X

Messi, en llamas al llegar a Barcelona: “Estoy cansado de ser siempre el problema de todo en el club”

La Pulga fue consultado sobre los dichos del representante de Griezmann, quien lo acusó de dejar de lado al francés, y se mostró enojado. Además, tuvo que pagar un impuesto en la aduana.

Messi no hablaba con los medios desde aquel 4 de septiembre.
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 18/11/2020 17:41
PUBLICIDAD 2020
PUBLICIDAD

Después de jugar con la Selección, Lionel Messi regresó a Barcelona y se mostró muy molesto en su arribo al aeropuerto de El Prat. Los periodistas le consultaron sobre las críticas que recibió de parte del exagente de Antoine Griezmann, quien lo acusó de conspirar contra el francés, y estalló en su respuesta. Tampoco le gustó el trato en Aduana.

Messi no hablaba con los medios desde aquel 4 de septiembre, cuando anunció que finalmente seguiría en Barcelona, y la expectativa por su llegada era inmensa. Un periodista le consultó sobre los dichos de Éric Olhats, que había afirmado que la Pulga era “emperador y monarca de Barcelona” y que “no vio con buenos ojos la llegada de Antoine”.

La pregunta hizo estallar a Messi: “La verdad ya estoy un poco cansado de ser siempre el problema de todo en el club”.

Acto seguido aprovechó para descargar su bronca con las autoridades de El Prat. “Encima recién llegó después de 15 horas (de vuelo) y me encuentro a uno de Hacienda haciendome una inspección. Es una locura”, disparó, visiblemente contrariado.

¿Un nuevo capitulo del conflicto con Barcelona?

A fines de agosto explotó la bomba. En medio de una profunda crisis deportiva e institucional después de una temporada llena de penurias, tras reunirse con el entrenador Ronald Koeman, Messi resolvió que se iría del Blaugrana. Un motivo muy claro era las insalvables diferencias de criterio con la dirigencia encabezada por Josep Maria Bartomeu.

Las negociaciones por Neymar generaron tirantez entre Messi y Bartomeu a tal punto que el argentino, que en más de una oportunidad pidió al brasileño públicamente, tuvo que aclarar que no se metía en las negociaciones y que lo suyo era un deseo deportivo. Con Abidal, que insinuó una “cama” a Ernesto Valverde, fue mucho más duro: “Habría que dar nombres porque si no, se nos está ensuciando a todos y alimentando cosas que se dicen y no son ciertas”.

Finalmente, Abidal dejó su cargo de secretario técnico y Bartomeu (junto con los dirigentes que lo acompañaron) presentó su renuncia tras verse acorralado. Pero por sus dichos de hoy se infiere que Messi sigue muy enojado y siente que utilizan su figura para canalizar situaciones ajenas a él.

Después de jugar con la Selección, Lionel Messi regresó a Barcelona y se mostró muy molesto en su arribo al aeropuerto de El Prat. Los periodistas le consultaron sobre las críticas que recibió de parte del exagente de Antoine Griezmann, quien lo acusó de conspirar contra el francés, y estalló en su respuesta. Tampoco le gustó el trato en Aduana.

La selección, un alivio

En las Eliminatorias, Argentina viene en crecimiento y Messi mostró una muy buena versión. La Pulga jugó para el equipo: corrió, raspó, mordió y estuvo cerca del gol. Se lo notó contento, con una sonrisa en la cara. No parecía el mejor jugador del mundo, sino un mortal más.

Ayer, frente a Perú, presionó en la salida contraria y corrió de atrás a varios rivales para hacerse de la posesión. Robó como nunca antes lo había hecho. Algo llamativo para alguien que hace dos semanas fue defenestrado por la prensa española al no ir a cruzar a un jugador de Betis que pasó cerca de su sector.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:

Más sobre: ,

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR