X

Denunciaron un caso de abuso policial contra un joven en Villa de Merlo

Expusieron que un adolescente de 19 años fue golpeado por efectivos del COAR porque se había olvidado los papeles de la moto en que circulaba.

Ocurrió el miércoles por la noche.
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 21/11/2020 00:36
PUBLICIDAD 2020
PUBLICIDAD

Aldana Farías acudió a las redes sociales para visibilizar la agresión que sufrió su hijo en la noche del miércoles de parte de la Policía en la Villa de Merlo, justo cuando se realizaban operativos en toda la provincia.

Explicó que todo ocurrió alrededor de las 22:15 cuando Ignacio Corbalán salió para llevar en su moto a un amigo hasta la casa. Luego de eso, ella lo esperaba para cenar, pero las horas transcurrían y él no regresaba.

Decidió contactarse con la novia y tampoco tenía novedades de él. Fue hasta que una amiga del joven le contó que habían detenido a una persona en inmediaciones al Barrio 207 Viviendas. Al llamar a la Comisaría 26° se enteró que estaba demorado.

Alrededor de la 1:30 de la madrugada el padre del chico fue a buscarlo a la seccional y tomó conocimiento de la violencia que recibió de parte de cinco efectivos del COAR.

“Lo detuvieron porque querían los papeles de la moto. Él había dejado todo en casa porque iba y volvía”, contó Farías en declaraciones a El Chorrillero.

La mujer dijo que los oficiales lo persiguieron y el joven no se detuvo porque “se asustó”.

Tras eso, le habrían cruzado la camioneta y comenzó la agresión: “Se bajaron, lo agarraron de los pelos, lo tiraron al suelo, pegaron patadas, mientras él se tapaba con los brazos. Volvieron a levantarlo, lo pusieron contra la camioneta y le dieron un golpe de puño en la costilla”

Ayer, Corbalán realizó la denuncia en la oficina del Juzgado Multifuero. Detalló que después de eso arribó al lugar un móvil de la Comisaría 26° y recién en ese momento le preguntaron sus datos y pidieron documentación.

“Me subieron a la camioneta del COAR y la moto a la de la comisaría. Solicité llamar a mi madre y me expresaron que después que me tomaran la declaración me iban a dejar”, relató.

El joven dijo que más tarde lo trasladaron al hospital para someterlo a un examen médico. “Únicamente dejaron constancias de la revisación en las piernas donde no tenía marcas”, manifestó.

Al mismo tiempo, aseguró que los policías no le permitieron exponer su versión y luego tuvo que “firmar la declaración sin poder leerla”.

Corbalán advirtió que al salir de la seccional y contarle al papá, éste regresó y pidió los nombres de los efectivos del COAR, pero se los negaron.

También mencionó los daños que provocaron en la moto: “Rompieron la óptica delantera, la rueda quedó decantada, el freno se dobló y quedó al lado del pedal donde se apoya el pie, el asiento está rajado de un costado y el acelerador quedó corrido de su lugar original”.

“Es un adolescente aún, no es un ladrón, no tiene causas de nada. ¿Por qué tratarlo así? ¿Por qué no ver que estaba asustado pidiendo por su mamá?”, cuestionó Farías.

Por otro lado, transmitió que el joven hoy se encuentra “asustado todavía”. “Tiene mucho dolor en el pómulo, ni siquiera el barbijo puede usar bien. Los brazos no los puede levantar hasta los hombros. Está con medicamentos”, añadió.

“Esto es un abuso a todos los derechos, hoy le tocó a mi hijo lamentablemente. Sólo esperamos que se haga Justicia”, reclamó la mujer.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR