X

Disconformidad y desilusión en padres y chicos frente a la decisión de suspender las fiestas de egresados

“Era la único que íbamos a tener este año”, plantearon los estudiantes con una sensación de que no los tienen en cuenta. Algunos ya habían comprado hasta vestidos y trajes. Los padres sostuvieron que para el Gobierno es “más fácil prohibir que ponerse a trabajar en la búsqueda de alternativas” y cuestionaron que sólo hayan dialogado con directivos de los establecimientos.

Foto bukfotografia
Promoción de la escuela Mixta, Calicios.
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 11/11/2020 02:06
PUBLICIDAD 2020
PUBLICIDAD

“Decepción” es la palabra que más se repite en los alumnos que están cursando el último año de la secundaria en la provincia. A última hora de este domingo se enteraron que la única ilusión que les quedaba para este 2020 se desvaneció: el Gobierno determinó que no habrá fiestas de egresados.

A través de los medios oficiales, el Gobierno informó la imposibilidad de realizar los eventos, que miles de chicos esperaban con ansias, atento al cumplimiento de los protocolos vigentes.

“Teníamos cierta esperanza de encontrar una forma de hacerlo. Como por ejemplo, una fiesta entre nosotros o pasarla para otro momento. Pero no, la suspensión”, transmitió con tristeza Rocío Medina, estudiante de la Escuela Normal Juan Pascual Pringles (Mixta).

Señaló que los 150 integrantes de la promoción Calicios tenían planificado el egreso para el 10 de diciembre en el hotel Dos Venados.

Puntualizó que tras el anuncio oficial mantendrán una reunión con la empresa contratada para determinar cómo será la devolución del dinero que pagaron por las tarjetas. Sin embargo, subrayó que seguirán atentos a “todas las posibilidades” para poder concretarla con las medidas que dispongan las autoridades

“Muchos tampoco quieren pasarla para el año que viene porque la mayoría se va a estudiar a otra provincia”, contó en diálogo con El Chorrillero.

Rocío también mencionó que muchas de sus compañeras han comprado los vestidos o se los hicieron hacer, mientras aguardaban la confirmación para vivir una noche tan esperada. “Han gastado mucho dinero en eso. Están enojadas”, afirmó.

De manera similar lo tomaron los alumnos de la Escuela Técnica “Martín Miguel de Güemes”.

“Todas las promociones estamos así. Están pensando en quejarse, pero viendo cómo hacerlo. Estamos desilusionados”, contó Luca D’Amario de Alonnisios.

Explicó que hasta hace unos días habían recibido la comunicación de la organización del evento que se realizaría el festejo cumplimento con protocolos y hasta las 24, es decir, solo permitirían la cena.

“Ahora directamente la prohibieron este año. Era la único que íbamos a tener. A todos nos molestó y dolió”, continuó.

El joven precisó que ante la cancelación sólo accederán a la posibilidad de recibir la devolución de “una parte” del dinero pagado.

“Queremos quejarnos porque este año no se intentó nada por la promo. Fue muy difícil estudiar por internet”, insistió.

Ante la situación, Lica fue ayer hasta Terrazas del Portezuelo para intentar hablar con algún funcionario de Educación, pero solo le pidieron su número y se comprometieron a contactarlo.

“Nos enteramos ayer de la suspensión. Nadie estuvo de acuerdo, nos cayó bastante mal. Venimos de perdernos clases, presentaciones de la promoción y ahora la fiesta”, añadió Natalia Abrego de Ceuvinno’s. A la promoción la integran alrededor de 50 alumnos de las escuelas “Faustino Segundo Mendoza” y “Doctor René Favaloro”.

Señaló que no han recibido respuestas concretas del salón donde la llevarían adelante, pero que anteriormente mencionaron la posibilidad de trasladarla al 2021.

A raíz de la noticia, dijo que están analizando las posibilidades de hacer una protesta o presentar una carta dirigida al gobernador Alberto Rodríguez Saá para que revea la determinación.

La decisión del Gobierno y la preocupación de los padres

Andrés Vallone es uno de los padres que expresó preocupación por la realidad que afecta a los estudiantes del último año. Tiene dos hijos que están finalizando el secundario en los colegios Don Bosco y Santo Tomás de Aquino.

“De golpe nos enteramos del anuncio que hizo Defensa del Consumidor sobre la suspensión de las fiestas. En realidad, era la última opción o expectativa de los chicos de poder mirarse, hablar, estar y cerrar un ciclo”, sostuvo.

Vallone integra un grupo de padres autoconvocados que han buscado alternativas para el regreso a la presencialidad. “Nunca hubo una respuesta concreta, siempre fue que se estaba estudiando”, indicó.

Mencionó que han hablado con empresas y hoteles contratados para las fiestas y “todos están dispuestos a llevar adelante protocolos y buscar opciones” porque “la mayoría tienen salones muy amplios, parques”.

Por otro lado tuvo en cuenta que no hayan dialogado con los tutores: “Los directivos de las escuelas no tienen ningún tipo de relación con la fiesta de las promociones. Es un acuerdo entre los padres y las empresas que brindan el servicio. Creemos que somos los representantes y una parte fundamental”.

Un grupo de padres está pensando en hacer uuna carta abierta dirigida al Gobierno para que “revea esta medida y se busquen entre todos los actores una solución para que los chicos puedan cerrar el ciclo”.

“Tomamos mal la noticia. Hemos pedido urgente reunión con eventos del Dos Venados. Son 60 chicos que tenían programada para el 5 de diciembre”, planteó por su lado una mamá del Don Bosco y periodista, Ayelén Britos.

También consideró que los directivos “no definen nada de la fiesta de egresado, no tienen nada que ver”.

“Deberían haber hablado con nosotros. Eso es lo más raro”, aseveró.

Por otro lado, subrayó que fue inoportuno el término que empleó el Gobierno para comunicar la disposición: “Hablar de ‘imposibilidad’ cuando en el reporte pasado hablaron del asesoramiento del Colegio de Psicólogos, en cuanto a los términos que causan shock en la pandemia”.

“Cierra todas las puertas y no está bueno en este momento que queremos que terminen el secundario y piensen en la universidad”, fundamentó.

Al mismo tiempo, opinó que se “deberían haber buscado las alternativas, un festejo al aire libre”.

“Mi hijo no quiere hacer nada. Está desilusionadísimo, es como que ahora no le importa nada”, finalizó.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR