X

La mujer que estuvo varada 8 meses en Comodoro Rivadavia esperará en la ULP los resultados del PCR

En las residencias permanecerá por lo menos durante 72 horas. Esta mañana llegó a la provincia pero los estudios que se hizo en Chubut no le sirvieron.

Foto: Gentileza.
María Isabel Vera (a la izquierda) fue trasladada hasta La Punta donde esperará el resultado del PCR.
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 17/11/2020 17:41
PUBLICIDAD 2020
PUBLICIDAD

María Isabel Vera (73 años) estuvo viajando un día entero. Esperó 18 horas en Buenos Aires para tomar el avión que la traiga de nuevo en su tierra puntana, y esta mañana la emoción se volvió tristeza. En los dos aeropuertos anteriores por los que pasó, nadie advirtió problemas con los papeles. Pero en San Luis, sí, los PCR que traía no le servían.

El reencuentro con su familia se extendió un poco más de lo que ella esperaba, y la retuvieron en una sala. Después de estar 8 meses fuera de casa porque la pandemia la encontró de visita en Comodoro Rivadavia (donde vive su hijo) lo único que quería era llegar a su casa, en el Barrio Las Américas donde la espera su esposo.

Recién pasadas las 14, el Comité de Crisis dio directivas. Los hijos de Vera pasaron horas de incertidumbre porque no sabían qué pasaría con su madre, encerrada en una habitación del Aeropuerto.

Analía Rudoy contó a El Chorrillero que a su mamá la llevaron hasta las residencias de la Universidad de La Punta. “Ahí hará una cuarentena de 72 horas, le realizarán el estudios de PCR y luego del resultado se podrá ir a hacer la cuarentena junto a mi papá”, explicó.

“Hoy pudo volar y ahora está retenida en su provincia porque los PCR no sirven allá. Ella tiene dos hechos con dos días de diferencia. Mi mamá no tuvo Covid-19, no estuvo en contacto con nadie que haya contraído el virus, estuvo encerrada conmigo en el departamento, salíamos al supermercado y lo básico”, contó su hijo, Diego Rudoy pasado el mediodía cuando desde Chubut intentaba que las autoridades provinciales le explicaran qué había pasado.

“La pudimos ver 5 minutos, pero pasamos momentos horribles, ella llamándome llorando porque la habían detenido y no la dejaban salir. Yo con el miedo de que se le subiera la presión. Pobre mi mamá, estuvo como tres horas sola encerrada, ahora estamos más tranquilos”, explicó la hija.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR