X

Asfixiados por la crisis y la presión de la Ediro, comerciantes buscan auxilio

Un grupo de locatarios pidieron la intervención de la Cámara de Comercio para encontrar una salida. El Gobierno aumentó las expensas y les cobra intereses diarios por el retraso en el pago del canon. También se quejan de la Municipalidad.

Comerciantes de la Terminal de Ómnibus de San Luis apelaron a la Cámara de Comercio en búsqueda de “auxilio y apoyo en esta situación límite",
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 12/11/2020 13:18
PUBLICIDAD 2020
PUBLICIDAD

Comerciantes de la Terminal de Ómnibus de San Luis apelaron a la Cámara de Comercio en búsqueda de “auxilio y apoyo en esta situación límite, desesperante y angustiante que estamos viviendo en nuestro entorno laboral”.

En la presentación describieron la realidad en la que están inmersos desde el inicio de la pandemia: “Desde marzo sin viajes de larga distancia, con interurbanos intermitentes cuyos viajes son suspendidos continuamente por la Fase 1 y los urbanos que no ingresan hace más de dos años. Estamos haciendo un esfuerzo enorme por sostener los negocios y las fuentes de trabajo, no tenemos ayuda alguna de ningún organismo más que el ATP de AFIP si es que se cumplen las tantas condiciones que exige el Estado, la cual se suspendió desde octubre en la mayoría de las actividades sin tener en cuenta el lugar de ubicación. Los alquileres que EDIRO continúa cobrando como si estuviéramos en una situación normal sin ver que es todo lo contrario. Además de las expensas exorbitantes, donde se atrevieron a cambiar el cálculo a mitad de año para aumentar su valor. Solo trabajamos con la poca gente que entra para ir a un banco, ya ni siquiera las encomiendas de vía cargo y autotransportes san juan nos acompañan porque decidieron irse de la terminal por problemas con la administración. Estamos en un escenario desolador donde solo alcanzamos a cobrar el sueldo y a veces ni eso”.

“La administración no nos apoya. Al contrario cobra intereses diarios del canon y de las expensas, aún de los meses que los locales permanecieron cerrados. No podemos pagar ni siquiera el 50% de los sueldos porque se trabaja un 10% de lo normal.  No hay predisposición de la secretaría de Transporte por ayudar a buscar una salida para mantener los negocios”, manifestó una comerciante que pidió reserva de su nombre en declaraciones a El Chorrillero.

En el pedido a la Cámara de Comercio expresaron “la desesperación de los locatarios”.  Puntualizaron: “Todo es exigencia por parte de AFIP, los impuestos que suben continuamente, la Municipalidad que nos acecha obligándonos a cerrar a una hora determinada y cumplir tantas exigencias, y la Ediro que siendo un órgano del Estado es el que menos colabora. Sabiendo que hay gente particular que ha cedido los alquileres de los locales del centro o han cobrado menos de lo estipulado para colaborar con la situación, los shoppings de Bs As que abrieron hace poco no cobraron alquiler directamente y hasta el shopping de San Luis que es privado prescindió de un gran porcentaje de alquiler y expensas”.

“No entendemos porque todas las acciones de la EDIRO terminan perjudicando los locales, cuando el gobernador anunció el comienzo paulatino de los viajes al interior, nos dio una esperanza y luego advertimos que la gente al bajar del colectivo va a  pasar por un túnel creado cuyo fin es evitar estar en la terminal porque a la salida se tomaran un taxi, colectivo o los buscara un familiar. Cuál es el sentido de esta decisión? No piensan que los negocios están esperando este momento para mejorar? Nos dijeron que podemos ir con una canasta o hacer panfletos con un numero de WhatsApp para vender dentro del lugar donde los aíslan, como si fuéramos ambulantes, imagínese cada negocio con un canasto no es descabellado?; pudiendo hacerlos entrar con los cuidados y medidas correspondientes. Si el Gobierno ya no exige hacer la cuarentena al entrar cual es el fin de estas medidas?” plantearon en el texto firmado por 20 comerciantes.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR