X

Por las fiestas clandestinas, propietarios de boliches piden abrir con eventos al aire libre

Sostienen que hay una escalada de encuentros sin habilitación y por las celebraciones de fin de año podría ser “caótico”. También tuvieron en cuenta la proximidad de la temporada.

Boliche Sky.
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 25/11/2020 09:13
PUBLICIDAD 2020
PUBLICIDAD

Debido a que el pasado fin de semana se registraron al menos tres fiestas clandestinas en distintos puntos de la provincia, desde la Cámara de Bares y Boliches plantearon la necesidad de contrarrestar estos eventos con la habilitación de sus locales respaldados por los protocolos.

El presidente de la entidad, Diego Astudillo transmitió preocupación por la realización de eventos sin autorización en un momento que actualmente están prohibidos en toda la provincia. “Es algo que se ha vuelto cotidiano y va en aumento. Creemos que, si no colaboramos y encauzamos esto, se va a potenciar”, afirmó.

En declaraciones a El Chorrillero, explicó que han trabajado con la mayoría de las cámaras en el país para elaborar un protocolo que permita retomar las actividades del rubro. Esta semana será presentado ante el Comité de Crisis local.

La principal propuesta tiene que ver con la concreción de eventos a cielo abierto y con “un sistema de livings de hasta 10 personas”. Buscan que la venta de bebidas se realice de forma virtual y se implementen controles de la Policía y los municipios antes de llegar a los lugares.

Asimismo, se prevé que cada grupo se mantenga en un lugar determinado y sólo tengan contacto entre los integrantes. Cada sector contará con un baño químico para su uso exclusivo y se utilizará la aplicación Trazar.

Los boliches que tengan espacios al aire libre podrán llevar adelante las reuniones allí. Para aquellos que no, buscarán alternativas: “Podríamos trabajar con los municipios. Un ejemplo acá podría ser en la ex Estación de Trenes o alquilando un predio privado. También ver hasta en una cancha de fútbol o un polideportivo”.

“Ahora vienen las fiestas. Si ha pasado esto un 23 de noviembre, el 24 y 31 de diciembre puede llegar a ser caótico”, planteó en relación a las juntadas que tuvieron lugar en Villa Mercedes, Buena Esperanza y Juana Koslay.

En este sentido, Astudillo consideró que sería “muy importante” obtener el permiso provincial antes de fin de año.

“Hay entre 5 mil y 10 mil jóvenes por fin de semana en fiestas clandestinas en distintos lados. Esto nos puede llegar a causar un mal mayor con el tema del virus”, argumentó.

Por otro lado, hizo referencia a la apertura del turismo y la importancia de los bares y boliches como “una puerta de esparcimiento”. Señaló que a nivel nacional están dialogando en este punto con el ministro Matías Lammens.

“Es algo fundamental en toda ciudad. Las localidades que no tienen vida nocturna se quedan muy atrás en el turismo”, insistió.

Finalmente contó que en la provincia hay entre 20 y 25 locales bailables, que tuvieron que suspender sus actividades en marzo y no han percibido ingresos. Están ubicados en la capital puntana, Villa Mercedes, Unión, Buena Esperanza, Merlo, Naschel, Concarán, Santa Rosa, Candelaria, Quines y San Francisco.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR