X

Ahora en VIVO | Con una leve ventaja del “sí”, el Senado se encamina a votar la ley del aborto

La confirmación del voto positivo de las hasta ahora indefinidas senadoras Stella Olalla y Lucila Crexell podría inclinar la balanza en favor de la sanción de la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo. Se espera que se vote de madrugada.

De izquierda a derecha, Senadores Claudio Poggi, Adolfo Rodríguez Saá y Eugenia Catalfamo.
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 30/12/2020 03:56
PUBLICIDAD 2020
PUBLICIDAD

El Senado de la Nación se encaminaba a votar el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, con la expectativa de una leve ventaja a favor de la propuesta del Gobierno que ya tiene media sanción de la Cámara de Diputados.

La confirmación de las senadoras hasta ahora indefinidas Stella Olalla y Lucila Crexell, de Cambiemos y el Movimiento Popular Neuquino, de que votarán a favor de la iniciativa, el conteo previo que maneja el oficialismo inclinaría la balanza hacia la aprobación del aborto legal y gratuito, dijeron a Télam fuentes del Frente de Todos.

En una sesión especial con extensa lista de oradores que terminará con la votación en la madrugada del miércoles, tanto Olalla como Crexell adelantaron su voto positivo y sumaron apoyos a la iniciativa enviada por el presidente Alberto Fernández.

La discusión era seguida desde la calle por miles de personas que se juntaron frente al edificio del Congreso, separados por un vallado entre “verdes”, favorables al aborto, y “celestes”, en contra.

Fuentes de la Presidencia del Senado informaron que hubo al menos dos senadores, Juan Carlos Marino y Oscar Castillo, que decidieron bajarse de la lista de oradores, por lo que la votación final podría adelantarse esta madrugada.

La sesión

En el primer discurso de la sesión, la presidenta de la Comisión de Banca de la Mujer, la peronista pampeana Norma Durango, anunció que se acordó con el Poder Ejecutivo una corrección a la letra del proyecto que se plasmará en el proceso de reglamentación, lo cual puede sumar apoyos a la iniciativa .

Durante las primeras cuatro horas de discusión, los senadores que están a favor del proyecto superaron a los que votarán en contra de la iniciativa, de acuerdo con los discursos que se escucharon en ese lapso.

Desde el inicio del debate, cerca de las 16, trece legisladores se manifestaron a favor y ocho en contra.

Entre los que anunciaron su apoyo a la iniciativa se encuentran los oficialistas Norma Durango (La Pampa), Oscar Parrilli y Silvia Sapag (Neuquén), Nancy González (Chubut), Silvina García Larraburu (Río Negro), María Eugenia Duré (Tierra del Fuego), María de los Ángeles Sacnun (Santa Fe), Ana Ianni (Santa Cruz) y Nora Giménez (Salta).

Por el lado de la oposición, votarán favorablemente la mendocina Pamela Verasay, el misionero Humberto Schiavoni y la cordobesa María Laura Rodríguez Machado.

En contra, anunciaron su decisión los peronistas Dalmacio Mera e Inés Blas, de Catamarca; Maurice Closs, de Misiones, y Antonio Rodas, de Chaco, y los representantes de Juntos por el Cambio Mario Fiad (Jujuy), Víctor Zimmermann (Chaco), Pablo Blanco (Tierra del Fuego) y Roberto Basualdo (San Juan).

No obstante, con la gran cantidad de oradores anotados, la votación del proyecto que impulsa el Poder Ejecutivo se realizaría cerca de las seis.

Sin embargo, la sesión no se agotará allí, ya que los legisladores tienen previsto debatir, luego, el proyecto que establece el Plan de los Mil Días de acompañamiento al embarazo y la primera infancia.

La discusión comenzó pasadas las 16, cuando la presidenta del Senado, Cristina Fernández de Kirchner, habilitó la sesión especial y la primera oradora fue la presidenta de la Comisión de Banca de la Mujer, la peronista pampeana Norma Durango.

Previamente, los legisladores aprobaron una nueva extensión de la licencia para el oficialista tucumano José Alperovich, quien fue denunciado ante la justicia por presunto abuso sexual.

El ex gobernador tucumano, junto con el riojano Carlos Menem, recuperándose de una infección urinaria en un sanatorio porteño, son –por ahora– los únicos dos ausentes de la sesión.

Ambos integrantes del bloque del Frente de Todos iban a votar en contra del proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

Modificaciones al proyecto

En su discurso, Durango anunció que el proyecto podría ser modificado, si resulta aprobado, cuando sea promulgado por el Poder Ejecutivo.

Según Durango, se acordó con el Gobierno nacional el veto parcial a dos incisos de la norma para eliminar la palabra “integral”. Se trata de los artículos 4 y 16 del proyecto en discusión.

El artículo cuarto establece que “las mujeres y personas con otras identidades de género con capacidad de gestar tienen derecho a decidir y acceder a la interrupción de su embarazo hasta la semana catorce (14), inclusive, del proceso gestacional” y que “fuera del plazo dispuesto en el párrafo anterior, la persona gestante tiene derecho a decidir y acceder a la interrupción de su embarazo solo en las siguientes situaciones: si el embarazo fuera resultado de una violación” o si “estuviera en peligro la vida o la salud integral de la persona gestante”.

El artículo 16, en tanto, modifica el artículo 86 del Código Penal sobre que “no es delito el aborto realizado con consentimiento de la persona gestante hasta la semana catorce (14) inclusive del proceso gestacional”.

Fuera del plazo establecido, no será punible el aborto si el embarazo fuera producto de una violación o si “estuviera en riesgo la vida o la salud integral de la persona gestante”.

Esas modificaciones allanarían el camino para que dos de los legisladores que firmaron los dictámenes en disidencia parcial, pero no habían resuelto su apoyo a la norma, como el oficialista enterriano Edgardo Kueider y el rionegrino aliado al Frente de Todos, Alberto Weretilneck, voten favorablemente.

En la vereda de enfrente, el presidente de la Comisión de Salud, Mario Fiad, sostuvo que “el derecho a la vida es el capítulo inicial”.

El legislador advirtió que “quienes apoyan este proyecto se refieren al fracaso de la criminalización” y advirtió que “aquí parece que viene bien criminalizar a los médicos, porque una palabra de más los puede condenar”.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR