X

San Luis: motochorros asaltaron y golpearon a un joven en el Barrio Gastronómico

Ocurrió cuando el joven volvía a su casa caminando. Los delincuentes lo interceptaron, le arrebataron la mochila y lo hirieron en la cabeza con la culata de un arma de fuego.

Fotos: Nicolás Quevedo.
Asaltado y golpeado cuando volvía del trabajo.
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 17/11/2020 02:18
PUBLICIDAD 2020
PUBLICIDAD

El delito tuvo otra víctima en San Luis. Fue este domingo en el Barrio Gastronómico cuando Nicolás Ezequiel Quevedo fue atacado por motochorros. Se le había roto su automóvil por eso se fue caminando hasta su casa.

Eran cerca de las seis de la mañana y transitaba por la calle Los Tilos, en cercanía de la escuela Santo Ortiz N° 98. Justo ahí se le acercaron los ladrones que se conducían en una Motomel 150 azul.

Quevedo pudo observar una actitud sospechosa, pero siguió su camino hasta que los tomaron por la espalda y los apuntaron con un arma de fuego. Tuvo que entregarles lo único que llevaba consigo: la mochila.

“Adentro tenía la ropa de trabajo y la documentación. Por mí parte me salió advertirles que no tenía nada de valor y aún así se la llevaron”, relató Quevedo en diálogo con El Chorrillero.

Sin embargo, todo eso no fue suficiente para los malvivientes que antes de irse le pegaron con el arma en la cabeza y lo hirieron. Recorrió varias cuadras ensangrentado hasta que una vecina del barrio Raúl B. Díaz lo ayudó.

La mujer llamó a la Policía que llegó casi de inmediato; pero la ambulancia, que también había sido solicitada, nunca llegó.

Luego de que pasara más de una hora y de notar que la sangre no se detenía, le pidió a los policías que lo llevaran hasta una salita. “No les correspondía la zona”, fue la respuesta que le dieron, y después “se retiraron”.

El joven manifestó su enojo con el sistema de salud público: “Me fuí al centro médico en el Barrio Amep, después al Hospital del Norte, luego a una salita en el barrio José Hernández, y en ninguno de ellos me pudieron brindar asistencia porque estaban cerrados. Hasta que en el Barrio CGT me pudieron atender. El corte no fue profundo”.

La denuncia la radicó en la Comisaría N°2, según contó.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR