, de campo, en el acueducto de Lavaisse, es ahí donde está el problema. El agua está siendo administrada por mí”, señaló en declaraciones al programa La Mañana Perfecta de radio LV 15 y aseguró que “hay poquitas excepciones” donde el servicio no está llegando.

El jueves pasado decenas de vecinos salieron a las calles para protestar por la crisis del servicio y el aumento de partidas en el presupuesto 2021 destinadas a sueldos de funcionarios y concejales.

Los manifestantes se llegaron hasta la casa del jefe comunal para manifestar su descontento.

Domínguez apuntó a dirigentes de la oposición y medios de comunicación. Dijo además que “la UNViMe (Universidad Nacional de Villa Mercedes) estuvo metida en el movimiento destitución de la otra noche que movilizó junto a directores de escuelas, que creo están sumariados porque se negaron a los protocolos de Covid en su momento”.

“Este sector violento vino a los 20 días a querer frenar las medidas que venían para el saneamiento de Justo Daract. Fue el primer conflicto, los patoteros del campo vinieron a violentar la paz”, afirmó.

La semana pasada, desde el bloque de concejales de la UCR, le enviaron una nota al gobernador Alberto Rodríguez Saá para que se lleve adelante la construcción de un acueducto.

Sobre este punto, Domínguez sostuvo que, en noviembre del año pasado, tuvo una charla con Rodríguez Saá: “Me comprometí hacer la obra porque lo hablamos con el gobernador. Fue antes de asumir y la acordamos. Fue antes de la pandemia”.

El intendente responsabilizó a gestiones anteriores de la crisis y se despegó del problema señalando que al finalizar su último mandato en 2011 “el agua estaba en la canilla, sobraba agua”. También desmintió que esté proyectado un incremento de los sueldos políticos para el próximo año.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR