X
PUBLICIDAD

José Luis Clerc habló del difícil momento de salud de Guillermo Vilas: “Es muy doloroso”

Batata se refirió a su relación actual con el marplatense, afectado por un problema cognitivo. Además reveló un dato desconocido: el gusto de Gallardo por el tenis y contó la picardía por una mujer que casi le cuesta la vida.

Foto AFP
Guillermo Vilas elogió a Rafael Nadal tras su nuevo título en Roland Garros.
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 22/12/2020 20:04
PUBLICIDAD 2020
PUBLICIDAD

José Luis Clerc fue uno de los deportistas argentinos más relevantes de la historia y cuarto tenista del mundo en 1981. Su pecado, sin embargo, fue haber sido contemporáneo de Guillermo Vilas, la leyenda que lo eclipsó. Para muestra, dicen, basta un botón: se mantiene como el segundo jugador con más títulos en la historia del deporte en la Argentina, sólo por detrás de Willy (49-21).

Las vanidades, los egos y el impacto de la fama se interpusieron entre ellos, que pasaron de amigos a enemigos acérrimos, que jugaban en equipo para la Argentina pero sin hablarse porque no se soportaban. Hoy los tiempos son otros, definitivamente. Vilas, afectado por una enfermedad cognitiva que lo degrada, tiene a su alrededor un hermético grupo de personas habilitadas para verlo. Entre ellos está Batata Clerc, un caballero, un amigo por sobre todas las cosas.

De la salud de Vilas, del gusto de Marcelo Gallardo por el tenis, de la tragedia de su hermano y de la picardía por una mujer que casi le costó la vida habló el extenista, hoy comentarista de torneos de Masters 1000 y de los Grand Slam para la cadena oficial de la ATP en la Argentina, en una entrevista que le brindó al periodista Diego Borinsky para el diario La Nación.

¿Cuándo hablaste por última vez con Vilas?
Tengo contacto con Guillermo y con la familia, hace un par de meses que no hablo. Me interesa mucho su vida, pasamos demasiadas cosas juntos, íbamos y veníamos en la relación, no nos hablábamos y también nos cagábamos de risa.

¿Qué te genera verlo tan frágil, con los problemas de salud que viene acarreando?
Me da mucha tristeza, mucha amargura. Lloro, no delante de Guillermo, pero lloro, porque veo a los hijos y me da bronca. Siempre le dije a Guillermo: “Vos vas a ser muy buen padre”, porque le encantaban los chicos, jugaba mucho con los míos y también con los de otros. Y no me equivoqué, es un gran padre.

¿Te reconoce, pueden hablar normalmente?
A veces recordamos algunas cosas. Está Phian, su mujer, que lo ayuda, le dice Es Batata, y Guillermo se ríe y dice: Uy, Batata, pero a mí me pone como el or… que esté en la situación en que está. La puta madre, porque yo llamo a Borg y es un Hola Björn, hola Batata y charlamos media hora, te cagás un poco de risa, y chau, todo normal. Con Iván o con Mats o con Ilie es lo mismo. Pero acá tiene que haber siempre alguien, y es muy doloroso. Yo lo quiero mucho a Guillermo, ya de grande tuvo gestos muy lindos con la escuela para hipoacúsicos a la que va Sophie, Las Lomas Oral, vino cada vez que lo llamé, y lo hizo con muchas ganas.

Los otros textuales de Batata
La tragedia de su hermano: “Yo tenía un hermano, Juan Carlos, que falleció a los 27. Era ocho años más grande que yo. Se pegó un palo yendo de luna de miel en su Fiat 600 por la ruta 2 a Mar del Plata, después de su fiesta de casamiento. Yo venía de sufrir el accidente en el pie que casi me corta la carrera y estuve en su casamiento en muletas. Se fueron de madrugada, después de la fiesta, una locura total, y según dijeron los peritos, parece que se quedaron dormidos cuando salía el sol y se estrolaron. A mí me pegó muy duro, me preguntaba por qué le había pasado a él, si me tocaba a mí.

Gallardo tenista: “Soy hincha de River, pero nunca fui demasiado futbolero. Cuando River juega cosas importantes, lo miro. En su momento hemos estado junto a Guillermo (Vilas) en la concentración, con el Beto Alonso, el Pato Fillol. Labruna era el técnico y nos regalaron camisetas. Hoy soy amigote de Jorgito Brito, el vicepresidente, y tengo relación con (Marcelo) Gallardo. Por los años 90, el Muñeco vino un par de veces a jugar dobles a la cancha que tenía en casa, venía con Enzo (Francescoli). Le tengo un gran cariño al Muñeco, me parece una persona que tiene los pies sobre la tierra, con los valores de educación que uno recibió en nuestra época y que se han perdido bastante”.

Cómo juega el Muñeco: “Corredor, luchador, se defendía bastante bien y se notaba su espíritu competitivo, eso de no querer perder. Mirá, yo doy clases a chicos desde hace mucho tiempo, y ya a los 5 o 6 años te das cuenta quién tiene ese espíritu competitivo y quién viene sólo porque lo trae el padre para hacer algo. Se nota quién entra a los codazos para superar al que tiene adelante, y ahí está el ojo del buen entrenador para darse cuenta y proyectar a ese chico”.

Reconocimiento a Vilas: “El que popularizó el tenis en el país fue él, eso es indiscutible. Y no sólo lo popularizó, sino que puso a Argentina en el mapa. Eso no lo hicieron los políticos, lo hicieron deportistas como Guillermo. Y nosotros fuimos los perritos botelleros de Guillermo, yendo detrás de él y con la suerte de destacarnos.

El accidente por una mujer que casi le cuesta la carrera: “Sí, por mirar a una chica desnuda. Y no sólo casi me cuesta la carrera, ¡sino la vida! Ahí entré al ATP con 77 puntos, ja, ja, lástima que fueron de sutura y no para subir en el ranking. Estábamos en la habitación del hotel con Charly Gattiker, Fernando Dalla Fontana y Enrique Caviglia, hacía mucho calor, no había ventilador ni aire acondicionado. Estaba la ventana abierta, yo sentado en el marco de la ventana, abajo había un restaurante, y mientras los chicos les escribían cartitas a sus novias, de golpe vi que a un costado se prendió una luz, se abrió una ducha y se vieron unas uñas pintadas. Me paré enseguida, entusiasmado, pero en vez de apoyar la pierna adentro de la habitación, la apoyé en el lado de afuera… sobre una claraboya de vidrio. Lo único que me acuerdo después de pararme fue que se acercó Caviglia y me dijo: “Batata, te hiciste mierda”. Miré para abajo, vi una bola de carne al aire libre y no me acuerdo nada más”.

A punto de morir: “Ahí vino la policía a averiguar y se armó un quilombo tremendo porque vieron el palo de amasar, creyeron que éramos chorros. Charly Gattiker discutió con el cana, se empujaron y casi se lo llevan detenido. Yo fui al hospital, perdí 2 litros de sangre, casi la mitad de lo que tenemos, estaba más del otro lado que de este, me dieron 77 puntos y nadie entiende cómo en un mes salí con el alta. Después fueron 11 meses con muletas y al mes volví a jugar y ganamos la Copa Galea, que era la competición por equipos juveniles más importante y Argentina no la había ganado nunca. Increíble, sobre todo si pienso que si me cortaba 1 centímetro más me hubiera quedado colgada la pierna para siempre”.

Los 5 mejores tenistas argentinos: “Guillermo es el 1, sin dudas. Y tampoco tengo dudas con la 2, que es Gaby (Sabatini). Después están Nalbandian y Del Potro palo y palo y Gaudio, que ganó Roland Garros”.

Vilas y Batata: “Soy un agradecido de haber nacido después de Vilas, no sé si hubiera soportado la presión que le metieron a él. Vilas es ídolo de la gente; yo, no”.

Amigos no, equipo sí: “Con Guillermo no nos hablábamos, pero si lo tocaban, yo saltaba”.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR