Antes del comienzo del debate del proyecto de legalización del aborto en el Senado, el papa Francisco aseguró esta mañana que “toda persona descartada es un hijo de Dios”.

“El Hijo de Dios nació descartado para decirnos que toda persona descartada es un hijo de Dios. Vino al mundo como un niño viene al mundo, débil y frágil, para que podamos acoger nuestras fragilidades con ternura”, sostuvo el Sumo Pontífice.