X

Historias de San Luis: ¿Y los cíber dónde están?

Por Nino Romero

Foto: gentileza de Mario Garincía Fredes
Una típica imagen de un cíber en San Luis.
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 22/11/2020 00:00
PUBLICIDAD 2020
PUBLICIDAD

Seguramente para entender la nota debemos definir para muchos que eran o son los cíber o cyber. (Dicen los diccionarios que se puede escribir de las dos formas).

Eran y son locales dónde se ofrecen los servicios de internet. O sea, una computadora con una buena y rápida conexión, y la comodidad de un escritorio, silla o sillón y privacidad.

Por lo menos eran los atributos de estos mágicos lugares, que competían por cuál local tenía la mejor tecnología.

En un principio eran únicamente los servicios de internet básicos como tener correo electrónico, o sea un e mail (o varios), chatear por Messenger, ver páginas (alguna non sancta, que estaban prohibidas), películas, Skype y algunos pocos servicios más.

Luego irrumpieron los videosjuegos que fueron furor.

Se formaban largas filas en los locales, y a rogar que alguien se levantara y se fuera, o pedir turno y reservar las horas dejándolas pagas previamente en algunos casos.

Una típica imagen de un cíber en San Luis.

También fueron escuelas tecnológicas para algunos, ya que el o los dueños y los empleados se encargaban de enseñarles pacientemente a sus clientes los rudimentarios pasos de este nuevo mundo.

Todo esto en la década del 2000.

A medida que llegaban los avances tecnológicos, la posibilidad de tener conexiones domiciliarias con el servicio de internet, los cyber o cíber fueron perdiendo algunos clientes.

Luego esa tendencia siguió con los anuncios del wi fi gratuito ofrecido por el gobierno, los nuevos aparatos de televisión y las consolas de video juegos que se compraban para los hogares.

Pero en realidad el golpe letal lo dieron los celulares y sus prestaciones.

Un celular es una computadora tamaño bolsillo.

Por eso ya casi no hay cyber o cíber en San Luis.

El casi es porque tuvieron que cerrar o reconvertirse en otro tipo de negocios, aunque la mayoría mantuvo alguna máquina para seguir prestando el servicio, o ahora llenar formularios para muchos trámites que están digitalizados.

La reconversión fue transformarse por ejemplo en servicios de impresión, también fotocopias, artículos de librería, kioscos, venta de apuntes, aunque en este duro año haya disminuido considerablemente el trabajo en este sentido.

Pero la magia de sentarse frente a la computadora que se conecta más rápido que ninguna casi ha desaparecido.

Una típica imagen de un cíber en San Luis.

Y también la angustia de tener que esperar hasta el otro día para ir de nuevo al cyber, y poder ver si nos contestaron ese e mail pidiendo trabajo, o declarando nuestro amor, u organizando un encuentro o el viaje.

Mucho más no se podía hacer en esos inicios de los servicios de internet.

Te invito a que hagas un ejercicio de memoria.

¿Te acordás de tu cyber? Sí, ese el preferido. ¿Está, no está, cerró? ¿Quedó con una sola máquina y ahora es otro tipo de negocio?

Y seguramente algunas historias hermosas, y otras no tanto, que se generaron a través de algún e mail o correo electrónico.

Si te acordás de alguno, recordalo ahora. Y si querés escribir su nombre en los comentarios, adelante. Existían estos locales en toda la provincia y el país.

Fue un gran negocio. Con los avances tecnológicos dejó de serlo. Desconozco si existirá alguno que siga funcionando como cyber únicamente. Si es así contame por favor.

En mi recuerdo dos lugares: Enter Net, habilitado en febrero del año 2002 en la calle Ayacucho antes de San Martín con Mario García Fredes y Sergio Capiello. También estaban Rita y Eliana. Luego los hermanos Mario y Guillermo García Fredes con su cyber Nano, en Ayacucho entre Chacabuco y Mitre.

Por supuesto que funcionaban muchísimos más. Pero estos dos eran los de mi barrio.

Y esperaba poder aportar cuál fue el primero inaugurado en San Luis, pero mis fuentes no se han puesto de acuerdo, y para no quedar mal, este homenaje va para todos, sin distinciones.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR