X

Martín Guzmán se sacó una foto con Miguel Pesce en medio de rumores de tensión con el Banco Central

El ministro de Economía se reunió con el presidente del BCRA, luego de que trascendieran versiones que indicaban que la relación entre ambos estaba quebrada.

Foto NA
Guzmán aseguró que se reunió con Pesce para coordinar las líneas de trabajo antes de la reunión que mantendrán con la misión del FMI que visita el país.
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 13/11/2020 20:07
PUBLICIDAD 2020
PUBLICIDAD

El ministro de Economía, Martín Guzmán, se reunió este viernes con el presidente del Banco Central, Miguel Pesce, con el objetivo de alejar las versiones sobre un cortocircuito entre ambos que circulan desde hace algunas semanas.

“Hoy nos reunimos con el presidente del Banco Central, Miguel Pesce, para coordinar las líneas de trabajo, previo a la reunión con el FMI”, reveló Guzmán en su perfil de Twitter. Y agregó que “el equipo económico trabaja unido bajo la conducción del presidente @alferdez con un objetivo común: que la Argentina crezca y se estabilice”.

Más temprano había trascendido un supuesto malestar de Guzmán con Pesce por la estrategia de la política monetaria del Banco Central.

De acuerdo con ese trascendido, Guzmán habría realizado gestiones ante el presidente Alberto Fernández para desplazar al jefe del Central, tras mostrar su discrepancia con la política monetaria y cambiaria.

Las versiones también indicaban que, por su parte, Pesce habría cuestionado la estrategia de licitaciones y emisión de bonos llevada adelante por Economía.

Según esos rumores, Guzmán pedía unificar la conducción económica para “poner en caja” al dólar, que luego de haber tenido una brusco descenso en el mercado paralelo durante esta semana volvió a subir con fuerza para cerrar este viernes a un valor de 172 pesos.

El trascendido publicado este viernes por un matutino señalaba que el jefe de Estado habría pedido esperar a un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para mover el tablero del Central.

Por eso Guzmán salió a desmentir esa posibilidad e incluso mencionó que, junto a Pesce, estuvieron trabajando juntos para reunirse con la misión del organismo en la Argentina.

El dólar blue cerró la semana en alza y eso genera más ruido en la política económica. Mientras que la inflación en octubre alcanzó el 3,8%, lo que llevó al Banco Central a subir la tasa de los plazos fijos al 37% anual.

Un alivio para el ministro
Sin embargo, el alivio para Guzmán llegó por el lado del Congreso. El Ministro tiene casi aprobado el Presupuesto 2021, que por problemas técnicos volvió a Diputados. Esa es una de las herramientas clave que el encargado de Economía tiene para sentarse a encarar el tramo final de la negociación con el FMI para aplazar los pagos por el préstamo de US$ 44.000 millones más intereses que le hizo el organismo multilateral de crédito a la administración de Mauricio Macri.

Además de proyectar un crecimiento del 5,5%, un déficit fiscal de 4,5%, una inflación de 32% y un dólar a $102 para fin de año, el Presupuesto para el próximo año suma una serie de modificaciones impositivas, que suman unos $13.200 millones extra para el total de los recursos nacionales.

El monto equivale a apenas 0,04% del PBI proyectado para el año próximo, según estimaciones de la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC), pero generó polémica por el tratamiento diferencial para algunas empresas del Estado y sobre todo porque suman más impuestos a una Argentina “asfixiada” de tributos y necesitada de una reforma en favor de la inversión y el empleo, remarcan expertos tributaristas.

En su paso por el Congreso hasta llegar a la Cámara alta, el proyecto original tuvo una serie de modificaciones, entre las que figuran la suba de alícuotas de gravámenes que no estaban incluidos en el texto enviado por el ministro de Economía, el 15 de septiembre pasado.

Los cambios introducidos adicionan ingresos para 2021 por $3566,9 millones en concepto de no recursos tributarios, es decir que no contarán como ingreso al fisco o para el reparto por coparticipación federal de impuestos.

El resto, $9722,7 millones estimados por la OPC, son lo que se estima generará el incremento de los impuestos internos sobre los productores electrónicos, que implica un alza del 5,5% al 17% para aquellos de origen importado y una tasa de 0,5% para los nacionales, que en la actualidad pagan cero.

 

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR