X

Por qué la Sputnik V debe ser dada en dos dosis

Los científicos no respaldan un cambio en el esquema original.

FOTO AFP
Una enfermera prepara la dosis de la Sputnik V.
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 12/01/2021 12:19
PUBLICIDAD 2020
PUBLICIDAD

Desde el comienzo de la pandemia nuestros días transcurren entre protocolos de cuidado y estadísticas de contagio y muertes por coronavirus. Y como si esto fuera poco, estamos pendientes de las decisiones (e indecisiones) que entre “dimes y diretes” surgen a nivel nacional. El planteo reciente de cambiar el esquema de la vacuna Sputnik-V, cuando se enciende la alerta por la suba permanente de contagios, entraría en este encuadre y la pregunta que surge, entre tanta marchas y contramarchas ¿qué es mejor para la salud de la población?

El gobierno evaluó aplicar una sola dosis de la vacuna rusa contra el coronavirus para lograr el doble de inmunizaciones en marzo. Una estrategia muy discutida, especialmente porque los ensayos se diseñaron con dos dosis.

El Centro de Epidemiología y Microbiología Nikolai Gamaleya, a cargo de la fabricación de la Sputnik V, recién está probando la aplicación de una dosis, que podría tener una eficacia de un 85% y un período de protección más corto que la primera variante, que seguía un esquema de dos dosis y que había demostrado –en ensayos clínicos durante 2020– una eficacia del 91.4%.

Las pruebas, según informaron, incluirán a 150 voluntarios en laboratorios repartidos por Moscú y San Petersburgo y culminarán el 31 de diciembre de 2021.

¿Es suficiente para plantear un cambio de esquema?
“Las dosis de la vacuna Sputnik V son de distintos vectores virales, no se puede usar el mismo dos veces o dejar de utilizar alguno, además de que hay un plazo de uso de 60 días entre ambas aplicaciones que recomienda el instituto Gamaleya y, también, Anmat”, aclara Eduardo López, jefe del Departamento de Medicina del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez e integrante del comité asesor nacional para COVID-19.

El especialista destaca que vacunando sólo con la primera dosis tampoco se podría conseguir la “inmunidad de rebaño”, ya que se debería alcanzar al 70% de la población. “En este sentido, tampoco podemos decir que va a bajar la circulación del virus”, señala.

“Por algo se dan dos dosis, porque con una no llegaron a los resultados deseados. Hablamos de dos componentes diferentes. Primero el Ad26 y después el Ad5. Recién con ambos se superaría el 90% de eficacia. Eso dicen, porque seguimos sin datos de la Fase 3 publicados en una revista científica, eso para mí es un problema”, señaló Arnaldo Casiró, jefe de Infectología del Hospital Álvarez.

“El mundo está discutiendo desde hace algunas semanas dar una sola dosis, pero de las vacunas que documentaron, a través de los estudios clínicos o los informes presentados a las autoridades regulatorias de Estados Unidos o Europa, como la FDA o la EMA, acerca de la eficacia después de la primera dosis y antes de la segunda. Pero no hay documentación publicada ni compartida sobre la Sputnik V de dos dosis con datos técnicos”, explica a Con bienestar Roberto Debbag, vicepresidente de la Sociedad Latinoamericana de Infectología Pediátrica y miembro del Consejo Consultivo de TN.

“Si no tenemos los datos sobre las dos dosis, cómo vamos a hacer para aprobar o iniciar el uso masivo de la primera dosis sin conocer su eficacia. Además, conocemos que la producción de la segunda dosis de Gamaleya está teniendo inconvenientes y, por eso, busca productores internacionales para su segunda dosis”, concluye Debbag.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR