X

Gabriel Mariotto criticó a Alberto Fernández: “No tiene un plan y eso no está bien”

Gabriel Mariotto, ex vicegobernador de la provincia de Buenos Aires e integrante de la coalición de gobierno, cuestionó que no haya un programa ni discusiones internas en el peronismo.

Gabriel Mariotto y Alberto Rodríguez Saá.
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 13/01/2021 17:30
PUBLICIDAD 2020
PUBLICIDAD

Fuego amigo. El presidente Alberto Fernández fue cuestionado por Gabriel Mariotto, un integrante del Frente de Todos que supo integrar la cúpula del poder político durante los gobiernos de Cristina Kirchner. El ex vicegobernador de la provincia de Buenos Aires de la administración de Daniel Scioli apuntó contra el jefe de Estado porque sus ideas y las de otros referentes que ayudaron a construir la coalición gobernante no son escuchadas en los ámbitos de discusión interna.

En diálogo con el periodista Roberto Navarro en el Destape, Mariotto planteó que el país atraviesa una situación “alarmante y fea” que “requiere un shock de justicia social”. Sin embargo –cuestionó– el Gobierno porque todavía no tiene un plan de acción pese a que ya cumplió más de un año en el poder.

“Cuando escucho a Alberto Fernández decir que no tiene plan o que no confía en los planes, esto no está bien. El plan es una idea, una zanahoria lejos, una luz de esperanza para ir caminando todos juntos hacia ese plan. A mí me preocupa cuando no hay discusión política, cuando no hay un ámbito de debate, cuando llevamos un año de gobierno y no hay un frente político”, analizó.

Mariotto, en 2018. Fue a Comodoro Py a respaldar a Cristina Kirchner en una de sus indagatorias como acusada. En la foto se lo ve junto a Luis D’Elía, Axel Kicillof, Hugo Yasky y el fallecido Horacio Fontova (Adrián Escandar)

El dirigente, que supo integrar el círculo de confianza de Cristina Kirchner como director ejecutivo de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA), cree que en ese programa se deben sentar las bases de ideas rectoras de gestión en temas como deuda externa, comercio exterior, banca, servicios públicos y regulación de medios. “Todo eso debe ser discutido sin imponer nada, sin que nadie se sienta molesto porque sus ideas no pueden ser aplicadas, pero sí deben ser expresadas”, enfatizó.

“Si hablamos de comercio exterior, seguro aparece el tema Vicentín. Primero están los argentinos y después los saldos exportables como viejo concepto del peronismo. Esa discusión hay que darla, pero sin plan y sin programa todo se hace más vacuo”, ejemplificó.

Mariotto aclaró que no está pidiendo cargos en la administración pública. Lo que pretende es discutir con otros actores del Frente de Todos a quienes reconoce como pares pese a las diferencias ideológicas. “Queremos discutir con el Frente Renovador de Sergio Massa, que es un integrante importante del frente con el que tenemos algunas diferencias, pero lo reconocemos y queremos escucharlo para construir entre todos un programa”, reflexionó.

El ex vicegobernador integra junto a Alberto Rodríguez Saá, Milagro Sala, Alessandra Minnicelli y otros dirigentes una línea interna que pretende disputar la conducción del partido peronista. Entiende que es difícil que puedan ganar las elecciones, pero al menos busca que se debata y escuchen otras ideas en el frente gobernante. “Nadie quiere criticar con la idea de erosionar, desgastar o pasar la lija gruesa al Gobierno. Son miradas absolutamente honestas sobre lo que piensa el Gobierno y a mí no me gusta. Me parece que eso necesita más debate y más amplitud”, dijo.

“Lo mismo sucede en la provincia de Buenos Aires, donde Máximo Kirchner dice ‘córranse todos que voy yo’. Tenemos la mejor con Máximo, pero nadie piensa en la militancia de base”, lanzó.

Uno de los temas que pretenden incluir en el debate público es la situación de los ex funcionarios detenidos a los que califican como “presos políticos”. Mariotto fue uno de los promotores de la movilización que exigió una “Navidad sin presos políticos” a fines del año pasado.

También se manifiestan en contra de las decisiones adoptadas con respecto al pago de la deuda externa. Dicen que primero debe ser auditada. E incluso cuestionan la nueva fórmula de movilidad jubilatoria porque reconocen que significa menores ingresos para los abuelos en comparación con el cálculo que regía antes de la reforma.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR