X

Incidentes en Perú tras la asunción del presidente interino Manuel Merino

Luego de la destitución de Martín Vizcarra, asumió el titular del Congreso. Militantes que apoyan al, ahora, ex Jefe de Estado, se enfrentan con la Policía en el centro de Lima.

FOTO AP /Rodrigo Abd
Los manifestantes querían llegar hasta el Congreso.
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 10/11/2020 16:53
PUBLICIDAD 2020
PUBLICIDAD

Un grupo de manifestantes que apoyan al expresidente, recientemente destituido, Martín Vizcarra se enfrentó este martes a la Policía en las afueras del Congreso, en Lima, Perú. Mientras tanto, adentro del edificio parlamentario, asumía su cargo el mandatario interino Manuel Merino.

Decenas de personas indignadas con la realidad política, arrojaron piedras y cascotes a la Policía que custodiaba el Congreso, y el personal de Seguridad respondió con balazos de goma, gases lacrimógenos y chorros de agua lanzados con camiones hidrantes. Hubo detenidos por resistencia a la autoridad.

Luego de que los legisladores decidieran este lunes, por mayoría, sacar de su cargo al ex Jefe de Estado, acusado de corrupción, a solo ocho meses de terminar su gestión, cientos de personas comenzaron a copar las calles limeñas para intentar evitar la asunción del titular del Parlamento.

La convocatoria fue realizada a través de las redes sociales, acompañada por hashtags como #MerinoUsurpador y #MerinoJamasSeraMiPresidente. Según advierten, las movilizaciones van a seguir en el transcurso del día. También hubo marchas en ciudades como Arequipa y Trujillo, según informaron medios locales.

Los actos de repudio contra la decisión del Congreso comenzaron en la noche del lunes, tras conocerse la noticia de la destitución de Vizcarra, con marchas y cacerolazos.

En los exteriores del Parlamento, una persona le dio una piña en el rostro al congresista Ricardo Burga, del partido Acción Popular, mientras el legislador daba una entrevista a la prensa. El agresor, de 26 años, identificado como Carlos Ezeta Gómez, fue detenido y podría recibir una pena de hasta seis años de prisión. Además de por lesiones, se le abrió otra causa por resistencia y desobediencia a la autoridad, informó La República.

El Congreso destituyó a Vizcarra por “incapacidad moral”, al cierre del segundo juicio político contra Vizcarra en menos de dos meses, tras denuncias de que había recibido sobornos en 2014 cuando era Gobernador de Moquegua, una región sureña del país. El ex Jefe de Estado negó públicamente haber cometido algún acto de corrupción durante su gestión. El caso está siendo investigado por la fiscalía.

El exmandatario habló este martes con la prensa, en la puerta de su vivienda en el barrio San Isidro, señaló que el Tribunal Constitucional aún no se pronuncia sobre la vacancia presidencial y resaltó que la población rechaza la situación actual.

“Tengo la preocupación como la tiene muchos peruanos, porque una autoridad para poder ejercer su autoridades necesita dos principios y condiciones básicas: legalidad y legitimidad. La legalidad está en tela de juicio porque todavía el Tribunal Constitucional no se manifestó y la legitimidad la da el pueblo. Entonces una autoridad que no tenga legalidad definida y legitimidad de respaldo, genera preocupación”, reclamó Vizcarra en alusión a la asunción de Merino.

El exmandatario aseguró que quiere “lo mejor” para su país. Y dijo sobre los peruanos que salieron a apoyarlo: “Son manifestaciones espontáneas que respetamos como un país que tiene libertad de expresión, libertad de manifestar sus sentimientos. Soy un peruano más y manifiesto mi preocupación por la situación que se está viviendo”. Vizcarra informó también que salió de su casa para reunirse con su abogado.

La moción de destitución del mandatario peruano fue aprobada por 105 votos a favor, 19 en contra y cuatro abstenciones. Lo que superó los 87 votos requeridos para la aprobación, luego de una sesión plenaria de casi ocho horas.

El extutilar del Congreso de Perú Manuel Merino asumió este martes como el nuevo jefe de Estado y comenzó su mandato con la promesa de un Gobierno de “unidad nacional” que garantice la estabilidad del país hasta las elecciones de abril. En tanto, el legislador Luis Valdez, de Alianza para el Progreso (APP), será el nuevo presidente del Parlamento.

“Yo Manuel Merino de Lama juro por Dios, por la patria y por todos los peruanos que ejerceré fielmente el cargo de presidente para completar el periodo 2016 y 2021, defenderé la soberanía nacional, cumpliré y haré cumplir la Constitución y reconoceré, respetando la libertad de culto, la importancia de la Iglesia Católica”, enunció el recién asumido mandatario peruano en el juramento frente al Parlamento.

Y resaltó que “es un momento muy difícil para el país”, donde asumió que “la crisis es innegable”. Tras ser aplaudido por los presentes, afirmó que “no hay nada que celebrar” y repitió que “es un momento muy difícil”. “Expreso mi respeto a las fuerzas armadas, a las elecciones generales y a la transición democrática”, continuó.

De esta manera, dejó en claro su primer compromiso como presidente que será “respetar el proceso electoral en marcha”, y advirtió que nadie puede cambiar las fechas de las elecciones convocadas para el 11 de abril de 2021.

Merino es miembro del partido Acción Popular, de centroderecha, y se convirtió este martes en el tercer presidente en el quinquenio 2016-2021. Ya que Vizcarra había asumido en marzo de 2018 en reemplazo de Pedro Pablo Kuczynski, que renunció para evitar ser destituido en el segundo juicio político que le inició el Congreso en menos de tres meses.

En los últimos cuatro años, el Congreso unicameral llevó adelante cuatro juicios políticos a primeros mandatarios: dos contra Kuczynski y dos contra Vizcarra, ambos integrantes de la misma fórmula presidencial que los llevó al poder.

En medio de la incertidumbre de los peruanos por lo sucedido, el Parlamento informó, a través de un comunicado, que se constituirá un nuevo gabinete de base amplia con “las personas más calificadas, con las fuerzas democráticas del país, para dar solución a los problemas que en estos momentos agobian a los peruanos”.

Desde que fue admitido en la Constitución en la reforma de 1993, es la quinta vez que se pone en marcha un proceso de vacancia (juicio político) contra un presidente, pero el único que se realizó fuera del actual período de gobierno fue el que determinó la destitución de Alberto Fujimori, en 2010.

A la crisis política, se le sumó la económica, que se intensificó con la pandemia de coronavirus. Según proyecciones, la economía podría contraerse un 12,7% este año, según proyecciones del Banco Mundial.

 

 

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR